Zeskamp – Tercera parte

Esta historia comienza aquí y desde allí podrás encontrar el enlace para continuar la lectura.

A estas alturas estábamos ya con evidentes síntomas de cansancio pero uno ha de hacer lo que tiene que hacer y quedaba mucho día por delante. Las dos siguientes pruebas son ya conocidas. Primero teníanmos una nueva tanda de voleibol ciego.

Voleibol ciego

En esta ocasión nos fue mucho mejor, seguramente porque yo participaba haciendo pareja con mi amigo el Moreno. Después de ir perdiendo once a cinco conseguimos acabar empatando a diecinueve, lo que podemos considerar un gran éxito. Sin tiempo para descansar nos dirigimos a uno de los campos de fútbol para una nueva sesión de fútbol con balón de rugby.

Fútbol con balón de rugby

El árbitro de este campo tenía unas reglas diferentes al otro. En lugar de siete jugadores solo permitía cinco de los que dos debían ser chicas. La diferencia es que se producían menos aglomeraciones de gente en esos revoltijos en que todos tratamos de golpear un balón que rebota para donde le da la gana. Al poco de comenzar nos hicieron un penalti y lo tiró el Moreno. La intención del árbitro era que lo lanzara desde el punto de penalti pero lo convencimos que aquel no era un balón de fútbol y sería injusto ponernos tan lejos. Después de unas arduas negociaciones nos permitió tirarlo desde la mitad de la distancia y marcamos nuestro primer tanto. Salimos todos corriendo y gritando para celebrarlo. De la emoción hasta una de nuestras chicas se puso lla camiseta sobre la cabeza enseñando un sujetador que no insinuaba sino mostraba directamente. Los amigos y conocidos que estaban por allí nos jaleaban como si fuera la final del mundial. Entre ellos había al menos dos conocidos míos. Uno con el que trabajé en Lucent y otro que trabaja en mi empresa. El mundo es un pañuelo o yo llevo demasiado tiempo por aquí. Me encuentro a gente continuamente, en Ámsterdam, Utrecht, Hilversum y en los lugares más insospechados como este poblacho.

Todo parecía sonreírnos hasta que los otros hicieron un cambio y metieron al mamón que se ve a la derecha de la foto. El cabrón jugaba de puta madre y nos metió en serias dificultades. Después de unos minutos de presión nuestro portero se despistó, se confió en un balón caprichoso que rebotó como no debía y terminó marcándose un gol en propia puerta. No le dijimos nada porque el hombre no lo hizo con maldad. Así que estos dos juegos los empatamos.

Nuestra siguiente prueba era la carrera sobre letra “A. Lo explicaré pero en este caso una imagen vale más que mil palabras:

Carrera sobre letra

Se trata de “correr” unos veinticinco metros balanceando la letra A con una persona sobre ella. Para ello hay tres participantes por cada lado con cuerdas que tiran, empujan y arrastran ayudando a la persona que está sobre la letra y que pase lo que pase no puede caer al suelo o se tiene que empezar de nuevo. Compiten dos equipos. Como casi siempre, siete participantes de los que al menos dos debían ser mujeres.

Nuestra capitana fue la que se montó en la “A”. No nos permitieron practicar y esta es una prueba que requiere mucha coordinación de equipo así que los diez primeros metros o así fueron un drama, con todo el mundo tirando o dejándola caer. La pobre mujer se movía más que la compresa de una coja pero gracias a su equilibrio no se caía. Nos gritábamos y arengábamos unos a otros. Acabamos muertos de cansancio y con los brazos doloridos pero lo pasamos genial. Perdimos por un par de segundos frente al otro equipo, una banda de adolescentes imberbes con unos brazotes con músculos impresionantes que demuestran que la masturbación es un deporte tan sano y completo como lo puede ser la halterofilia.

La prueba final de esta serie de juegos fue en nuestro caso la prueba de supervivencia, un circuito bastante completo que hay que hacer en el menor tiempo posible y correr de vuelta al punto de partida para pasar el testigo al siguiente. Los siete miembros del equipo lo han de hacer y lo que cuenta es el tiempo que se tarda entre todos. Compiten dos equipos pero no simultáneamente. Primero lo hace uno y después el otro.

El circuito de supervivencia

Hay que entrar en el circuito por un pequeño arco, cruzar unas bandas horizontales lanzándote a través de ellas, después pasar por las verticales que se pueden ver en la parte de la derecha, después cruzar por una zona muy blanda que parece una montaña y que se hunde fácilmente, saltar el muro que se ve en la foto, escalar la parte final y lanzarse por el tobogán para después correr y pasar el testigo a un compañero. No creo que sean más de treinta segundos pero os aseguro que revienta a cualquiera. Hicimos un muy buen tiempo y con esto acabó nuestra participación en la primera ronda. Como aún quedaba media hora de juegos (en la que nosotros no participábamos ya que no tuvimos un descanso entre juegos) nos fuimos a comer algo y tomarnos unas cervezas que ya echábamos en falta algo de alcohol en el cuerpo para entonarlo. Me pedí un perrito caliente y lo que me dieron fue un pan de hamburguesa en el que alguien había puesto media salchicha cortada en dados en su interior, algo digno de un artista y una reinvención completa del término perrito caliente.

Lo dejamos por aquí y mañana relato la tanda de juegos final.

Technorati Tags: , ,

7 opiniones en “Zeskamp – Tercera parte”

  1. … ¿y no teniais a nadie vestido de caqui, con un silbato en la mano y un puro en la otra mientras os gritaba que erais basura y la verguenza del ejercito? ¿Y donde esta el vietcong? ¿los helicopteros con musica clasica?….

    El horror… ho… el horror….

  2. Ya entiendo, lo de los vítores y cuasi la animación de la final del mundial, vino dado porque todos creían que, en caso de marcar otro gol, la ínclita volvería a subirse la camiseta a la cabeza. ¡Qué mal están por esas latitudes!, lo digo porque en las fotos no se detecta personal femenino de buen ver, en cuanto al masculino, no seré yo quien juzgue.
    De todas las maneras, insisto en lo comentado ayer, creo que para el próximo año, deberíamos preparar una selección de “Amigos de Sulaco” y presentarnos. Ganar, no ganaremos pero, desde luego, lo pasaríamos genial.
    Espero con ansia el resto de acontecimientos.

  3. Pues imaginate si la carrera hubiese sido sobre la letra “Y” o sobre la “a” minuscula!!! sigh

  4. tienen buena pinta los juegos, el que quizas menos me atriga es el del voley ciego. Los otros parecen muy buenos, sobre todo la carrera sobre A, debería hacerse en algunas emrpesas a ver como trabaja el equipo. juassss, sería increible ver a mi jefa llevando la contraria a todos, otros mirando y algunos cagándose en todos los dioses del olimpo

  5. Redios! que se suba esa hija de la gran @#[email protected] para que veas como le hago partirse los besos contra el piso al soltar la cuerda ohhh que bueno, o esas patadas en la canilla jugando al futbol.

  6. hquinteiro, he tenido que seleccionar las fotos muy mucho porque algunos no quieren que ponga cosas de ellos en la bitácora. Tengo fotos de una de las tías de mi equipo cayendo en la piscina en bañador que empalman hasta a un obispo.
    M, sobre la letra Y hubiera molado.
    bishop y Emo, yo igual voy a alguno con mi jefe, pero es buena gente y seguro qeu nos lo pasamos bien. Ya no tengo ni paciencia ni edad para los jefes cabrones. Desde que me cae uno, lo VENDO a los de Recursos inHumanos y acabo con él expeditivamente.

Comentarios cerrados.