Vueling vengo, Vueling voy

El relato del viaje comenzó en Vueling voy, Vueling vengo.

El retorno desde Barcelona a Holanda fue el lunes por la tarde. Mis padres volaban una hora más tarde y nos fuimos juntos al aeropuerto. Si me dicen a mi hace unos años que yo voy a quedar en una ciudad con mis viejos para pasar unos días de vacaciones y que después cada uno se va por su lado no me lo creo. Paramos un taxi frente al hostal y le dijimos que nos llevara al aeropuerto. Nada más arrancar recibió una llamada que podíamos oír perfectamente porque tenía el manos libres. Resultó que el tipo había dejado a su mujer y ahora estaba con una Papito, una zorrilla de Sudamérica que le pela el nabo y le saca los cuartos. La tipa estaba cansada y quería que la fuera a buscar a su casa para llevarla al trabajo porque no le apetecía ir en guagua o en metro. ?l le daba alternativas pero ella seguía insistiendo. Entonces el taxista le dijo que estaba haciendo una carrera hacia el aeropuerto pero ni esto la detuvo y ella le preguntó si no podía para en el camino, llevarla a su destino y después continuar hacia el aeropuerto. Todo dicho con una voz melosa que me ponía enfermo. Esa tía además de gandula debe ser más puta que las gallinas. Sé de uno a quien esa noche no se la iban a comer porque ella no se quedó muy contenta y le demostró su malestar con varias frases contundentes.

Algo que me gusta de España es que por ser tercer mundo los taxis son baratos. Un viaje desde la plaza de Cataluña al aeropuerto del Prat cuesta veinte euros en hora con tráfico. En Holanda por ese dinero el taxista no sale del aeropuerto y la misma distancia puede valer fácilmente setenta u ochenta euros y además le tienes que lamer el frenillo al tipo y dejárselo como los chorros del oro. En el aeropuerto facturamos en nuestras respectivas compañías y después mi padre se empeñó en comprar ciegos. Habíamos visto uno a la entrada pero desapareció y cuando fuimos al lugar no estaba. Nos acercamos a otra puerta y también vacío. Al final un paseo por todo el aeropuerto para encontrar al puto ciego. Nos hicimos el control de seguridad y una vez en la zona segura mi madre quiere sacar dinero de un cajero 4B. Nos acercamos a preguntar a una de las chicas de información, esas que si les hablas en español te responden en catalán por algún tipo de tara genética o quizás porque el día que nacieron sus madres las echaron al mundo lanzándolas de cabeza al suelo y después de un rifirrafe nos dijo que dentro de la Zona Segura no hay cajeros de esa cadena y que tenemos que salir afuera, a la zona de facturación. Dejadme que os recuerde que en los Países Bajos todos los bancos han llegado a acuerdos y puedes usar los cajeros de cualquier otro banco sin pagar comisión al menos una vez al día y si quieres usarlo más veces entonces debes buscar uno de tu banco. También aprovecho para recordaos también que mi banco NO me cobra comisión por sacar dinero en NING?N CAJERO DE EUROPA, sea del banco que sea. Eso es buen servicio y lo demás es bobería.

Me dejaron la tarjeta a mí y su número secreto y yo salí, encontré el rincón perdido de la terminal en el que estaban los cajeros de todos los bancos que no han pagado por la exclusiva, saqué el dinero y volví a pasar la cola de seguridad. Después nos sentamos en una cafetería a tomarnos un café y mi madre ve un Kiddy?s Club enfrente y sale disparada a mirar y comprar cosas para sus nietas. La mujer se priva cuando ve una tienda y yo y mi padre nos quedamos cuidando las cosas y aprovechando para descansar. Un rato más tarde vemos a dos policías corriendo y mi madre poco menos que dando saltos. Lo que me vino a la cabeza fue: Ya la pillaron afanando cosas en la tienda. Lo juro. Lo de que sea cleptómana es algo que me puedo creer porque yo de joven era un lince para birlar libros y discos de ciertas cadenas de grandes almacenes y de algún lado me debe venir ese arte. Fui a mirar lo que sucedía. Mi madre estaba abanando a la dependienta, la cual estaba sentada y más pálida que un folio en blanco mientras los de seguridad avisaban a un médico. A la joven le había dado un jamacullo y se había quedado transpuesta. Mi madre por supuesto se quedó en el lugar para dar instrucciones precisas a los sanitarios y cuando volvió nos lo contó todo. Lo único que le reprochamos fue que no hubiera aprovechado para desvalijar la tienda, que con la única dependienta fuera de juego lo tenía fácil y la máquina que quita las protecciones magnéticas está en el mostrador.

Esa fue la anécdota del aeropuerto. Después esperamos la salida de nuestros aviones y nos despedimos siguiendo cada uno su viaje por su lado. Al subir al avión y saludarnos las amables azafatas me enteré que el avión que me llevaba de vuelta a Holanda era el mismo que me había traído, ese que tiene de nombre Vueling voy, Vueling vengo e iba sentado exactamente en el mismo asiento. Curioso. Vueling tiene una flota que ya es bastante considerable y lo de que repitas avión no es algo que suceda fácilmente. Me gusta que en lugar de la cutre revista que tienen muchas compañías aéreas ellos te pongan en la bolsa situada frente a tu asiento la revista Cinemanía, es un buen detalle. El viaje de retorno fue pasado por viento, con meneíllos de esos que ponen nerviosa a la gente. Pasamos sobre París y pude ver perfectamente toda la ciudad, la torre Eiffel iluminada y el río Sena. Precioso. En Schiphol mi maleta salió la última. Supongo que tuvo algunos problemas con los chuchos que husmean la droga, que se encapricharían con mis butifarras y demás. Esta vez no tuve problemas con los trenes y volví a casa sin más problemas.

Technorati Tags: ,

13 opiniones en “Vueling vengo, Vueling voy”

  1. Vale, unos minutos más tarde y dos posts más adelante ya he comprendido el misterio.

    No sé si te has fijado, pero de entre todos los aeropuertos en los que he estado, el de Barcelona es con mucha diferencia en el que los guardias civiles de los controles ni te miran. Vaya, que si te da por llevar la metralleta plegable en el bolso ni reparan en ello. Ahora, con la nueva normativa parece que se han puesto un poco más al tanto, pero vaya, es que antes era de risa. Desde luego si yo fuera terrorista islámica, lo tendría claro.
    Y sí, es una putada que te cobren comisión por sacar dinero de cajeros que no son los de tu banco. Aunque sean 2,9 putos ??, es un timo. Afortunadamente, parece que con ING Direct te puedes sacar la tarjeta y no pagas comisión al sacar dinero en ningún cajero (faltaría más, porque si tuvieras que encontrar uno de la banca a distancia lo tenías crudo)…

  2. Jeje Sulaco, veo que Barcelona te ha dejado huella…. has contado el viaje de ida y el de vuelta!!! y lo de en medio????

    A mi de vueling me gusta también que dan periódicos, y caramelitos… 🙂 Y que llevan unos uniformes que no dañan a los ojos, no como los de transavia… y finalmente que te hablan en español, que parece una tontería pero cuando vuelvo de Barcelona a Holanda con transavia me siento ya en Holanda, con todos hablando en Holandés, y el avión que apesta a Heineken y Pringels. Cuando voy con Vueling se hace mas llevadero…

  3. 2.9 ?? a vosotros os estafan. A mi lo máximo que me han cobrado ha sido 0.50 y ya me dolió pagarlo.
    sulaco: abanicando.

  4. 3 ebros si además de no ser de tu banco, no es de tu red (4b, Servired…)
    Si es de tu red, 0.50
    Aquí los bancos se poenn de acuerdo para conrarte todas las comisiones que puedan, que como somos españoles, no vamos a protestar (grrr)

    Las q3revistas de las que hablas, estoy seguro que encima les salen mucho más caras, ya que deben llevar un trabajo de edición e imrpesión. No se si compensarán con la publicidad.

  5. Pensé que irías en KLM. 😛

    Bonito detalle el de los cajeros, los bancos ya ganan más con las comisiones que con su negocio tradicional, el de “intermediación bancaria”. Para que luego alguno diga en su publicidad “queremos ser tu banco” 🙁

  6. Pues las cajas de profesiones liberales (lease caja de arquitectos y creo que también abogados, ingenieros…) tienen un acuerdo con los otros bancos y no pagas nada po usar los de otro bancos sea 4B, servired, etc. y lo mismo para el resto de los servicios.
    Vamos, que yo nunca pago comisiones por nada de nada.

  7. Life’s traveller, a veces el mayordomo del Spam captura algo y ahora mismo no puedo mirarlo porque me conecto por unos minutos, en medio de la calle, con el portátil en los brazos y así no hay manera de hacer las cosas. ¿2.9 euros de comisión? Eso es un robo.

    Grin, estoy en una fase de relatos viajeros. La estancia en Barcelona la contaré más adelante. Casi todo lo que se lee esta semana lo hice en el aeropuerto de Schiphol el sábado y allí no tenía mi Lonely Planet de Barcelona que usaré para que me ayude a narrar el viaje. Hice más de setecientas fotos así que la ciudad me gustó algo, por ejemplo, infinitamente más que Madrid, aunque no me enamoró como Berlín o Nueva York. En este viaje con Vueling ¡no nos dieron periódico! El uniforme de las azafatas de Transavia está inspirado en elas institutrices de los cincuenta. Tiene que dar un morbo increíble que ella te ponga sobre sus rodillas y te de tortitas en el culo por haber sido un chico muy malo.

    Virtuditas, lo arreglaré cuando vuelva a casa y tenga Internet pero gracias por el aviso.

  8. Abanando etá bien dicho en nuestra jerga coloquial y generalmente se usa para referirse a las orejas de alguien.
    Eso sí, sin h.

  9. Por eso lo puse con interrogaciones y en cursiva, proque no estaba seguro y no he tenido acceso al RAE online. Lo arreglaré a la vuelta, dentro de una semana. Seguro que salen más de esos porque ya he tenido algunas dudas. Por ahora lo tengo todo escrito hasta el lunes. Hoy saldrá el viaje a Gran Canaria, mañana una flipada que me contaron en Holanda, el sábado hablo de una de mis series favoritas de la tele, el domingo lo escribiré ahora antes de irme a la playa y el lunes tengo un desvarío increíble basado en una historia real que contó una chica en la radio de la BBC. Todo eso entre fotos de Nueva York, serie que acabará la semana que viene y a la que sucederá Barcelona para alternar continentes. Ya he revisado y ajustado unas trescientas fotos de mi viaje, me faltan unas cuatrocientas para acabar y espero tenerlas listas antes del domingo.

  10. Dios mío! te haces el planning con más de una semana de antelación y otros no actualizan el blog desde hace un mes!!! eres mi héroe.

  11. He volado varias veces con Vueling y salvo que sus vuelos ultimamente no salen en horas con restrasos de media hora lo demas todo correcto.
    Siempre reservo cuandos sus vuelos estan en ofertas y suelo volar de Barcelona a Madrid por 20 euros el trayecto todo incluido.

Comentarios cerrados.