Zeskamp – Segunda parte

Imagino que ya te has leído las primera parte y estás preparado para continuar con la historia. El siguiente juego que nos tocaba era la petanca en el laberinto. Yo por más que miraba no veía ningún laberinto por allí y a los que preguntaba tampoco tenían idea. Como las diferentes zonas de juego estaban numeradas fuimos a donde nos tocaba y lo que nos encontramos fue un laberinto circular lleno de agujeros en el que al parecer teníamos que mover una bola de petanca. Se puede ver en la siguiente foto:

Petanca en el laberinto

Se trataba de mover una bola de petanca por el laberinto esquivando los agujeros y llevarla hasta la meta en el otro lado y había que hacerlo en el menor tiempo posible. Nos dejaron entrenar un par de minutos y justo antes de empezar nos informaron que en realidad había que mover dos bolas. Nuestra estrategia funcionó bastante bien con la primera bola pero con la segunda fue un desastre porque la primera obstruía el camino y tuvimos que agitar el tablero (el cual sosteníamos entre cinco) para poder terminar el juego. Creo que perdimos bastante tiempo por culpa de eso. Este juego fue el más soso de todos y como no compites con nadie no tiene mucho cachondeo.

Nuestra siguiente competición era el salto en pértiga sobre piscina. Seis integrantes de cada equipo de los que al menos dos debían ser chicas tendrían que saltar con una pértiga sobre una piscina y caer lo más lejos posible. Suena fácil pero no lo es. La pértiga es muy gruesa, resbalaba, estás sobre una especie de colchoneta enorme y la pértiga está fija al suelo y no la puedes mover libremente con lo que no puedes coger carrerilla y saltar.

Salto de pértiga sobre piscina

Como yo y el Moreno no teníamos los bañadores puestos tuvimos que ir a la casa de la Cuñaá para cambiarnos. La suegra del Moreno estaba allí y no hubo forma de convencerla para que se marchara así que nos cambiamos delante de ella, y no veas como se relamía de gusto la muy perra. Volvimos al campo de juego y establecimos los turnos. Yo iba en cuarta posición. Se alternaba uno de nuestro equipo y uno de los del equipo contrario. Uno de los grandes problemas es que la pértiga está mojada y resbala al sujetarte, sobre todo según van pasando concursantes. El primero de nuestro equipo superó con éxito la prueba y consiguió diez puntos. La segunda se quedó totalmente en vertical sobre la piscina y cayó en plancha levantando una ola que nos mojó a todos. El Moreno iba el tercero y decidió tratar de coger carrerilla y saltar. Fue una idea malísima. Se arreó una hostia de cojones y acabó en la piscina. Después me tocaba a mí. Todo el mundo me hablaba de estrategia y me decían que hiciera esto o aquello. Me puse el casco de seguridad, me quité la camisa para tratar de secar con la misma la pértiga, estudié la situación y decidí que en lugar de correr como el participante anterior lo que tenía que hacer era tratar de bajar la pértiga lo más posible y saltar intentando trepar mientras volaba para no caer en la piscina. Visualicé todo el proceso y parecía una buena idea. Agarré la pértiga, la bajé empujando el arco de plástico que se ve en la foto para poder echarla aún más atrás y cogí aire. Recité un par de mantras para concentrarme, me lancé hacia adelante y lo siguiente que recuerdo es que estoy resbalando por la puta pértiga en dirección al agua y no puedo hacer nada por evitarlo. El puto agua estaba helada. Salí de allí escaldado. La tía que venía a continuación se descojonó de mi pero cuando se lanzó terminó completamente en el agua y pude vengarme. El último de los de nuestro equipo consiguió puntuar también. Dos de seis no está tan mal, fue lo que hicieron casi todos y algunos equipos ni consiguieron eso.

Cuando terminamos salimos corriendo hacia la casa para cambiarnos y secarnos. De nuevo la suegra del Moreno estaba allí esperándonos y esta vez tenía una cámara en las manos así que la echamos y nos pudimos secar y cambiar sin que nuestras fotos desnudos (y desnudas porque estábamos todos en la misma habitación) circulen por internet. He de decir que tengo un montón de fotos de todas las pruebas. Le dejé la cámara al suegro del Moreno y la puse en modo deportivo, para que tome fotos nítidas y al mismo tiempo para que dispare ráfagas (si mantienes el botón de disparo pulsado). Las fotos están geniales. Tenemos medio giga de imágenes que cubren todo el evento y gracias a ello he podido documentar estas anotaciones con múltiples imágenes. Después de ponernos ropa seca volvimos al campo de juego para la traca final en la que volveríamos a jugar al voleibol ciego, al fútbol con balón de rugby y finalmente tendríamos la prueba de supervivencia pero de esas pruebas hablaremos mañana. Puedes continuar la historia haciendo clic aquí

Technorati Tags: ,

2 opiniones en “Zeskamp – Segunda parte”

  1. Bueno carajo, da tiempo a la gente para contestar.
    Lo de la pértiga, muy bueno pero, no me creo que teniendo la pértiga suelta, más delgada y con carrerilla, pudieras hacerlo mejor, ni que fueras un Bubka cualquiera.
    Definitivamente, podrías importar la idea a Canarias y celebrar un par de juegos chorras para pasar el verano.
    La próxima vez, que participe también la suegra del negro, de esta forma no tendrán que echarla de la sala y a ella también la verán desnuda.

  2. Además de fija a aquel punto tenía una faldilla de lona que estaba dentro del agua y que la hace pesadísima.

    En Canarias la gente destrozaría este tipo de cosas en un pis pas y a la mierda con el juego. Está en nuestra cultura y en nuestra forma de ser y ya es tarde para cambiarlo.

    Si se desnuda la suegra allí vomitamos todos.

Comentarios cerrados.