Walk the Line – En la cuerda floja

Walk the Line Poco a poco he podido ir viendo las películas nominadas en los Oscars. Por lo general como las que consiguen esa gloria no suelen ser las del género de palomitas y chimpún es siempre algo difícil y hay que rastrear estas pequeñas joyas en las filmotecas circundantes para dar con ellas. Hoy hablaré de Walk the Line o En la cuerda floja que es la traducción al español del título (con alegría y demás, pero en este caso algo acertada).

La película nos cuenta la historia de un julai del sur de los Estados Unidos que aspira a quemarse la nariz con pegamento y deja preñada a una chichona venida a más y como resultado de ello se tiene que casar con la misma para seguir follándosela en la intimidad. El julai quiere ser músico pero ella quiere que trabaje de pollardón en el circo de su padre. Al final consigue cantar y convertirse en un redomado drogadicto y recorre USA pegándosela a su mujer con una pelandusca que se la chupa y todo y a la que le encanta su leche de mangorra. El julai es un famoso músico de la era cuaternaria y seguramente ninguno de vosotros había oído hablar de él, lo cual es normal en una sociedad que crea mitos para que duren exactamente nueve meses y así poder renovar el patio con frecuencia.

Es buena. Es jodidamente buena. Un drama solido que nos permite ver como todos los artistas son drogadictos y sus esposas unas putas sucias y rastreras que a la hora de poner la mano y cobrar siempre están dispuestas pero a la hora del fornicio y la toma del biberón ponen caritas asqueadas y no quieren colaborar. La película es también un repaso a los comienzos del Rock y una sólida historia de amor que nos engancha desde sus primeros instantes. Hay bastante música y momentos para reír, para llorar y para sujetar la mano del ser amado con fuerza y transmitir algo de calor humano lleno de sentimientos.

Por alguna razón el trailer no consiguió llamar mi atención cuando lo vi hace un montón de tiempo y por eso la dejé pasar sin preocuparme. Lo mismo sucedió con casi toda la gente que vive por estas tierras frías y han tenido que ser los Oscars los que han logrado su reestreno al volver a situarla en el horizonte. Ahora que la he visto puedo comprender que es muy difícil hacer un trailer que consiga arrancar los engranajes que nos llevan a una sala de cine y es una pena porque merece la pena verla. El director es un tal James Mangold que lo hace bastante bien y junta un montón de ingredientes diversos creando un producto atractivo y de calidad. De la gente que sale en la película yo solo tuve ojos para Joaquin Phoenix y Reese Whiterspoon que bordan sus papeles hasta el infinito y más allá. Ella es capaz de transmitir una delicadeza y unos sentimientos de arrobamiento como nunca antes había visto. Además canta bien y sabe moverse en el escenario lo cual es una ventaja porque te la puedes llevar de karaoke sin que te deje en ridículo. Sobre él decir que es uno de esos actores que sin llegar a gustarme tengo que reconocer que lo hace muy bien y que ha llegado por méritos propios y no por trabajos debajo de la mesa.

Resumiendo, si os va el drama de calidad, el género musical y las películas románticas, entonces no sigáis buscando porque en esta lo encontraréis todo. Es el tipo de cine al que se va en pareja o con amigos de esos que han dado muestras de pensamiento racional en algún momento de su vida. Comprad un cubo bien grande de palomitas porque dura algo más de dos horas y que lo paséis bien.
gallifantegallifantegallifantegallifantemedio gallifante

Technorati Tags: , ,

5 opiniones en “Walk the Line – En la cuerda floja”

  1. Esto confirma que he hecho bien en abrir los comentarios de las anotaciones antiguas. Estos mensajes son simplemente alucinantes.

Comentarios cerrados.