Categorías
apple Curiosidades Fotos Indonesia Tecnología Viajes

Los cacharrillos que me llevé a Indonesia

Uno de los puntos para mí más importantes a la hora de ir de vacaciones es llevarte el equipaje correcto. Durante años he ido refinando la lista de las cosas que necesito y quitando de la misma aquello que no era útil. Cargar por cargar no es lo mío y procuro salir de mi casa en Holanda con poco peso y regresar con algún kilillo más, pero de recuerdos del lugar. Disfruto de la tecnología, pero solo cuando ésta está para mi uso y disfrute y no cuando yo soy el que tengo que trabajar para ella. Por eso me gusta tanto el bluetooth, magia inalámbrica que hace posible que todos mis cacharrillos se comuniquen entre ellos. No hay día que no me maraville al ir por la calle o en el tren con toda esa gente que usa auriculares con cable, como en los OCHENTA. Claro, como muchos llevan esos teléfonos horrendos y enormes que corren el androitotorota y que parecen zapatófonos, supongo que al ser la cosa tan grande, le meten tantos discos blandos y duros que no les queda espacio para el bluetooth, lo único que hace aún más mágico a nuestros acompañantes maravillosos de la manzana mordida.

El iPad y su teclado bluetooth

El iPad y su teclado bluetooth, originally uploaded by sulaco_rm.

Cuando en enero me compré mi teclado de diez leuros en aliexpress ya sabía que le iba a sacar un partido de que te cagas y así ha sido. Soy capaz hasta de renunciar a mi nacionalidad española (que coño, si eso ya lo hice ;-)) pero me tienen que atropellar con un camión de dieciocho ruedas y rematarme por lo menos tres veces para que renuncie a ese teclado. En las tres semanas que estuve de vacaciones en Indonesia o en mi visita a Gran Canaria en marzo, me demostró una y otra vez por qué lo nuestro es amor verdadero. Por supuesto, si alguien me pregunta, les digo que es una mierda porque como se corra la voz, suben los precios en China y vamos de puto culo y estas cosas no se hacen para la chusma y la gentuza del populacho. Esos que sigan poniendo boberías en su CaraCuloLibro y que se olviden del resto.

El otro objeto bluetooth que me llevé conmigo son mis auriculares deportivos, los cuales compré en la misma tienda asiática por la friolera cantidad de once leuros. Pensé que no sobrevivirían a las vacaciones y se romperían en algún momento de las mismas pero se han empeñado en matarme del disgusto y regresaron perfectamente, con lo que ahora tengo no uno, ni dos, sino tres auriculares bluetooth, uno emparejado con el iPad, otro con el mac mini y el tercero con mi iPhone. Elegí este modelo porque es pequeño y tenía buenos comentarios y además, porque valía la mitad de los modelos Noquia que me compraba antes y que se me rompían siempre a los doce meses, algo que me jode bastante. En la segunda foto también podemos ver mi mochila Lowepro Slingshot 102 AW, un invento fabuloso para cargar la cámara, los objetivos y los filtros y poder cambiar objetivos sin quitarme la mochila. No la he usado durante las vacaciones, he abusado de ella, día tras día. Para ser perfecta le faltaba solo una cosa, algo que descubrí durante las vacaciones en Venecia, Roma o Lisboa. Me faltaba el poder llevar conmigo algo de líquido y por eso me compré el Lowepro S&F Bottle Pouch Black, esa bolsita de neopreno que está en el lateral de la mochila y en la que hay una botella de agua con algo más de medio litro de capacidad. La mochila, con su botella adjunta, la cámara, los auriculares, el iPHone y un servidor hemos formado un equipo eficiente durante tres semanas, haciendo kilómetros por montaña, playa, ciudad, jungla o donde quiera que estuviésemos. Como curiosidad, el peso total de los cacharros tecnológicos que llevé conmigo era superior al de la ropa y el resto y aunque la gente siempre se lanzaba a coger la mochila grande, la pesada era la pequeña, una de cuarenta litros en la que se escondía la bolsa de la cámara, el iPad, el iPhone y los cargadores.

La cámara en el trípode

La cámara en el trípode, originally uploaded by sulaco_rm.

Finalmente, esta vez me llevé mi Benro Transfunctional Travel Angel ? CF Twist Lock y le he sacado un montón de partido en fotos de puestas de sol y nocturnas, casi siempre con la cámara equipando el filtro B+W 106 ND grijs 77 E, el cual reduce la cantidad de luz que recibe la cámara en seis pasos y la hace aumentar la exposición, lo cual consigue unos colores a la hora de la puesta de sol fabulosos y que te ahorran el perder tiempo al procesar las fotos. Una de las ventajas de este trípode es el tamaño bastante pequeño y que solo pesa mil doscientos gramos, incluyendo la cabeza, con lo que cuando me lo llevaba conmigo no suponía una gran carga. En la foto la cámara está en la playa, justo enfrente de The Exile, el lugar en el que me quedé y con un puñado de julays en modo chill out por detrás dispuestos a ver una puesta de sol épica. Por desgracia para ellos, cuando comparábamos fotos, las suyas eran blandas y patéticas.

Lo dicho, que a la hora de hacer la mochila, hay que pensarse muy bien lo que queremos llevar y lo que haremos con ello. Meter cosas en el equipaje sin tener una buena justificación solo sirve para cargar veinte kilos a la espalda de un lado a otro, aunque ahora que lo pienso, casi todas las chamas que salen en la última foto tenían mochilas petadas y pesadísimas y aún no sé qué carajo llevaban en las mismas.

Categorías
apple Tecnología

Cacharrillos para hacer mis dispositivos aún más mágicos y maravillosos

Ya que estamos con una semana dedicada a la tecnología aprovecho para colar un par de cosillas que he tenido macerando en mi despensa un montón de tiempo. Yo soy adicto a AliExpress.com y DX.com, dos tiendas chinas de baratijas en las que te compras cosas por prácticamente nada en muchos casos con los gastos de envío incluidos. Es raro el mes en el que no me llega uno o dos paquetes desde China con las cosillas. No suelen costar nada y en esas tiendas encuentras maravillas. En lugar de tener un reloj despertador en mi dormitorio, uso el iPhone para ver la hora por la noche con una aplicación llamada Alarm Clock que es gratuita y que en modo apaisado no muestra publicidad. Para poder ver el teléfono sin problemas y para otros usos me compré el Sidekic, una maravilla de plástico que me costó la friolera de tres leuros:

iPhone con sidekic

iPhone con sidekic, originally uploaded by sulaco_rm.

Con esta pieza puedo poner el teléfono en varias posiciones y la de la imagen es una de ellas, habitualmente conectado al cargador y sirviendo de reloj por la noche. El mismo artilugio vale para poder fijar el teléfono a un trípode y así hacer fotos, sobre todo esos vídeos en los que tomas una imagen cada cierto tiempo o para fotos por la noche. Como el teléfono tiene una buena cámara y cargar el trípode de mi CANON es muy sufrido, opté por comprarme un Flexible Joints Camera Tripod que también me costó la friolera de tres leuros en China. Con esa pequeña maravilla, fijo el iPhone a cualquier baranda o apaño y hago fotos usando el teléfono.

Con estos dos pequeños trastos aprovecho aún más el teléfono, un objeto que está siempre conmigo. Como no pesan prácticamente nada y no ocupan espacio, resulta muy fácil echarlos en mi mochila y arrastrarlos conmigo por el mundo.

El tercero de los cacharrillos que me compré es algo más aparatoso pero también muy útil. Es un teclado bluetooth que combino con el iPad. Por supuesto que uso el teclado en la pantalla de mi dispositivo mágico y maravilloso pero en al menos una ocasión cada año necesito un poco más. En mis escapadas por Asia de tres semanas, usar el teclado del iPad es un poco jodido cuando quieres redactar una anotación de más de mil palabras. Sencillamente me toma demasiado tiempo ya que no puedo hacer uso de mi legendaria y fabulosa velocidad tecleando, algo que es la envidia hasta de las secretarias en mi empresa y que se debe a que durante dos o tres años mi juego favorito era una especie de Arcade en el que te lanzaban bombas que eran letras y las desactivabas pulsando la apropiada y me convertí en un lince y mis manos se deslizan sobre el teclado a velocidades próximas a la de la luz y sin mirar a la pantalla incluso sé si me he equivocado y puedo rectificar, algo que le pone a la secretaria del presidente los pezones tan duros que le acaban taladrando los sostenes porque ella es incapaz de hacerlo y a veces se viene a mi despacho a mirar como hablo con ella mientras escribo sin mirar a la pantalla. Tratando de solventar el problema me compré hace un tiempo El teclado flexible de mi iPad que funciona perfectamente pero las teclas son tan pequeñas que no puedo escribir rápido y además cometo muchos errores porque si no pulsas bien no te sale la letra. Ese teclado ha acabado enlazado con mi Apple TV. El nuevo te permite tener una pequeña estación de trabajo:

Teclado bluetooth con iPad

Teclado bluetooth con iPad, originally uploaded by sulaco_rm.

Por supuesto que no quería gastarme una fortuna y después de buscar encontré uno por diez leuros. Es bastante fino, no muy pesado y aunque no será un cacharro que usaré con frecuencia, sí que me permitirá ahorrar un montón de tiempo cuando escriba. La configuración, como con todos los dispositivos bluetooth es muy sencilla y cuando el iPad sabe que tiene un teclado bluetooth conectado no te muestra el teclado en pantalla con lo que tienes muchísimo más espacio para ver el texto. En la foto se puede apreciar que el teclado es algo más grande que el iPad y más similar al tamaño de un portátil. En la foto aparece con la aplicación de WordPress y esa sería la pantalla que tengo cuando quiero añadir una nueva anotación en la bitácora. Como en mi iPad tengo instalados varios teclados (Español, Inglés, Holandés, Italiano y Emoji), cuando selecciono el español se comporta igual que un teclado en nuestra lengua y puesto que conozco la posición de las letras (como la ? o las tildes), no tengo ningún problema.

Siempre es bueno mirar en los sitios chinos antes de salir de compras y gastarte una burrada en algo que puedes conseguir mucho más barato por allí. Al menos con Holanda, el correo funciona perfectamente y aunque te tarda unas semanas en llegar, siempre termina por aparecer.

Categorías
apple Sucesos extraordinarios

Mi nuevo iPad

Hasta mi mucama sabe que Yo tengo un iPad. Es así por más de dos años. En diciembre, cuando fui a Gran Canaria, encargué en una tienda local el último modelo, el conocido como Nuevo iPad en su versión de diciembre del 2012. Lo pedí en color blanco nuclear y con treinta y dos gigas de capacidad. El mismo día que llegué a la isla, a primera hora de la tarde me acerqué a recoger mi nueva preciosidad. Al comprarlo lo acompañé con un Smart Cover verde que te quiero verde y en la misma tienda lo configuré y descargué un montón de aplicaciones ya que no había internet en la casa de mis padres. Al llegar a mi casa le hice las tradicionales fotos del desempaquetado:

iPad blanco y Smart Cover verde
iPad blanco y Smart Cover verde, originally uploaded by sulaco_rm.

La caja de este modelo sigue siendo prácticamente igual a la del primer iPad, algo que se entiende ya que la experiencia de desempaquetado del otro modelo ya era inigualable y aquí conviene recordar que muy pocas compañías tienen en cuenta ese primer contacto con el producto y si no, que alguien compre una muñeca de las Monster High y que Dios le ayude a desempaquetarla, que la persona que ha pensado como convertir la experiencia de sacar tu juguete de su casa debe ser maquiavélica.

iPad blanco en la caja
iPad blanco en la caja, originally uploaded by sulaco_rm.

Al abrirlo, aparece ese marco blanco precioso que encuadra una pantalla increíble. Es asombroso pensar como ha cambiado la informática en menos de tres años, cuando este producto salió al mercado todos los ComeMielda decían que era un juguete y que no servía para nada, después que era algo cerrado e inútil, que no podían ver su porno favorito en Flash, que no podían conectarle un dispositivo USB y mira tú como me suda a mí a otros quinientos millones de persona la polla con estas excusas. Todos y cada uno adoramos nuestros dispositivos mágicos y maravillosos y cuando vemos a un pobre con una mierda de esas con el Androitotorota, le tiramos una moneda y un cacho de pan duro.

Debajo del iPad están el cargador y el cable. Con este aparato no vienen CDs, discos o cualquier otra cosa. Esto es lo que hay y no hay nada más porque no te hace falta.

iPad blanco
iPad blanco, originally uploaded by sulaco_rm.

Lo encendí, lo desbloqueé y comencé a reubicar las aplicaciones en donde me gusta encontrarlas, así sin más. Si os fijáis veréis que mi iPad siempre tiene cosas raras en la pantalla. Como le digo que el idioma que debe usar es el españislavo pero le pongo que su país de residencia y hogar es quesolandia, el colega te habla en español pero te pone la fecha en neerlandés.

iPad con su Smart cover
iPad con su Smart cover, originally uploaded by sulaco_rm.

Finalmente le coloqué su Smart Cover verde que te quiero verde y se quedó listo para formar parte de mi vida los próximos años. En estos días pasados le he comprado un teclado bluetooth en una de esas tiendas chinas que los venden por precios de risa y unos auriculares bluetooth, ya que los otros dos pares están asignados a mi iPhone y miMac mini y con eso ya será un equipo perfecto. Lo del teclado es un capricho para ver si cuando me lo llevo a Asia y me entra el frenesí por contar el viaje, lo puedo hacer en unos pocos minutos y no en una hora y algo, que yo escribiendo soy un atleta de élite y ni os cuento las velocidades siderales que alcanzo, algo que fascina a la gente que me ha visto mirándolos a los ojos y escribiendo sin parar y sin mirar a la pantalla sabedor que la probabilidad de que pulse la tecla equivocada es aceptablemente baja.

El mismo día que yo me compré mi nuevo iPad mi madre se compró un iPad mini para substituir también el suyo y tengo que reconocer que el nuevo formato es tan pequeño y coqueto que por un segundo y pico estuve tentado de comprarme otro para mí. Por suerte superé la tentación.

Categorías
apple Software Tecnología

iOS 6

Ya sabéis que lo que nos diferencia a nosotros de los androitotorotas es que cuando sale una nueva versión del sistema operativo que mueve nuestros dispositivos mágicos y maravillosos, no tenemos que esperar hasta que sucedan dos eclipses de luna para poder instalarlo ya que está disponible desde el primer instante. En mi caso, unos veinticinco minutos después de que Apple lo liberó, mi teléfono había terminado de descargar el fichero y estaba reiniciándose. Al terminar, mi pantalla principal solo tenía un pequeño y sutil cambio:

Mi iPhone

Tenía un nuevo icono para la applicación de mapas. Solo eso. Desde siempre, Apple trabaja durante años preparando sus productos y una vez los comienza a vender, los va refinando poco a poco. Por eso, aquellos que tenemos un iPhone desde hace más de cuatro años sabemos como movernos por el mismo ya que desde el primer día se diseñó rozando la perfección. Los cambios, los retoques, los ajustes, llegan a lugares en los que hay que limar asperezas.

Lo primerísimo que hice fue comprobar si es cierto:

¿En qué te puedo ayudar?

Ahora Siri, esa chocha que se esconde dentro de mi maravilloso iPhone 4S blanco, habla el españislavo y a través del micrófono que debe tener escondido mis auriculares bluetooth nos contamos nuestras vidas. Claro, si yo hubiese tenido el gen defectuoso truscolán, igual no podría entenderme pero como tengo un dialecto meloso y amoroso como más de trescientos millones de personas, me las pilla todas al vuelo (mis chorradas).

Ya puestos y como iba a salir le pregunté:

Siri, ¿va a llover?

Y ella me respondió educádamente y usando el título adecuado a un ser claramente de otro universo paralelo como soy yo, el autor de la mejor bitácora sin premios en castellano. Además, me mostró la previsión para el lugar en el que me encontraba en ese momento para las siguientes horas:

Siri responde

Después me metí a husmear por los ajustes y comprobar si era cierto eso que contaban en las mil millones de bitácoras que informan de todo y hasta de casi todo:

Ajustes y el Bluetooth

Lo es. El Bluetooth está ahora en el nivel superior, aunque también he notado que casi no lo uso ya que me sobra batería durante el día y no me molesto en desactivarlo cuando no lo estoy usando.

Ahí mismo encontré el Do Not Disturb o No me toques los huevos con las manos sudadas que es como lo llamamos entre amigos y aunque pueda parecer que no lo estoy usando, en realidad sí que lo hago, solo que hay que entrar en Notificaciones para ajustarlo a tus necesidades particulares:

No molestar

Lo ajusté para que entre la medianoche y las siete de la mañana, solo permita llamadas de mis favoritos, un selecto club en el que hay la friolera de tres números de teléfono. Ya puestos y mientras estaba por el barrio, accedí a la página que controla la privacidad y ajusté todo para que ningún comemielda pueda acceder a información privada y como de siempre he sido paranoico, las aplicaciones que pueden husmear algo son muy pocas y solo para aquello que necesitan. Nunca he sido un gran creyente en la bondad ajena, así que prefiero pensar lo peor de todos y actuar en consecuencia.

Privacidad

Había leído que hay una opción nueva y maravillosa escondida dentro del menú que da información sobre el iPhone (About) y fui a comprobarlo:

No me espíes

Tenéis que entrar en Advertising o Publicidad o como quiera que lo hayan traducido y allí se puede limitar aún más la capacidad de los chupapollas de rastrear todo lo que haces y pasar la info a la empresa maléfica, malvada y abusadora que todos conocemos y que se esconde detrás de un buscador gratuito y un sistema operativo telefónico copiado. Por supuesto, active esa opción:

Limit Ad Tracking

Aunque también tengo claro que los gitanos del GooglEvil se pasan esto por el culo y seguirán robando tu información como los buenos delincuentes que son, aunque posiblemente no en mi caso ya que mi buscador por defecto es el Bing.

Hay que ver como casi como quien no quiere la cosa, ya había visto algunas de las cosas nuevas y opté por poner a prueba esa aplicación de la que se habla tan mal:

El cine

Busqué uno de los cines a los que voy y aunque pueda parecer algo de otra galaxia, lo encontró. No solo eso, busqué la casa de mi amigo el Rubio y para hacerlo más difícil, le dije a la chocha de Siri que quería ir a su casa. Ella me dio un susto de muerte cuando me mostró esto:

Aquí está

Hasta ahora, jamás había podido hacer eso con la aplicación minusválida que proporcionaba GooglEvil, más que nada porque esos comemielda no saben que la calle de mi amigo llega hasta el número 45 y llevan años con el convencimiento que acaba en el número 40. Jamás se han molestado en reconocer su error. Siri me aterrorizó hasta las lágrimas cuando comenzó a guiarme dándome las instrucciones con VOZ, algo como del siglo XXX (equis-equis-equis para aquellos que han sufrido los últimos sistemas educativos españislavos). Otro día, queriendo ir a clases de italiano, GooglEvil pretendía que pedaleara ochocientos metros de más ya que por mucho que digan, Tom Tom es una empresa holandesa y tiene los mejores mapas del país. PUNTO.

Por culpa del iOS 6 estoy enganchado a los panoramas, ya que han conseguido convertirlo en algo tan fácil que hasta un tonto como yo puede hacerlos:

Haciendo un panorama

Anteriormente tenía una aplicación específica pero la desarrolló un cejijunto que debe pensar que todos tenemos ceja única como él y que le metió tantas opciones y ajustes que para cuando acabas se te han quitado las ganas de hacerlo. Creo que lo denominan la filosofía del Androitotorota.

Casi por último, abrí el Safari para ver la mejor bitácora sin premios en castellano a pantalla completa:

Safari a pantalla completa

Y al ir a escuchar el audiobook con el que estaba liado, descubrí un pequeño ajuste:

El iPod

Además de cambiar un poco el aspecto de los botones, ahora puedo avanzar quince segundos hacia adelante, algo útil cuando escuchas Podcasts y te quieres saltar las partes en las que te tratan de vender el piporro de su puta madre.

Seguro que hay más cosas increíbles pero estas son las que a mí me interesaban.