Categorías
Cine

Aguas oscuras – Dark Waters

No todas las películas que parecen diseñadas para agarrar un puñado de nominaciones en los Oscars lo consiguen y hoy tenemos un buen ejemplo. La historia está muy bien contada y bien interpretada pero siempre eres consciente que allí más que la historia, lo que se busca es el premio. Supongo que ya lo daban por seguro y la tenían para estrenar y así llega a nuestras pantallas Dark Waters, que en España se estrena la semana que viene con el título de Aguas oscuras y el subtítulo de truscoluña no es nación.

Un julay descubre que los Orcos además de Vecindario, vienen de exponerse a aguas corruptas o algo así.

En gringolandia, las multinacionesles hacen lo que les sale de la pipa del coño con el medioambiente y la empresa DuPont se dedicó a ocultar residuos altamente tóxicos en barriadas periféricas. Un campesino al que se le mueren las vacas a tutiplen convence a un abogado para que lo defienda y el abogado descubre una trama de corrupción con esa empresa, hecha por criminales a los que les importa un carajo el daño que le puedan hacer a otros seres humanos. La historia se convierte en una batalla entre la empresa y el abogado, que usa tretas legales para darles estocadas en donde más les duele, en el bolsillo. Lo más terrorífico es leer en los títulos de crédito que el producto ese dañino está en la sangre del 99 por ciento de los julays del universo y en prácticamente todos los animales del planeta, con lo que todos le debemos dar las gracias a DuPont por envenenarnos.

La película arranca muy despacio, centrada en el abogado, que acaba de ser nombrado socio en su empresa o algo así y que ni siquiera quería coger el caso y si lo hizo, fue por su abuela. Tenemos segmentos con el chamo revolcándose entre papeles tratando de encontrar algo que prueba que esa gente es mala. Según se va desarrollando la historia, los niveles de horror ante lo que vamos descubriendo no te dejarán indiferente. Por una vez, uno da las gracias de vivir en la Unión Europea en donde los veintisiete, salvo los brexitianos, legislan siempre de manera restrictiva para anteponer la protección de los ciudadanos al resto. Recordemos que RoHS existe gracias a Europa y que lo ha copiado todo el mundo. Alucinante ver como los gringos prefieren creer a políticos corruptos y a mentirosos antes que abrir los ojos y alzarse contra las multinacionales que los envenenan una y otra vez. Aunque Mark Ruffalo es un buen actor, aquí no brilla, está demasiado subido de tono, demasiado en plan diva y no acaba de funcionar. La película entretiene y la historia es fascinante, pero no es una que recordaré como un clásico.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto está totalmente fuera de tu alcance. Seguramente guste a muchos sub-intelectuales con GafaPasta.

Categorías
Cine

El escándalo (Bombshell) – Bombshell

Mi ignorancia es tan grande que solo se puede medir en kilómetros-luz y yo estoy muy orgulloso de ella. Como yo no veo la tele, salvo las series que me gustan, estoy relativamente desconectado del mundo y el escándalo al que se refieren en el título de la película que voy a comentar como que no sucedió en mi versión del Multiverso, yo ni me enteré de que esto estaba sucediendo. Me acabo de enterar ahora, después de ver la película y al salir del cine, darme un garbeo por la wikipedia para ver si estaba basada en hechos reales. La película en cuestión se titula Bombshell y al parecer se estrena en España al final de febrero con el título de El escándalo (Bombshell), al que solo le faltó para redondearlo el poner truscoluña no es nación.

Un puñado de julays denuncian a su jefe por hacerles cosillas de esas que tanto gustan a los curillas.

En la cadena de noticias Fox, hay un macho cabrío que domina el negocio y cuando echa a la puta calle a una presentadora más viejuna, la chama lo denuncia por acoso sexual. Allí se monta una pelotera que no veas peor al final, la mierda siempre flota y empiezan a salir otros casos y resulta que el viejillo se chingaba a las pedorras que ponía en pantalla y le chupaban la piruleta y desmostraban que muchas llegan a sus puestos de trabajo en la tele, no por el periodismo ese que nadie sabe muy bien qué es sino porque son guapas y follables y están dispuestas a usar su coño para llegar hasta la punta de arriba, igualito que una retardada tetúa que estaba conmigo en el instituto y que aprobaba la mierda de asignatura de filosofía enseñándole las domingas al gilipollas del profesor, de apellido pajero como los 4×4.

La película se limita a mostrar lo que ya todos sabemos, que en la tele hay mucho puterío y que las pellejas en ese ambiente suben que no veas y cuánta más audiencia tiene el programa, pues más puta es la gallina. Esto es como un jashtag MíTú pero en una cadena de la derechona y con el pollardón del presidente gringo lanzando tuiterotas a diestro y siniestro. La historia entretiene y es fascinante, pero le falta algo para ser un peliculón. Todo es demasiado falso, como si estuvieran andando de puntillas porque les da miedo de tirar de la manta. Charlize Theron está fabulosa como la presentadora estrella que tiene un secretillo en su pasado y que se revuelca en sus remordimientos porque calla cuando debería estar tirándole piedras al puto viejo pervertido como una buena cristiana.

No creo que sea cine para los miembros del Clan de los Orcos, por más que haya tías guapas porque no se despelotan y hablan mucho. Sí que puede interesar a los más liberales de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Categorías
Cine

Los ángeles de Charlie – Charlie’s Angels

La primera vez que vi el trailer de la película de hoy, la idea de una mierda pinchada en un palo revoloteaba por mi cabezón. El susodicho no consigue demostrar por qué era necesario hacer una película con tres bosmongolas que parecen más preocupadas en no perder el maquillaje que en repartir mamporros. Añade una cuarta pava vieja y que una parece que le gustan más los bollos que a un cura un niño y tenemos un engendro del que ya de entrada esperaba muy poco y que puse como condición el no ir a verlo en TresDé, porque me niego a tener que ponerme gafas para esto. Se trata de Charlie’s Angels y en España se estrenó incluso antes de navidades con el fastuoso título de Los ángeles de Charlie, que recuerda a serie viejuna.

Tres julays con fuertes picores vaginales discuten sobre el condicionador de pelo perfecto o algo así.

No me llegó a quedar muy claro de qué va esto pero las tres pavas son contratistas de una empresa que alquila matados si tienes necesidad de repartir mamporros o algo así y les sale competencia con otra empresa y como siempre, es el fin del mundo y le toca a estas tres retardadas el evitar que llegue y todo eso, sin que se partan las uñas.

Ver a estas tres enfrascadas en complejas operaciones de reparto de hostias es doloroso porque la verdad que las pobres no podían, que cada vez que alguien les gritaba se acojonaban que no veas. Hacer a una de las pavas bollera solo porque es más DosPutoCero, fue una gilipolles ya que no sirvió para mejorar la imagen de las mujeres. El director tenía la misma idea de la historia que yo, o sea, ninguna y en un montón de momentos se tuvo preguntar la razón que lo mantenía allí, que no es otra que el cheque que le dieron. La pobre Kristen Stewart, que ya en la Saga Crepúsculo demostraba su incapacidad para actuar, ahora le han elevado el listón y consigue que nadie se crea que es tortillera, lo cual tiene muchísimo mérito porque en la vida real le gusta un chocho más que unas vacaciones gratis en el Caribe. Cada una de sus escenas eran dolorosas por lo malas que eran y lo mismo se puede decir de las otras dos y cuando llegaba la acción, mis ojos se iban hacia la pantalla de mi teléfono porque me daba vergüenza ajena. Creo que al final salió un travelo, pero yo ya estaba tan concentrado en correr a la puerta del cine y salir huyendo que no lo puedo confirmar ni lo confirmo.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, la pornografía en Internet es más agradecida y entretenida que esto, con lo que ni te molestes. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, reconocer que la has visto es suficiente para la expulsión inmediata del club y destruir tus gafas.

Categorías
Gran Canaria Reality sucks

La visita navideña a Gran Canaria

En los últimos tres años, mi tradicional regreso a casa como el de las muñecas de Famosa, ha sido usando la ruta portuguesa, desde Amsterdam a Lisboa y de allí a Gran Canaria. Este año es posible que esa ruta cambie porque han puesto unos precios prohibitivos. Este viaje lo tengo muy pero que muy desarrollado y en realidad comienza la noche anterior, ya que me quedo en un hotel junto al aeropuerto por culpa del equipaje facturado, que tengo que estar en el aeropuerto a las cinco de la mañana para deshacerme de la dichosa maleta. Este año, FlyTap no permitía elegir asiento a menos que pagaras y me pusieron asiento de pasillo en los dos vuelos de ida, con lo que no tuve necesidad de hacer vídeo para el Ancestral. Por culpa de las condiciones meteorológicas en Portugal, el avión salió con retraso y mi conexión en Lisboa, que era de cincuenta y cinco minutos, se convirtió en una de veinte y según salí del avión me hicieron correr a la puerta de embarque del siguiente, aunque no me quejo porque todo salió de rositas. De lo que sucedió en Gran Canaria mejor corremos un velo y el uno de enero, como en años anteriores, tenía previsto el regreso y en esta ocasión, el Ancestral tuvo más suerte que un podemita con una subvención venezolana y me asignaron en el primer avión asiento de ventana. Gracias a ese golpe de suerte hay un vídeo que cubre el despegue en Gran Canaria, que hicimos con tiempo del sur y en la dirección opuesta a lo que es normal por allí y tenemos también el aterrizaje en Lisboa. El avión despegó con dos horas de retraso por culpa de una niebla en Lisboa que les complicó el día. Por suerte tenía tres horas de tiempo entre los vuelos y no llegó a afectarme, pasé por el aeropuerto sesenta minutos y después seguí mi ruta. Cuando llegué a Amsterdam, mi maleta salió la penúltima, que parece una tradición lo de hacerme esperar. Pesaba veintitrés kilos exáctamente y todo, todo, todo en la misma era comida. Además llevaba unos doce kilos más en la bolsa de mano, también de comida. Para cuando salió mi maleta tuve que esperar veinte minutos al siguiente tren, después perdí la conexión con la guagua a mi casa porque cambiaron la parada de sitio en la estación de Utrecht durante las navidades y tuve que esperar también quince minutos y entre pitos y flautas, salí sobre las diez de la mañana de la keli de mi madre en Gran Canaria (once para los godos) y llegué a mi keli en los Países Bajos a las doce y cuarto de la noche (una hora menos en Canarias). Fue un palizón. Al entrar en mi casa lo primero fue encender la calefacción y lo segundo fue vaciar la maleta y la mochila y poner toda la comida en la nevera o el congelador, si era necesario.

Sobre el vídeo que estamos a punto de ver, decir que la canción es el Hung Up de Madonna y comentar como si dijéramos que me tocó ventana pero las filas no parecen alineadas con las ventanas y tuve que grabar el vídeo poniendo el teléfono en posición vertical, que era la única manera de no tener la mitad de la pantalla ocupada por la pared del avión. En fin, que a caballo preñado no le mires el dentado (o algo así):