Volviendo a casa

Una sombra en el cielo

Todo lo bueno se acaba pronto. Una semana de descanso y ya tengo que volver a Holanda para el último tercio del año. A las horas a las que aparece publicado esto yo debería estar en algún lugar sobre Andalucía, en un cilindro que va lanzado a una velocidad de vértigo y posiblemente mirando la barbilla que tiene la península Ibérica y que desde el aire resulta tan asombrosa. A las dos y pico aterrizaremos y después vendrá una sucesión de medios de transporte públicos sincronizados perfectamente que me dejarán a menos de cien metros de mi casa.

Actualización: Se me ha olvidado agradecer a todas y cada una de las personas que se dejaron ver y compartieron conmigo un rato, un café, una película, una cena o una sesión de playa. Se os quiere a todos.