Verano aguado en el país del agua

Ahora que estamos a dos semanas del final del verano y que el ciclo de la luz se ha decantado claramente por la obscuridad en la que viviremos los próximos meses y de la que no conseguiremos escapar hasta marzo del año que viene, ya podemos hacer balance de esa estación que se supone es la calurosa y la que menos lluvias trae.

En los Países Bajos este verano ha sido histórico. Desde que comenzaron a guardar registros con las precipitaciones, allá por 1906, escasamente un par de meses antes de que naciera Genín, nunca había caído tanta agua en un verano como en el del 2011. En Holanda estamos acostumbrados al agua, llueve siempre, prácticamente todas las semanas y en muchas ocasiones a diario. Todos lo sabemos y por eso, una de las páginas más visitadas en Internet es la del instituto nacional de meteorología y otra es la del radar de nubes, siendo esta última imprescindible para los que nos movemos con transporte público y queremos saber  con una precisión de cinco minutos si va a llover en la zona en la que nos encontramos y cuándo dejará de hacerlo. Aquí todo el mundo tiene un arsenal de paraguas, los cuales se pueden comprar prácticamente en todas las tiendas, todos poseemos varios chubasqueros y la sección de este tipo de productos en las tiendas es de tamaño considerable. Aún así, lo que hemos vivido este verano es irrepetible, jornada tras jornada de lluvia sin descanso, días con precipitaciones brutales, temperaturas más propias del otoño y siempre con la sensación de que nos han robado el verano.

El país del agua

Gracias a la gráfica anterior, he podido cuantificar la cantidad de agua caída durante los últimos tres meses en mi barrio y que ha sido de entre 375 y 400 milímetros de agua, toda una burrada. Aunque el agua es buena y nos da la vida y todo lo que queráis, el abuso de la misma trae sus consecuencias. Nunca había visto a la gente tan triste, deprimida, cabreada, irascible y en general de mal humor. Lo notas en el trabajo, después de cinco días seguidos de lluvia, cuando te responden mal o atacan a alguien sin razón alguna. Los palos de agua que hemos tenido han obligado a los niños que estaban en el país pasando sus vacaciones a pasar los días encerrados en casa, incapaces de ir a los parques o a la playa porque llovía y llovía.

En mi caso y habiendo nacido en las Canarias, yo vivo la lluvia y el fresco como una bendición. Saber que puedo dormir tapándome con el edredón, disfrutar del aire limpio que deja la lluvia y ver los bosques y jardines de un verde escandaloso y habiendo tenido mis tres semanas de calor absoluto a comienzos de junio y una semana adicional de sol y playa al final de agosto y el principio de septiembre, no he echado de menos las olas de calor que en años anteriores convertían el ir al trabajo en una pesadilla bizarra, con trenes sin aire acondicionado y en los que he visto a gente desmayarse de puro sofoco. Para mí tuvimos la combinación perfecta de días de sol y calor con días de lluvia y frío y he conseguido que la temperatura interior de mi casa oscile alrededor de los veinte grados, tanto de día como de noche. Aunque ha llovido, he podido sacar la bicicleta, hacer un montón de kilómetros con ella, sentarme en las terrazas en Amsterdam y en Utrecht y ahora que lo pienso, tengo la sensación que fue un buen verano y definitivamente mejor que aquel otro en el que tuvimos una brutal ola de calor que duró unos veinte días y en los que mi apartamento en Hilversum era un horno tan horrible que me obligaba a dormir en el baño para poder sentir el frío de los azulejos del suelo.

4 opiniones en “Verano aguado en el país del agua”

  1. jajaja Si, has calculado bien la fecha de mi nacimiento…jajaja
    Pues fíjate que con los trescientos y pico días de sol que tenemos aquíal año, yo estoy deseando los días de lluvia, pero en cuanto pasan de cuatro o cinco los días de lluvia, ya estoy mustio y triste, me subo por las paredes y necesito la luz como el respirar.
    Salud

  2. Te llame la semana pasada cuando llovio un dia, un dia en tantos meses! y pensaba que tendria mas dias de esos, inspiradores de posts, los dias de lluvia, pero que equivocada estaba, seguimos con un verano y estos dias mas calurosos que nunca!
    Aunque extraño dias frios en Holanda, debo reconocer que en el solecito se esta mejor en el verano y no quiero frio a menos que sea epoca de frio, quiero las estaciones como Dios manda.
    Besitos.

  3. Me parto y me troncho con lo de … inspiradores de posts … Debes tener una página secreta porque en la conocida no aparecen, al igual que mis comentarios, que me los modera por esa maldad tan característica de los NO donantes para patrocinar Distorsiones.

  4. Jajajaja. Sino hay lluvia, no hay post publicos. Los privados saldran a la luz algun dia, o no…

Comentarios cerrados.