Pecados cibernéticos

Perdóname Ciber-padre porque he pecado. Tantos años pensando estar a salvo porque internet se creó después que la Biblia han acabado de pronto. La iglesia Católica ha sido muy clara al respecto, como se puede leer en el siguiente artículo. Para los más perezosos reproduzco aquí los párrafos más interesantes.

Piratear programas informáticos; ?bajarse?? música, películas o documentos ilegalmente de internet o crear virus y/o propagarlos adrede por correo electrónico son comportamientos pecaminosos, a juicio de los 40 teólogos reunidos esta semana en un simposio sobre penitencia celebrado en el santuario de San Gabriel del Gran Sasso, a unos 120 kilómetros de Roma.

Me cago en la puta, de esos yo tengo unos cuantos. Y seguro que incluso cuando mi PC distribuye virus a diestro y siniestro por estar infectado yo soy el responsable ante Dios. Pero es que aún hay más.

Los pecados informáticos que precisan confesión, a juicio de estos teólogos italianos, van desde los muy graves, como visitar webs pornográficas, a otros menos graves pero económicamente dolosos para terceros, como apropiarse de modo indebido de programas, canciones o películas en la red, o crear y difundir virus. Visto así, los ?hackers?? bautizados necesitan recurrir urgentemente al sacramento de la penitencia.

La pornografía en internet es pecado. Esto es el fin. La de años que voy a tener que pasar en el purgatorio. Y no conozco a nadie que se libre de éste si tiene PC con conexión a internet en casa o en el trabajo.

Además de los anteriores, otros pecados de carácter informático están ligados a los conceptos de verdad y mentira. Comete pecado quien chatea de modo abusivo, mintiendo o informando con falsas generalidades, quien envía mensajes anónimos por internet o manda ?fake mail?? (correo falso), es decir, quien envía mensajes desde correos electrónicos falsificados que hagan pensar al receptor que conoce o puede identificar al remitente. Para los teólogos del simposio, todo lo anterior equivale a mentir.

O sea que chatear también es pecado. Ya está. SOY PECADOR. Mea culpa. Por si las moscas, encomiendo el web al Hermano Pedro que es canario como yo y espero que interceda por mí ante el jefe.

Apeldoorn >> Hilversum

Hoy he dado un paseo en bicicleta desde Apeldoorn hasta Hilversum, la ciudad en la que vivo.
Estrenaba mi nueva bicicleta y me hice la machada. Sesenta y tres kilómetros en total. 63 km. Por laderas, llanos, bosques, lagos, cruzando castillos, campos con vacas y ciudades llenas de vacas holandesas (las otras vacas del país).
Estoy muerto. Y lo peor es que mañana ya he quedado con el turco para dar otro paseo. Quién será el hijo de puta que diseña los sillines de las bicis. Tengo los huevos como almendras secas. Espero que la sangre vuelva algún día a circular por ellos.

Van Helsing

Para dos o tres cosas hay que ver lo listo que soy, pero en lo de ver pallufos es que no aprendo. Van Helsing es una de esas típicas mierdas americanas en las que te arrepientes de haber entrado nada más pasar cinco minutos. Y si no te arrepientes pueden haber dos razones: eres menor de 10 años y/o careces de masa cerebral.
Dirigida por Stephen Sommers, autor de la memorable La Momia y de la tremenda basura que fue El rey escorpión, esta película bebe más de las aguas de la segunda que de la primera. Con un guión nulo, una historia absurda, unos actores (o perpetradores) encabezado por Hugh Jackman en un patético papel y escoltado por ese pedazo de carne que es Kate Beckinsale, que puede que en otra vida muestre alguna capacidad de actriz, pero no será en esta.
En fin, no recomendada para nadie. Le iba a dar dos gallifantes, pero por el mal sabor de boca que se me acaba de poner le quito medio.
Si queréis más información en Español, haced click aquí
gallifantemedio gallifante

Publicada el
Categorizado como Cine

Invitadas regias II

Si estremecedores eran las pruebas presentadas en Invitadas Regias, los que presento hoy lo son aún más. Después de ver tanta foto en internet sobre la boda no podía dejar de pensar que la alelada de la hija mayor del pasmao ese que figura como jefe del estado en un país que también tiene presidente se me parecía en el estilo a alguien.
Tras mucho devanarme los sesos he recordado a quien era: Terence Stamp caracterizado como Ralph/Bernadette en Las Aventuras de Priscilla, la Reina del Desierto. Si es que la boda estuvo llena de Drag Queens.
Mirad las fotos.
En la primera podemos ver en grande a la susodicha Helen y la copia descarada del traje y del estilo en posar de Bernadette/Terence en Priscilla.

En la segunda foto se descubre de donde viene la costumbre de ponerse para-mongólicas en la cabeza cada vez que van a una boda. En grande se ve el artilugio portado por Bernadette y en pequeño la versión castiza portada por Helen.
Sobrecogedor.