Visitando Ávila y de vuelta a Madrid

El relato de este viaje comenzó hace unos cuanteos capítulos. Si quieres leerlo desde el comienzo, te sugiero que empieces con Vueldone con Vueling y al final de cada anotación tendrás un enlace al siguiente capítulo.

En nuestro pequeño periplo por Castilla y León queríamos pasar el último día en Ávila, la ciudad capital de la provincia homónima y que posee una muralla medieval completa de estilo románico, un monumento declarado Patrimonio de la Humanidad. Es también una ciudad famosa por la gran proporción de iglesias. Salimos temprano desde Salamanca y volvimos por esa carretera que serpentea entre pueblos y campos y en la que de cuando en cuando un chiflado acomete un intento de suicidio y asesinato con unos adelantamientos que te dejan sudando. A la entrada de Ávila nos detuvimos para hacer unas fotos de la ciudad desde fuera y poder admirar la Muralla en su conjunto. Es una preciosidad a la que algún político corrupto y una sociedad acarajotada están traicionando al permitir que se construyan auténticas aberraciones a su vera.

En lugar de entrar directamente en la ciudad fuimos al Real Monasterio de Santo Tomás, un monasterio dominico que en su momento fue residencia de verano de los Reyes y que mandaron construir los Reyes Católicos. Cuando llegamos estaban con una de las misas del domingo y aprovechamos para visitar el monasterio y hacer algo de tiempo. Es una visita altamente recomendada. El monasterio tiene tres claustros preciosos, a cual más bonito. Me cansé a hacer fotos del Claustro del Noviciado, el Claustro del Silencio y del Claustro de los Reyes. También puedes subir a la parte superior y visitar el Coro de la Iglesia, desde donde se podía ver a la gente atendiendo la misa. Estábamos solos allí dentro y cada uno caminaba por su lado haciendo fotografías. Me imaginaba como sería aquello hace unos siglos, lleno de monjes corriendo y no podía dejar de pensar en el libro El nombre de la Rosa y en algún crimen entre aquellas murallas. En los campanarios del Monasterio las cigüeñas anidaban contribuyendo con su esbelta figura a realzar el encanto del lugar. En algunas de las estancias hay un Museo de Arte Oriental pero no consiguió impresionarme tanto como el edificio, de una belleza serenísima. Me encantaron los pozos que hay en cada uno de los claustros. Me fascinan esos pozos y tengo uno montón de fotos de ellos, voy por todo el mundo capturando imágenes de todos los que encuentro. En un momento dado se abrió una puerta que separaba la Iglesia de uno de los claustros y comenzó a vaciarse. Aprovechamos para hacer unas fotos de la Iglesia, la cual es espectacular y cuando acabamos enfilamos hacia las murallas de la ciudad.

Aparcamos por fuera y entramos andando. Quizás sea que en mi imaginación tenía el lugar idealizado pero lo cierto es que me decepcionó un poco. Toda la parte interior de la ciudad, por dentro de la Muralla está llena de coches aparcados, edificios horrorosos que afean el entorno, antenas parabólicas espantosas y un conjunto que me hizo cagarme en la madre de todos los que han cogido una auténtica maravilla del mundo y la han prostituido de esa forma. Subimos andando hacia la Catedral de Ávila, la cual está pegada a la Muralla de la ciudad y fue construida entre los siglos XI y XV. Está considerada como la primera catedral gótica de España. Por desgracia la están restaurando y las empresas que se encargan del trabajo no parecen respetar en demasía el monumento, con unos andamios horrorosos y la mitad de los materiales desperdigados por el lugar. Queríamos ver su interior y tuvimos que pagar el impuesto revolucionario ya que han bloqueado la visión del recinto con algo que no sé como definir pero que es horroroso. De nuevo he de expresar mi decepción por el crimen que han cometido en su interior. Han rodeado todo el Claustro con unos cristales y han jodido las fotos y la visión del mismo. Los cristales están sucios y llenos de cagadas de palomas y aparentemente los cuatro euros que sacan por persona no valen para comprar algún producto y limpiarlos. El interior de la catedral es muy bonito pero las salas en las que exponen unas cuantas reliquias y trajes de curas no merecen la pena. Si vas a la ciudad yo te diría que te ahorres el dinero a menos que hayan terminado los trabajos de restauración.

Al salir fuimos hacia la Muralla y pagamos para subir y caminar sobre ella. La experiencia es increíble y si no fuera por las grúas y los edificios horrorosos que hay a su alrededor y por las antenas parabólicas la pondría entre los cinco sitios más increíbles en que he estado. Por desgracia el entorno cuenta mucho y cuando apenas puedes hacer una foto porque siempre hay un objeto anómalo que te la estropea y cuando vez lo mal cuidada que está la zona, se te pone un nudo en el estómago y sigues andando resignado. Aún así caminamos los dos tramos de la muralla que se pueden andar, uno a partir de la Puerta del Peso de la Harina que acaba en la Puerta del Carmen y el otro en la Puerta del Alcázar. No quiero extenderme mucho más en la decepción por todo lo que se ha permitido construir en aquel lugar que se supone es Patrimonio de la Humanidad. Fuimos también a la Plaza del Mercado chico y vimos desde afuera el Ayuntamiento y aprovechamos para almorzar en uno de los bares de la calle Conde de Vallespín. Después subimos por Reyes Católicos, vimos el edificio del Banco de España el cual están reformando y desde allí paseamos entre coches aparcados hasta el Convento de Santa Teresa y el Torreón de los Guzmanes. Hubo muchos otros edificios que vimos pero no recuerdo sus nombres. Por la tarde volvimos a salir de la ciudad y paramos de nuevo en el Mirador para hacer más fotos (el sol estaba en otra posición) y desde allí volvimos a Madrid.

Al llegar a la capital de España entregamos el coche en la Estación de Atocha y aprovechamos para visitar el Monumento en recuerdo y homenaje a las víctimas del 11M. Mientras estás en la cola no parece gran cosa pero cuando entras en la sala y miras ese cilindro lleno de mensajes a las víctimas se te encoge el alma. A la salida tuvimos un pequeño momento de pánico porque se trabó la puerta y la gente no podía abandonar la sala ya que tienen un sistema como de cámaras estancas en el que entras y sales por tandas. Desde allí paseamos hasta la Plaza de Neptuno y subimos a Sol para ver el punto kilométrico cero y volvimos a pasar por la Plaza Mayor. Al volver paseando hacia Delicias volvimos a pasar por Sol, lugar que ya comenté que parecía zona de guerra por las obras pre-electorales. A la salida de la obra había un automóvil al que se subieron tres colombianos, o quizás ecuatorianos. El conductor iba ciego, literalmente. Arrancó el coche y lo estampó contra una farola, metió la marcha atrás, lo separó cinco metros, volvió a cambiar de marcha y lo volvió a estampar contra el mismo lugar. Todo el mundo en la calle se paró a mirar. El tío era incapaz de dirigir el coche hacia la carretera. Uno de los pasajeros saltó del vehículo como pudo y el borrachuzo volvió a arrancar y estampó el coche por tercera vez. Lo sacaron del coche a empujones, se lo enfilaron hacia la carretera otros dos que controlaban la puerta de la obra, lo volvieron a subir al asiento del conductor y el tipo salió de allí conduciendo. Seguramente matará a alguien y descubrirán que no tiene seguro, que no tiene carnet de conducir, que es un inmigrante ilegal y lo soltarán al cabo de doce meses porque España es así de generosa con los delincuentes que han llegado al país recientemente. No quiero comentar más sobre el tema porque me caliento pero mi impresión de Madrid es que la ciudad ya se ha perdido y lo mejor que pueden hacer los españoles es contratar a los arquitectos judíos que han separado Palestina para que hagan un muro alrededor de la ciudad y tratar de salvar al menos el resto del País.

De esta forma tan trágica acabaron estas cortas vacaciones ya que al día siguiente de madrugada volvía a Holanda.

En Volviendo a casa al alba puedes terminar de leer la historia del viaje

Technorati Tags: ,

9 opiniones en “Visitando Ávila y de vuelta a Madrid”

  1. Tres veces lo estampó contra el mismo sitio y el coche seguía arrancando??? Que modelo era???? Cuando cambie el coche me lo compro!

  2. Como madrileño que soy, voy a sacar mi lado defensor de la ciudad.

    Y eso que soy el primero en quejarme de muchas de sus cosas malas. Pero aun así tengo que decir que creo que has tenido muy mala suerte con nuestra ciudad. Creo que te has llevado una imagen que no refleja lo que es realmente Madrid.

    Madrid tiene muchas cosas malas, el tráfico, el ruido, las obras, la contaminación. Tampoco se puede decir que sea una ciudad hermosa, como podría decirse de otras, como Roma, por ejemplo.

    Sin embargo Madrid es una ciudad que tiene un monton de sitios con encanto. Montones de pequeños lugares, plazas, calles, rincones, parquecillos. Es cierto que el turista no es eso lo que ve, porque hay que conocer mucho la ciudad para conocerse todos sus pequeños lugares, pero te aseguro que existen. Y realmente hacen de la vida un lugar mucho más agradable, por lo menos a mí.

    Con respecto a la gentuza. Es verdad que hay, como en todas las grandes ciudades, y especialmente en las zonas más centricas y turísticas. Pero tengo que decir que he viajado bastante, y de España conozco muchas de sus grandes ciudades, y tengo que decir que la gente de Madrid es de las más agradables que conozco. Madrid es un lugar donde nadie te pregunta de donde eres y te juzga por ello, madrileño es aquel que vive y comparte la ciudad. El ambiente que hay en sus calles y en sus noches yo no lo he visto prácticamente en ningún lugar. Creo que hay ciudades muchísimo más hostiles que Madrid en cuanto a lo que se refiere a la gente (y estoy hablando de la propia España).

    No sé. Sé que tal vez con mis palabras no cambiaré nada y pensarás que tu has visto lo que has visto. Pero me da rabia que pienses así de mi ciudad, porque sé que podrías haber tenido una impresión mucho más grata en otras circunstancias. Así que lo siento de verás, porque sé que te has perdido disfrutar de las cosas buenas.

    Pero la vida es larga, ojalá en proximas visitas tengas más suerte y puedas ver su lado más dulce.

    Un saludo y siento mucho haberme enrollado tanto.

  3. Miguel, he estado en Madrid un montón de veces, desde que era un chaval y mis padres me llevaban de vacaciones. Las dos últimas han sido a finales del 2003 y este año. Nunca me ha gustado Madrid. No es una ciudad “añeja”, le falta historia, le faltan recovecos, zonas empedradas y le sobran amplias avenidas y grandiosidad. Es una ciudad reciente, sin el empaque de otros lugares como Toledo o Salamanca que rebosan de eso mismo que le falta a Madrid.

    El 75% de la inmigración ilegal que llegó a Europa el año pasado lo hizo a España y de esos, prácticamente todos se han quedado a vivir en un único lugar: Madrid. Es cuestión de tiempo que estalle el polvorín. Ya tenéis todo tipo de bandas en la zona y tarde o temprano comenzará la guerra. Yo no vi la gentuza que hay en Madrid en Berlín o Barcelona, Nueva York, Amsterdam o Gante, Colonia o Brujas por nombrar algunos de los sitios en los que he estado recientemente. Ir por los alrededores de Atocha da lastima, igual que el centro histórico de la ciudad.

    De Madrid me quedo con la Plaza Real, el resto es como si no existiera. Volveré a la ciudad, tenlo por seguro pero seguirá sin gustarme.

    Soy muy consciente que cada vez que escribo sobre un lugar hay gente que se va a molestar pero forma parte del juego, es mi diario, el lugar en el que quiero apuntar las cosas que viví y no voy a falsearlo creando algo irreal. A veces hay gente que me pregunta si no quiero irme a vivir a España y siempre mencionan Madrid o Barcelona. Mi respuesta es siempre rotundamente negativa. No me gusta ninguna de las dos como lugar para levantarme cada mañana e ir a trabajar. Si tuviera que vivir en un lugar de la península, sería en Málaga o en Valencia. Tampoco me veo viviendo en Amsterdam, ciudad que los holandeses no suelen considerar como de su país porque es muy turística y en eso les doy la razón. Quien visita Amsterdam y cree que ha visto Holanda está muy equivocado. Amsterdam es un enorme parque de atracciones para los turistas, lleno de sexo, alcohol y drogas con los que atraer estúpidos americanos e ingleses que llegan en manadas embobados por el rojo de los fluorescentes.

  4. Tranquilo, no me molestas. Tú tienes una opinión y yo tengo otra, pero eso no me molesta. Realmente lo siento por ti, ya que te estas perdiendo una gran ciudad, al fin y al cabo yo vivo en ella y a mí si me gusta. Desde luego no tiene nada que ver visitar un sitio con vivir en él.

    Sobre la inmigración, es un tema demasiado complejo como para pretender abarcarlo en unas pocas líneas, así que ni lo intentaré. Pero sí puedo decir que se ha exagerado mucho con el tema de la inseguridad ciudadana y los inmigrantes. Hoy en día Madrid sin inmigración sería una ciudad muerta.

    En cualquier caso siento que tengas esa visión de la ciudad. Como nunca pierdo la esperanza, espero que algún día también le veas las cosas buenas, que las tiene 😉

    Saludos

  5. Madrid tiene mucho que mejorar, pero no tiene ni comparacion con Londres… Has pasado por alli ultimamente? Hay muchas zonas que dan miedo dia y noche! Y como esta muchas otras, supongo. Lo de la inseguridad es un tema sin fin… al menos te llevaste alguna foto que valiera la pena?

  6. Nunca he ido a Londres (aparte del aeropuerto). No me llama la atención. Y de Madrid no sé si tengo alguna foto bonita, pero de Salamanca si que tengo unas cuantas preciosas.

  7. Hola,
    me voy a Avila en mayo y ya he tomado nota de tu recorrido. Solo estamos dos días pero parece que con buen calzado y madrugón podremos recorrer lo más importante. ¿Hiciste noche? Y si es así, ¿recomiendas un alojamiento en Avila o alrededores?
    No había leído tu viaje a Madrid, yo soy de allí y desde luego estoy contigo, es una ciudad que se va volviendo más antipática con cada año que pasa. Bueno, sí hay zonas históricas y con encanto, pero los alcaldes yconstructoras ya se han encargado de cargárselas y no hay el orgullo (y conocimiento) de lo propio como en otras ciudades, véase Barcelona. Pasa un poco como Las Palmas versus Santa Cruz, aquí en el Chicharro se darán cuenta del valor turístico de un casco histórico cuando ya lo hayan enterrado bajo un Alcampo.
    Gracias de nuevo por las guías, saludos

  8. Nosotros tuvimos suficiente con un día y no nos quedamos en la ciudad, llegamos por la mañana temprano desde Salamanca. Primero fuimos al monasterio de Santo Tomás y después todo el tiempo detrás de las murallas de la ciudad.

Comentarios cerrados.