Whitney

El nueve de agosto pusieron en los cines de la cadena a la que estoy abonado un documental en un único pase y eligieron ese día porque era el día del cumpleaños de la llorada Whitney Houston, sin lugar a dudas, una de las más adoradas cantantes de finales del siglo XX (equis-equis). Como yo de siempre he sido fans de alguna de sus canciones y hasta vi algunas de sus películas, aproveché para no dejarla escapar y fui a ver Whitney, documental que al parecer también se estrenó en España en julio, aunque supongo que fue en un par de cines perdidos y acabará en La2, que es el contenedor de documentales en España.

Una julay dotada, se vuelve jacosa, se casa con un abusador y jode su vida sin chimpún

Todos conocemos la vida de Whitney Houston y este documental lo único que hace es llevarnos por la misma añadiendo datos que aportan su familia, su ex y algunos amigos que hablan de ella y de las cosas que le sucedían.

Yo fui al cine mayormente por escuchar algunas canciones de ella con el espectacular sistema de sonido del cine y para mi, eso fue un éxito y hubo algún momento en el que estuve a punto de echarme a llorar. Por lo demás, ya conocemos su vida, ya sabemos que se encoñó del hombre equivocado, que la maltrató todo lo que quiso y más, ya sabemos que su padre le robó más de cien millones de dólares y además la denunció, el muy joputa y que entre unos y otros en su familia le jodieron la vida y acabó como acabó. Lo que yo no sabía es que se metió en las drogas con su hermano, que lo cuenta sin vergüenza alguna. También hay muchos vídeos de los que grababan cuando estaban en los camerinos o en otros lugares privados en los que al principio se puede ver a la chica feliz que llegó a la fama y al final es la pobre desgraciada que va renqueando de un lado a otro y que es una patética sombra de lo que fue. Hay alguna de sus canciones más famosas que podemos escuchar y ver al completo y también muchos pedazos, sobre todo mientras grababa. Entre los bichos más raros que salen hay una friki que parece tener los pezones en la frente de todo lo que la han estirado y que parece que era su agente como actriz o así y que viene a decir claramente que todo el mundo se aprovechó de ella y nadie la ayudó y que su familia bloqueó esa ayuda para seguir mamando de la teta de todo aquel dinero que les llegaba gratis. En fin, que el documental no es como para alegrarte el día pero merece la pena por la música de Whitney Houston.

Esto es un documental, lo cual excluye categóricamente a los miembros del Clan de los Orcos, bestias incapaces de apreciar el género. Sí que puede gustar a algunos de los sub-intelectuales con GafaPasta. Defnitivamente, uno que hay que ver cuando lo pongan por la tele.

3 respuesta a “Whitney”

  1. Drogada, toxicómana, drogata, drogota, yonqui y similares. En realidad creo que se limitaba a los que estaban enganchados al caballo pero en mi barrio de la Isleta se extendía hasta a los porreros.

  2. Gracias, yo es que hasta ahora, sin darme cuenta, leía “jocosa” y claro, lo entendía como graciosa, chistosa, pero esta vez, leí bien, “jacosa” y me quedé sorprendido y dudando.

    Por cierto, a ver si ahora publica esta mierda, para el otro comentario lo intenté cuatro veces y nada, al final tuve que clicar encima de la G y dice que te lo vas a pensar a ver si publicas, pero al menos, lo aceptó, menuda mierda estos tíos… 🙁
    Salud

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.