X+Y

X+YHace unas tres semanas fui a la filmoteca en Amsterdam a ver una de esas películas raras que llegan a la cartelera sin pena ni gloria y que igual que aparecen, desaparecen. Creo que ni había visto el trailer antes de entrar al cine y lo único que me sonaba familiar era la cara de una de las protagonistas. Esto no me detuvo y así fue como llegué a A Brilliant Young Mind, aunque en los Países Bajos se estrenó con su título original y no el que le pusieron para los Estados Unidos. La película en realidad se titula X+Y y ya sea con un título o con el otro, no parece que se vaya a estrenar en España aunque de hacerlo, todos sabemos que sería con el título de truscoluña no es nación.

Un julay pajariao se va pá’ la China y le quiere comer el chichi agridulce a una pava del lugar

Un chaval raro-rarito con síndrome de Asperger parece incapaz de conectar con su madre pero sí que lo hace con un profesor. Lo eligen para participar en una especie de olimpiada de genios junto con el equipo del Reino Unido y se va a China a entrenar y allí descubrirá que hay otros como él, incluso peor que él y que si él quiere, puede mejorar su calidad de vida. Además, encontrará que hay una Chinita que le hace tilín y busca la manera de plantarle una semillita en su nidito.

¡Guau! Esta sí que no me la vi venir. Desde el comienzo es una película fabulosa, llena de detalles interesantes, con una historia intensa y emocionalmente muy compleja. Tratar de comprender a la gente que tiene alguna forma de autismo es difícil y hacerlo en el cine tiene más mérito. El joven Asa Butterfield lo borda, aunque ahora que lo pienso, igual el chaval es como esos actores cromo que permanecen indiferentes a todo lo que sucede a su alrededor y por eso es tan bueno. En cualquier caso, consigue crear un personaje complejo y fascinante y su relación con el mundo nos mantiene enganchados a la silla. Los espectadores nos identificamos con Sally Hawkins, que borda su papel de madre que dedica su vida al completo a un hijo que la ningunea y que sufre por ver como sus esfuerzos no funcionan. Rafe Spall hace de profesor que ayuda al chaval y al mismo tiempo padece una enfermedad terrible y tiene todo tipo de movidas pero las deja a un lado siempre que el chiquillo necesita ayuda. Entre los tres y un soberbio elenco de personajes secundarios crean un relato que en ningún momento pierde fuelle y que nos ilumina un mundo al que probablemente nunca le prestamos atención.

Esto mataría a cualquier miembro del Clan de los Orcos y probablemente fascinará y encantará a los sub-intelectuales de GafaPasta. Una historia casi perfecta que es una pena que no llegue a los cines españoles.

09/10

Una respuesta a “X+Y”

Comentarios cerrados.