X-Men: Días del futuro pasado – X-Men: Days of Future Past

X-Men: Días del futuro pasado - X-Men: Days of Future PastLlevar la cruz de escribir la mejor bitácora sin premios en castellano desde enero del año 2004 y siendo el cine mi afición favorita, a lo largo de los años hemos tenido varios momentos relacionados con los X-Men, esos panolis mutantes que al parecer vienen del mundillo de los cómics y que jamás me han interesado, salvo por las tramas en las que alguno de ellos parecía que tenía la oportunidad de chingarse a una pava y ponerle la pierna encima. Así, por aquí se habló de X-Men: The Last Stand – X-Men: La decisión final, X-Men Origins: Wolverine – Lobezno, X-Men: Primera Generación – X-Men: First Class y más recientemente de Lobezno inmortal – The Wolverine. No se cansan de producir películas con los mismos protagonistas, cada vez más avejentados y así, ha llegado a la cartelera X-Men: Days of Future Past, la cual se estrenó en España a finales de mayo con el título de X-Men: Días del futuro pasado que suena más a clase de lengua española y de batiburrillo de tiempos verbales.

Un montón de julays se hacen la picha un lío con no se qué movida de viajes en el tiempo

Al parecer hay una tremenda guerra entre los mutantes y los cristianos y nadie va ganando y los primeros deciden que lo mejor es cambiar la historia y que uno regrese al pasado para que la guerra nunca se llegue a comenzar y con esa idea mandan al Wolverine y este se encontrará con todos los mutantes viejos cuando eran jóvenes y tratará de cambiar la historia. Todo eso, sin ilusión ni fantasía.

Mi detector de movidas aburridas tiene un mecanismo de protección que no falla y por eso, la primera hora de esta película me la pasé mayormente durmiendo porque era un tostón infumable. Menudas frases patéticas pretendiendo ser rimbombantes, menudas gilipolleces, menudas volatadas, menudos efectos especiales patéticos, todo se conjuntaba para crear una historia que aburría. Después se animó un poco y se hizo más soportable pero vamos, que en ningún momento le vi interés alguno a lo que me estaban contando ni me identifiqué con los personajes. Todo el mundo hace su papel con el mismo interés que pone una figura de cartón piedra a la puerta de un concesionario de coches. Tenemos a un montón de mutantes que seguramente conozco de películas anteriores pero como igual eran aburridas, ni me acuerdo de ellos. Todo parece girar alrededor de la putorra azul, una que siempre va en tetas y que tiene un color de piel muy chungo y que seguramente denota unas carencias de oxígeno tremendas, está interpretada por Jennifer Lawrence, aunque igual lo podría hacer la Veneno ya que en ningún instante la actriz asoma por ningún lado. Por supuesto, Hugh Jackman mete la garra todo lo que puede ya que se paga las copas y las putas con lo que cobra en estas pelis y después trabaja en cosas de más calidad por mucho menos salario. Michael Fassbender, un actor que siempre impacta, en esta ocasión es una sombra de si mismo y no consigue sacar nada de su personaje, salvo el cheque para pagarse sus vicios.

Probablemente este es cine para los miembros del Clan de los Orcos, hay suficientes explosiones y gente gritando, hay tetas, hay gente muriendo a intervalos regulares y no hay ningún tipo de historia que seguir. No apta para sub-intelectuales con GafaPasta y tampoco para aquellos que no sean amantes del género.

03/10

3 opiniones en “X-Men: Días del futuro pasado – X-Men: Days of Future Past”

Comentarios cerrados.