Onder het hart

Onder het hartEnero en Holanda es siempre el mes para el estreno de las películas holandesas raras de verdad, los dramotes esos que uno nunca puede comprender como consiguieron doscientos patrocinadores que apoquinaron un dinero que jamás volverán a ver, aunque claro, si se hace como en España y te lo dan las administraciones públicas porque tienes amiguetes, entonces no creo que sea tan doloroso, ya que el dinero de todos, es como un río que nunca se agota. Regresando a la peli, un drama, con enfermedad terminal y eso es algo que yo no puedo dejar pasar, que lo de gastar kleenex mola mazo. Así fui a ver Onder het hart, película que jamás de los jamases se estrenará en España pero que de hacerlo, la titularían truscoluña no es nación.

Un julay separado empieza a cogerse a una pava y cuando le da un yuyu termina conviviendo con el chochito lindo y el ya desechado por viejo

Un médico de cabecera separado y con dos hijas conoce a una pava que trabaja en un invernadero con mariposas y después de sentarse sobre uno de los bichos y matarlo una cosa lleva a la otra y acaban saliendo juntos y después quieren vivir juntos y la hija mayor odia a la tipa y cuando todo parece encaminado a un final feliz, le detectan un tumor cerebral super-hiper-mega desarrollado y acaban todos viviendo en una keli con el enfermo esperando que la diñe, con los roces que esto conlleva.

Este es el tipo de idea macabra que solo se le puede ocurrir a un holandés, lo de meter en la casa a la nueva, a la ex y a las hijas con el padre y ver como las gatas se tratan de arrancar los ojos entre ellas. Probablemente habría funcionado si fuese un corto pero es que todos los previos, introduciendo a los personajes y demás aburren. Tampoco es que lo de la casa sea tan terrible, tienen un par de encontronazos y finalmente todos acaban por ceder un poco, siguiendo el tradicional modelo pólder holandés de llegar a un compromiso por el bien de la comunidad y allí es como si no pasara nada. El chamo tenía un acento del sur de Holanda que no veas y me costó un huevo comprenderlo, razón por la que siempre evito ir a ciudades del sur, hablan rarísimo. Aquí tenemos un caso en el que los actores no desentonan, es la historia la que hace agua y no puede capturar nuestro interés. Al final todos sabemos que el chamo terminará muriendo y nos castigaron con un epílogo en el que todas vuelven a la casa y casi que son como familia y se quieren una a otras, aunque ojo, que todos sabemos que los puñales más sanguinarios siempre te vienen del lado de la familia porque es el único flanco que no proteges.

Un experimento bonito sería doblarla al truscolán y estrenarla en España con un cine lleno de miembros del Clan de los Orcos y grabar sus reacciones. Seguro que no sobrevive intacta ni la pantalla ni escapa ninguna butaca. Demasiado pedante para ser interesante para los sub-intelectuales de GafaPasta, encaja perfectamente en la categoría de películas a olvidar.

05/10

Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia) – Birdman

Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia) - BirdmanUna de las películas que más atención está atrayendo este año y que tiene muchas posibilidades de barrer en los Oscars ha llegado a la cartelera por la puerta de atrás, de tapadillo, sin que en ningún momento pusiesen el trailer de la misma en las semanas o meses anteriores y limitando su presencia en las salas a las filmotecas. Por eso, hasta que no vi el vídeo de Michael Keaton recogiendo el premio prácticamente ni sabía que esta peli existía y para poder ir a verla tuve que organizarme una sesión alternativa en Amsterdam ya que no la están poniendo en los multicines de Utrecht. La película se titula Birdman y en España se estrenó hace un par de semanas con el título Birdman o (La inesperada virtud de la ignorancia).

Un julay chinga sin chingar en sí y trata de ser lo que quizás no sea

Un tipo que es un estrellón de renombre por una trilogía de películas con una especie de personaje super-héroe llamado Birdman, se niega a hacer la cuarta parte y quiere probar suerte en el teatro en Nueva York y organiza una obra que además de interpretar dirige. En los días previos al estreno, las cosas se tuercen una y otra vez y nadie sabe con certeza si la obra sobrevivirá al día del estreno.

Aunque hay elementos cómicos, esta película gira fundamentalmente en torno al drama. Seguimos todo el tiempo a un tipo que no se sabe muy bien si es un ser extraordinario o está sencillamente chiflado y lo vemos como organiza una obra en la que muchas veces parece no creer y que da la sensación de que terminará en un desastre. Entre medias, contrata en el último momento a un actor para interpretar uno de los papeles principales y el chamo le sale respondón, le señala las cosas patéticas que hay a su alrededor y después de cortar con su novia, busca chingar a la hija del director, algo que cuando lo descubre lo pone de los nervios.

En este mundo del teatro se mezcla todo el tiempo la actuación con lo que sucede tras el telón. Estamos en todo momento entrando y saliendo del mundo teatral y se ve tan auténtico que es en esas partes, cuando están actuando con un público, cuando me aburro. Yo no lo puedo evitar pero la razón por la que no voy nunca al teatro a menos que sea un musical (y aún así, he ido dos veces en mi vida) es porque no me atrae nada el ver a alguien gritando o hablando sin dirigirse a las personas que están en la escena sino que lo hace siendo consciente de los cientos (o miles) de ojos que lo observan. Eso me desconecta siempre de la historia y aquí también sucede. Por suerte, también tenemos un montón de movidas en los camerinos y en la calle muy interesantes, con una manera de contar la historia bastante atrevida, con la cámara y la música muchas veces siguiendo a los actores o formando parte de la escena. Michael Keaton está muy bien y consigue entretener y hacer creíble su papel y estoy prácticamente convencido que está loco como una cabra. Edward Norton le roba escenas una y otra vez con su inexpresiva pachorra y con algunos momentos muy divertidos, sobre todo uno en el que se le desata cierto miembro. Emma Stone consigue que la cámara la adore y nos vuelve a regalar otro de esos papeles en los que su dulzura y cierto barniz sexual nos mantienen todo el tiempo pendientes de ella.

La película tiene sus más y sus menos. Para mi, comenzó muy floja y después fue ganando en interés, aunque igualmente podrían haber cortado un cuarto de hora sin que se note mucho. La escena final desconcierta y particularmente creo que sin ella habría acabado mejor. Aún así, una buenísima historia, muy bien contada, entretenida y con un buen elenco que se lo curra con ganas.

A esto no entran ni muertos los miembros del Clan de los Orcos porque no sobrevivirían a tanto diálogo. Es de visionado obligatorio para los sub-intelectuales de GafaPasta y para todos aquellos a los que les guste el buen cine.

09/10

Experimentando

Últimamente estoy comprando cosillas exóticas para algunos experimentos culinarios que tengo entre manos. Uno de los problemas de el invierno es que cuando hago masas y las tengo que dejar creciendo, nunca consigo la temperatura adecuada para que el proceso transcurra de manera uniforme. He probado a encender el horno al mínimo y poner el bol dentro, pero no siempre acaba bien o a poner el bol cerca de uno de los radiadores y sigo sin conseguir el punto más idóneo. Hablando con un colega que está obsesionado con la fabricación de pan, el hombre me contaba que había cogido una antigua nevera y la había convertido en una cámara de temperatura controlada en la que podía mantener mediante distintas cosillas que había comprado unos 25 grados gloriosos, que según él es el valor ideal para que la levadura se despiporre y haga su trabajo. Todo esto después de la última vez que hice cruasanes y en la que terminé poniendo la bandeja con los mismos en uno de los dormitorios porque la temperatura era mejor. Mientras charlábamos, mencionó algo que me llamó la atención y esa misma noche estaba en mi tienda china favorita mirando cosillas. Al final me he comprado una pequeña alfombra eléctrica para terrarios que usaré para calentar el bol e incrementar la temperatura del mismo hasta los veinticinco grados. En esta primera fase el control será manual, usaré un termómetro de cocina con alarma y cuando me avise regularé manualmente el encendido y el apagado. Si esto funciona, me agenciaré un regulador en Aliexpress y automatizaré el sistema, aunque para probarlo tendré que dejar pasar un tiempo ya que primero me tienen que llegar las cosillas que he comprado y después se tienen que acabar los cruasanes que tengo congelados y que consumo poco a poco.

Otro de los experimentos es con piedras en el horno. Me he comprado una especial para Pizza, redonda y ligera y no hay color entre hacer una pizza usando la piedra previamente hiper-mega-calentada y poner la bandeja en el horno como hacen los cristianos normales. Lo primero es una pizza gloriosa que se cocina en seis minutos y queda de fábula y lo segundo es algo parecido que está bien pero no es lo mismo. Ahora estoy manipulando a un colega para que compre dos pedrolos enormes, unos leños del tamaño de la bandeja del horno y tres centímetros de grosor y de un material especial que aguanta las subidas y bajadas bruscas de temperatura y lo usaría también para hornear pan, cruasanes, cristinas o lo que se tercie. Los tiempos de horneado cambian totalmente en estos casos pero el resultado lo merece. Aún tengo que encontrar un rincón en el cuarto debajo de la escalera para tremendo pedazo de pedrolo, que además pesará un quintal.

El tercer experimento lo haré este fin de semana y será algo que parece ser que se prepara en Estados Unidos y que no existe en Holanda, aunque el nombre refiere a este país. El domingo me haré un Dutch baby, que viene a ser una perversión del panqueque hecha en el horno en un recipiente de hierro. Tiene pinta de ser una bomba calórica pero si cuaja, puede ser mi próxima perversión. Es un desayuno cocinado en algo más de una hora, con lo que no será para días con prisas sino para esos días de fin de semana en los que excepcionalmente, ni viajo ni voy al cine por la mañana. Veremos que tal queda.

Impalas en el Club de las 500

Impalas

Impalas, originally uploaded by sulaco_rm.

No veas como pasa el tiempo. Parece que estuve en Sudáfrica hace dos días y medio pero en realidad este año se cumplirán los diez años. Fue un viaje de trabajo combinado con un fin de semana de actividades lúdicas aprovechando la estancia en la zona. Aquellos sí que eran tiempos gloriosos, cuando te enviaban al quinto infierno a solucionar un problema. Hoy en día con tanto acceso remoto y programas de videoconferencia, se han cargado el placer de visitar sitios exóticos para trabajar. Tampoco es algo que me preocupe demasiado, yo sigo yendo de acá para allá solo que ahora lo hago en mi tiempo de vacaciones. Esta foto la vimos por primera vez el día de Navidad del 2005 en la anotación Impalas y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.