Vivimos, amamos y caminamos juntos

Por más que lo intento por los siglos de los siglos sigo sin comprender como puede haber gente que vive unas vidas bastante estáticas y en las que parece que no sucede nada excepcional. Incluso los árboles y arbustos de mi jardín parecen tener más vida que ellos. Si hay algo que a mí me falta es tiempo para hacer todas aquellas cosas que quiero y uno de los grandes milagros de mi vida es como consigo reservar todos los días media hora o algo más para escribir algo y dejarlo en mi pequeño cuaderno. Los mismos que parecen estar en un coma ligero que les permite moverse, comer, trabajar y ver la tele se ríen de mi por tener una agenda que uso continuamente pero es que si no me resultaría imposible saber hacia donde voy o de donde vengo.

El viernes por la mañana ya estaba planificando los siguientes diez días. Esta semana es de esas que se pasan volando y en las que si no te andas con ojo, terminas metiendo la pata o sin leche fresca en la nevera. El viernes escribía mi lista de la compra en mi cuenta en Toodledo, la cual acaba en mi iPhone. Por la tarde al volver a casa comenzaba con las compras y bien temprano el sábado me iba al centro de Utrecht y en el mercado conseguía el resto. Después recogí a la Dolorsi del hospital de bicicletas y tras dejarla sana y a salvo en uno de los aparcamientos vigilados para bicicletas de la ciudad me iba a Amsterdam para la primera estación de mi recorrido. Quedé con el Niño para ir al cine y cenar juntos. Como siempre, nuestras conversaciones van por los caminos más exóticos y para cuando llegamos al restaurante se desvió completamente. Nuestra idea original era ir al Hard Rock Cafe de Amsterdam y cenar unas hamburguesas careras mientras escuchamos música y disfrutamos del ambiente pero en la puerta nos dijeron que teníamos que esperar una hora y decidimos pasar. Acabamos en un restaurante que está casi al lado y allí nos atendía una camarera que estaba para mojar pan de buena. La chica comenzó inmediatamente a flirtear con el Niño y nos pidió que le hablásemos en inglés porque no lleva mucho tiempo en Holanda. Nos dijo que es de Letonia y está recorriendo Europa y parando para trabajar en distintos sitios. Nosotros le mirábamos las domingas y el culo perfecto y asentíamos abobancados. Cada vez que servía alguna de las mesas que lindaban con la nuestra, el niño clavaba las uñas en la formica de la mesa para evitar que se le escapara una mano. Letonia ha subido un montón de posiciones en mi lista de países a visitar.

Durante toda la cena hablamos sobre ella y lo animé a que le tirara el anzuelo, al fin y al cabo, el NO ya lo tenemos de antemano y siempre puede caer un SÍ. ?l no quiso de ninguna manera y ni siquiera me permitió que yo hiciera de Celestina e intercediera por él, tarea en la que tengo un cien por cien de efectividad ya que la única vez en mi vida que le he presentado a una amiga un tío que pensaba que le vendría bien, se acabó casando con él y teniendo niños y yo lamentándolo porque resultó ser un gilipollas integral y yo perdí una amiga. Aún a riesgo de perder a mi amigo me ofrecí como mediador pero no cuajó. Mientras caminábamos hacia la estación me explicaba que es mejor así, que al igual que en los sueños las cosas son blancas y negras y al no haberse lanzado, para él es algo que sí que pudo suceder pero él no quiso intentarlo y si ella le da un NO él habría vivido la pesadilla del desaire. Le expliqué que yo sueño en colores, en 3D y con Dolby del bueno y que desear y no intentar no debe ser muy bueno lo mires como lo mires. Al final le terminé mandando la letra de la canción Colorblind de Overtone para ver si espabila un poco.

Al llegar a mi casa, cerca de la medianoche, me puse a preparar una Tarta de quesos Ricotta y Mascarpone para el día siguiente y por la mañana, bien temprano, continué con la tarea. Después hice algunas otras delicias y terminé mis deberes de holandés ya que a la una de la tarde venía por mi casa el Rubio con sus tres hijos para irnos al bosque a pasear. El día era perfecto, soleado, frío pero agradable para caminar. Mi amigo eligió un lugar en Bunnik, a unos siete kilómetros de mi casa. Según él hay un pequeño bosque y un lugar para comer Pannenkoeken y allí fuimos. La misma idea la debió tener medio país porque el sitio estaba petado de gente y el tráfico era tan denso como en el centro de una gran ciudad. Aún así conseguimos realizar el paseo, que los niños quemaran energía y disfrutar del día. Al volver a mi casa nos dimos un empache con las tapas que había preparado y salimos al parque infantil que hay detrás de mi casa para rematar la faena. Los chiquillos continuaron saltando, corriendo, gritando y desfogándose mientras nosotros los mirábamos con cervezas en nuestras manos y acompañándolo de unos deliciosos Dátiles con bacon. Más tarde llegó su mujer y la dejamos a cargo de las tres unidades con pilas alcalinas de larga duración mientras nosotros terminábamos de preparar la cena. Después de la comida volvimos a jugar un rato y a las siete de la tarde salían para su casa con el claro objetivo de tener a toda la chiquillada en la cama antes de las ocho.

Hoy salí de mi casa sin mi bicicleta y llevando mi cámara ya que para cuando leáis esto yo estaré en el evento Professional Imaging en Nieuwegein, atendiendo workshops y viendo las últimas tendencias en fotografía digital. Por culpa de esto hice mis deberes con tiempo y además me aseguré de tener un menú listo para mañana, el día en que viene la Chinita a comer a mi casa y casi sin tiempo nos vamos a clase. El miércoles será el único día en el que pueda coger aire ya que tengo citas para el jueves, el viernes y el sábado. Y para la semana que viene ya hay plan. A media semana saltaré por los cielos europeos hasta Oporto, desde allí subiré a Galicia y cruzaré la puerta esa de la catedral que te garantiza las mejores chochas en el cielo.

Repito lo que escribí al principio. ¿Cómo puede haber gente con unas vidas aburridas? La mía es como una montaña rusa que no parece acabar nunca.

13 opiniones en “Vivimos, amamos y caminamos juntos”

  1. “Repito lo que escribí al principio. ¿Cómo puede haber gente con unas vidas aburridas? La mía es como una montaña rusa que no parece acabar nunca.”

    La gente piensa, en general, que sus vidas no son aburridas, cada día estoy mas convencido de que todo vale si uno está satisfecho…
    Salud

  2. Genín, muchos de los que conozco me dicen que en sus vidas no pasa nada. Yo llevo las gafas erróneas porque en la mía no dejan de pasar cosas. Ahorita mismo me tropecé con un conocido y ya perdí el miércoles así que esta semana, ni un puto día en mi casa.

  3. Aunque suene absurdo quizas habra gente que al leerte piensa que tu vida es tan aburrida que necesitas llenar todos los espacios para no sentirte muerto. Y ellos no lo necesitan asi.Al final todo depende de como se mire, cada cabeza es un mundo. A pesar de que soy de las que no para, creo que lo que plantea Genin tiene sentido. Yo no tengo tiempo para ver lo que hacen los demas y analizar sus vidas, con la mia me basta y sobra. Pero puedo entender que dependiendo de donde se este se miren las cosas de una manera u otra. Aunque te conozco y se que lo dices porque lo sientes asi y que tu vida es como la ves, pero siempre habra quien piense lo contrario igual que piensas tu de ellos. Un beso.

  4. Waiting, en realidad es mucho más sencillo. La anotación surgió de mi estupor cuando un amigo me dijo que no escribe una bitácora porque en su vida no pasa nada, es aburrida, monótona y tediosa y se admiraba de todo lo que pasa en mi vida. Yo elijo algo de todo aquello que hago para escribir porque si me pusiera a escribir sobre lo demás, sería un trabajo a tiempo completo. Yo nunca he creído que mi vida sea aburrida y no entiendo como alguien lo puede decir de la suya.

  5. La puerta de la catedral te garantiza chochas en el cielo?? Cagonlaleche! voy a tener que ir por atrás y salir unas cuantas veces, porque con la de veces que he entrado fijo que me ponen un harén femenino, y paso! o peor! me mandan para completar un grupo de esos de las cuarenta vírgenes de los musulmanes! (uy, no, ahí no me meten, seguro!) Y digo yo, no es mejor ir al infierno? el cielo debe ser muy aburrido, casi mejor abajo, que es a donde se supone que mandan a todo el putiferio, no?

  6. Si tu amigo dice que su vida es aburrida, entonces tiene un problema. Yo creo que si somos felices hagamos lo que hagamos pues es valido, sin importar lo que se haga. Pero si consideramos nuestras vidas un aburrimiento comparadas con las de otros, entonces tenemos un problema, empezando por el problema de compararnos, que es muy grave.
    Un beso desde Amsterdam

  7. Virtuditas, la gente camina desde todo el mundo para pasar por esa puerta por la promesa de esos chochillos tan apetitosos. Si no, no se explica como quieres mezclarte con miasma rumana de la mala que andan como cuervos junto a la puerta. Yo la he cruzado también decenas de veces en mis ocho o nueve visitas a Santiago.
    Y no veas como espero ir al cielo para corromper puritanas y santas. Me voy a hacer el santoral femenino completo, de pé a pá.

  8. sulaco, las santas católicas personalmente a mi me parecen muy macabras, pero oye, allá cada uno con sus vicios. Desde la que tiene puñales en el corazón, pasando por Sta. Lucía que se arrancó los ojos, sangre por todas partes o la mejor de todas a niveles de excitación hormonal, Sta. Brígida, que se cortó los pechos y los puso en una bandeja… a mi que me manden al infierno, al cachondeo! y siento comunicarte que si vas con esas intenciones corrompedoras de carnes puras te van a echar fuera rapidito a muchas veces que hayas pasado por la puerta de la catedral! Jajajajaja

  9. Lo que nos planteas daría para hablar largo y tendido porque también depende de las expectativas de cada uno y dónde considere que empieza lo excepcional. Hay para quien la idea de un viernes perfecto es quedarse en casita viendo a la Belén Esteban mostrando los resultados de su cirugía estética. Hay quien va aquí, allá, hace cosas, aprende, conoce gente y lo ve como una vida normal, no excepcional. Y hay quien se queja pero tampoco hace nada por cambiar… lo dicho, para hablar un buen rato.

  10. Las tias y tios buenos, están en el infierno,(En el supuesto negado de que este existiera) por deducción de lógica elemental, las del cielo tienen que estar full de telarañas…Y las que no, menudo trabajo, ni con un compresor…quita, quita…
    Pienso como tu Waiting.
    Yo nunca me he aburrido, en el pasado tenia un culo de muy mal asiento y recorrí medio mundo, pero ahora en mi reposo del guerrero particular, tampoco tengo ni un minuto para aburrirme, tengo la suerte de tener una gran imaginación, [email protected] interesantes, pero si no fuera así, un libro, un puñetero libro te puede situar en el Paraiso, eso sin hablar de todo lo que ofrece Internet…
    ¿Como se puede aburrir alguien que esté vivo?
    Muerto está el que no tenga un blog porque no sepa que escribir. Otra cosa es que no le de la gana tenerlo.
    Y eso sin tener un duro, en mi caso, digo, pero mi ranchito está full de alegría y entretenimientos varios…jajaja
    Mucho sorry, esta vez me he pasao tres pueblos…jajajaja
    Salud

  11. Yo sigo queriendo ir al cielo y a ser posible parando en el de las cuarenta vírgenes por moro y así joderles el paraíso.

    Genín, yo tampoco puedo entender como hay gente que dice que su vida es aburrida.

Comentarios cerrados.