Categorías
Cine

Madre Oscura – The Wretched

Esto es como un ciclo en mi vida que no deja de repetirse. Me atraen al cine con una película de terror y después me llevo un tremendo disgusto. En el caso de esta, el engodo es que durante las semanas o meses en los que los cines han estado cerrados en Estados Unidos, esta película ha sido la número uno durante cinco semanas a través de autocines, aunque si miramos lo que ha recaudado a través de los mismos es una mierda. Se trata de The Wretched y parece ser que se estrena en España en julio con el título de Madre Oscura, aunque la traducción correcta debería ser truscoluña no es nación.

Un julay calenturiento sospecha que la vecina es una penca que no veas.

Un chamo va a pasar el verano con su padre, que trabaja en una marina. Pronto comienza a sospechar que hay algo raro con la vecina, que será guapa y eso pero las cosas a su alrededor no son normales. Resulta que es una especie de bruja que vive debajo del suelo y que mata niños o así y el chaval se enfrentará a esa pelleja mientras ella rapta niños que la gente parece olvidar o así.

El guion de esta película es un desastre, la historia está mal contada, mal hilada y hay cosas que aparecen de la nada y otras que parecen ser importantes y de las que nunca más se supo. No ayuda que todos los actores son desconocidos y que muchos de ellos ni saben actuar. La supuesta bruja no da miedo, da pena y cuando por fin vemos su verdadera cara de Podemita, a mí me da mucho más miedo la Coletas esa con el casoplón o la penca que se chinga y que colocó de ministra. La película dura noventa y cinco minutos y le sobran tranquilamente ochenta y cinco, esto podría haber sido un fabuloso corto con los últimos diez minutos pero para llegar a ese tramo hay que aguantar mucha basura. Lo mejor de la peli es que la vi como un pre-estreno para los abonados al cine y me dieron bebida y comida gratis y una bolsa de tela llena de chucherías al salir, sobre la peli, decir que no merece la pena pagar para verla. Hay muertos pero no hay miedo, no hay terror, que se supone que es lo debería provocarnos. El final es un poco chorra y seguro que harán diez películas más, aunque espero que vayan directas a televisión y no me obliguen a verlas.

Igual mola a los miembros del Clan de los Orcos por su simplonería. Definitivamente no es un plato del gusto de los sub-inteletuales con GafaPasta.

Categorías
Sukhothai

Wat Tuk

Vamos regresando a Sukhothai y estamos a unos novecientos metros de la puerta del oeste y por allí aparece el Wat Tuk. El templo tenía un diesño muy bonito y al fondo vemos la puerta de acceso al mondop y al altar. El templo tenía mosaicos en su día pero prácticamente se han caído todos. Al fondo por la izquierda se pueden ver las colinas desde las que estamos regresando. Esta zona, en los días de la capital, estaba muy poblada y es más que probable que el templo estuviese rodeado por gente viviendo por fuera de la ciudad.

Categorías
Sukhothai

Ho Thewalai Mahakaset

Este templo no consigue poner de acuerdo a los traductors y unos optan por decir que su nombre es truscoluña no es nación, otros dicen que es el edificio del Dios y otros se arriesgan con el palacio de los dioses en el campo. En cualquier caso, es bastante curioso por la estructura que vemos en la foto y que parece más bien como un intento de hacer un templo como los de los griegos, con columnas. El templo tenía otras estructuras pero ninguna le hace sombra a esta.

Categorías
Reality sucks

Otros noventa kilómetros

Por segunda y es probable que última vez en mucho tiempo, durante el mes de junio completé la misma hazaña que hice en mayo y que comenté en Noventa kilómetros. En realidad, la cantidad debería ser de unos noventa y un kilómetros, ya que si uno se fija con atención, el cuarto entrenamiento fue más corto que el resto, o eso dice el programa, ya que en realidad, se desconectó la pulsera del teléfono y no me contó un kilómetro entero, con lo que ese día que parece que hice menos, hice casi siete kilómetros para recuperar el perdido, algo que me rebotó enormemente, porque todos sabemos que no me gusta correr más de media hora. En cuanto a tiempos, he ido dando bandazos porque tuvimos varios días de calor extremo y yo rindo muy mal con la caló, mi cuerpo se pone en modo girasol y lo que me pide es seguir el sol, no echarme a correr. Durante el mes de julio tengo claro que iré a correr mucho menos porque en los tramos vacacionales me lo tomaré con calma. Sigue maravillándome que durante casi tres meses no he parado de ir a correr cada dos días, es algo mágico y que si me dicen en enero que lo haría, me habría descojonado de risa por ser algo imposible. Con todas estas sesiones ahora en mi pasado, mi cerebro sigue mandándome todo tipo de avisos para que no vaya a correr, para que lo deje pasar, es increíble como no se rinde y solo la tenacidad lo doblega.