Tiempo para gandulear y probar cosillas

Chiacchiere

Sucede muy de cuando en cuando y para mí son la excepción. Este fin de semana me lo pude dedicar a mí mismo y mis intríngulis. Logré lo increíble, dos días completos sin hablar con nadie ni preocuparme por la vida o milagros de otros. Solo yo. Mi ego se lo merecía que me paso el día por ahí haciendo galas y al final no me queda tiempo para rascarme la barriga, sacar la morralla que se ha ido macerando del ombligo o simplemente tirarme a ver una serie y quedarme dormido sin que me importe un pito. El sábado gasté parte de la mañana en el cine en Amsterdam, recorriendo sus calles a primera hora, antes de que suelten a los turistas de sus jaulas. Después, al llegar a mi casa, continué con el plan que parece no acabar nunca de vaciar el congelador. No se pero por más que como nunca parece ser suficiente y siempre queda algo más. Llevo ya cinco semanas y aún veo una cantidad apreciable de bolsas con comida. El domingo además de no hacer absolutamente nada tenía una pequeña competición con un colega del trabajo. Ambos íbamos a preparar Chiacchiere y el lunes compararíamos el resultado. Él optó por la receta clásica con la grappa italiana y yo la sustituí por Ron miel de Gran Canaria. Ambos coincidimos en que es un postre raro, mayormente seco pero a la gente de la oficina le pareció fabuloso y las veinte que llevé volaron en menos de tres minutos. Tan espectacular como el resultado fue mi recipiente al vacío, un cacharro al que le conecto un tubito desde mi CASO VC100 y el cacharro absorbe el aire del interior dejándolos tan frescos como dos o tres instantes antes de prepararlos. Todo el mundo alucinó cuando el recipiente recuperó la presión y lo pude abrir.

Esta semana estoy buscando alguna receta interesante para hacer filetes de atún, que llevo con antojo desde tiempos inmemoriales. Miraré en los libros del Jamie para ver si tiene algo interesante. También hay un colega de la oficina que me ha pedido la receta de las tortitas de carnaval de Gran Canaria, reconocidas mundialmente como las mejores y si mi madre me la pasa, igual las hago también un día, aunque son terrible porque no puedes parar de comerlas con lo que tendré que calcular muy bien las cantidades o voy a acabar como un boliche, sobre todo ahora que me he recuperado del más de kilo y medio que gané en el fin de semana en Málaga y que he estado jiñando a base de bien durante toda la semana. En fin, que es verdad que el universo se mueve alrededor de la comida, sobre todo de la comida riquísima. Al menos eso sucede en mi universo.

Pinturas en la pared de una casa en Pompeya

Pinturas en la pared de una casa en Pompeya

Una cosa que es increíble de Pompeya es lo de las pinturas en las kelis de los pompeyanos. Esas pinturas tienen en el mejor de los casos, contando que el pintor hubiese acabado el trabajo ese año, mil novecientos treinta y siete años o sea, más o menos la edad de Marujita Díaz y siguen igual de fantásticas. Esto no lo hace el PoZero ni de coña, sus casa con suerte llegan al año y medio antes de que todo se desmorone. Impone un montón de respeto el entrar en esas estancias y ver las paredes pintadas con tanto detalle. En la audioguía que te daban te lo contaban todo pero claro, como yo soy un cacho de carne con ojos ya se me olvidó así que nos quedamos con la imagen.

La semana pasada en Distorsiones

Como comenté en el resumen anterior, aquel fin de semana estuve en Málaga y aunque no es uno de esos viajes super-hiper-mega detallados, sí que nos preguntamos ¿Quién es esa chica …? y en Fin de semana en Málaga tenemos el relato de los viajes de ida y de vuelta con multitud de fotos únicas e irrepetibles y un fascinante vídeo en el que despegamos aterrizando reculando el avión, algo que jamás se verá en alguno de los blogs de copiar+pegar que tanto abundan por ahí.

En Ingeniería del futuro en el pasado tenemos como uno puede ser muy previsor, comprarse su billete para navidades en febrero y ahorrarse una pasta gansa. Como siempre, alimento mi ego con cosas como Desbarrando o algo parecido.

Con el cambio de mes llegó la hora de ver Las fotos más populares en mi flickr el mes de enero con más de lo mismo y muchas conocidas.

Castel dell'OvoCastel Sant'Elmo desde la parte baja de la ciudad
Basilica dello Spirito SantoTeatro grande
Impluvium con mosaico

Seguimos por Nápoles y durante la semana vimos el Castel dell’Ovo y después desde la casa en la que me quedé miramos hacia el Castel Sant’Elmo desde la parte baja de la ciudad por la mañana y desde el otro balcón de mi habitación vimos la cúpula de la Basilica dello Spirito Santo. La visita a Nápoles la hice porque quería ir a Pompeya y tras esta pequeña introducción a la ciudad nos lanzamos a ese lugar y comenzamos por el Teatro Grande y cerramos las fotos de la semana con un Impluvium con mosaico.

The Revenant13 Hours: The Secret Soldiers Of BenghaziThe BoyBrasserie Valentijn

Cuando alguno se intenta comparar conmigo en lo del Cine tiene que saber que con frecuencia hay semanas muy productivas como la pasada en la que en siete días fui a ver SIETE películas y por la bitácora comenté cuatro comenzando con la flipante El renacido – The Revenant, seguimos con la sorpresa que me llevé con la extremadamente buena 13 horas: Los soldados secretos de Bengasi – 13 Hours: The Secret Soldiers Of Benghazi y a partir de aquí la cosa se chafó con la bazofia de The Boy y la mierda de Brasserie Valentijn.

Aunque hubo varios días que no estuve en mi casa, sí que salieron algunas cosillas de mi cocina:

Sopa de castan?asRollitos de canela
Salmo?n cocido con gambas y cuscu?sChiacchiere
Hojas de parra rellenas de arroz y carneCruasa?n
Crema de calabazaMagdalena de chocolate
Pasta con salsa bolon?esaChocolate con churros
Pizza de chorizo y atu?nPannenkoeken
Lacitos de hojaldre

Y así transcurrió la semana pasada.

Brasserie Valentijn

Brasserie ValentijnYa he comentado en alguna ocasiónq que en Holanda hay como unos equipos que varían muy poco y que hacen una película cada uno o dos años con la misma gente y en ocasiones hasta del mismo tema. Tenemos los de los dramotes históricos de la época de la ocupación nazi, los de las movidas con la guerra contra España por culpa de los truscolanes y los de la postguerra. En el lado feliz están las comedias románticas y aquí tenemos las de primavera y las de invierno. Hoy nos llega la primera de estas últimas para el 2016, titulada Brasserie Valentijn y que supuestamente transcurre en el día de San Valentín en un local en el que el nombre ya lo insinúa. Por supuesto, jamás se estrenará en España, ni siquiera con ese título tan hermoso que le habían buscado de truscoluña no es nación.

Un montón de julays buscan la manera de mojar

En un restaurante que tiene el cartel de lleno se juntarán varias parejas la noche de San Valentín. Unos celebraran el centésimo aniversario, otros alguno menos pero con fricciones, otros tendrán su primera cita hiper-mega romántica y para todos será un día especial mientras el personal del restaurante también tiene sus movidas ya que allí quieren chingar todos.

Aunque el escenario es único, el restaurante y el tiempo en el que transcurre la acción es el mismo para todos, tenemos un montón de historias separadas que iremos viendo en lonchas hasta que al final la cosa quede más o menos clara. Bueno, miento como el bellaco que no soy ya que una de las historias transcurre fuera del restaurante porque no llegan a venir nunca a comer pero los vemos y sufrimos igual. En este caso el sistema no funciona para nada. El guión es aburrido, la directora no tiene ni puta idea de como hacer para que la trama resulte interesante y el montaje fue terrible. Quizás funcione con las hembras aunque vista la reacción de las que estaban en la sala cuando yo la fui a ver, lo dudo mucho. Todos salimos con la sensación de haber visto un producto mediocre, mal dirigido y peor interpretado. No hay nadie que merezca la pena señalar porque todos dieron lo peor de sí mismos. Hay un tramo en el que la película aburre ya que es muy tarde para las introducciones y muy pronto para la traca final y lo rellenan con más de lo mismo. Siendo una comedia romántica, sabemos que los finales serán más o menos felices. Aluciné como por un lado se puede ver perfectamente que es Amsterdam y por otro le ponen unas montañas por allí que ya las quisiéramos en este país. En fin, que no fue nada del otro mundo.

Sin que se doble a otros idiomas y sabiendo con certeza absoluta que jamás se estrenará en España, no nos tenemos que preocupar por la salud mental de los miembros del Clan de los Orcos o los sub-intelectuales de GafaPasta.

02/10