El museo de las maravillas – Wonderstruck

WonderstruckAlguna vez he llegado a creer que si me extirparan la parte del cerebro que pretende que pase por sub-intelectual con GafaPasta, mi vida sería mejor, eso sí, tendría que comentar menos películas en el cine. La semana pasada estuve un día en Amsterdam para eso que hacemos todos de darnos un empache de filmoteca con una sesión triple. Una de esas películas se titulaba Wonderstruck y al parecer se estrena en España el día del cumpleaños del Elegido o sea al principio de enero con el título de El museo de las maravillas.

Un julay mierdea por un barrio de negros sin chimpún

Un chiquillo que queda huérfano se escapa de la casa de sus tíos y se va a Nueva York a buscar al que cree que puede ser su padre ya que se carteaba con su madre en la época en la que le hicieron el bombo y como que intuye que ese fue el que se la petó hasta los pelos de los güevos. En paralelo, una julay que al parecer es sorda va de aquí para allá por Nueva York y particularmente a un museo con el que está obsesionada. O algo así.

Esto son dos historias paralelas en diferentes momentos temporales ya que la de la sorda sucede como cincuenta años antes que la del niño y ahí está precisamente mi problema. El tratar de contar dos cosas en paralelo y a la vez con tanta distancia es odioso, no cuaja, hay ratos malos y ratos peores. El guión se complica demasiado y aunque más o menos captamos el concepto y sabemos lo que va a suceder, como que rizaron el rizo hasta más allá del punto en el que nuestra capacidad para creer se rompe. Hacer que el niño sea sordo por un accidente y que la historia paralela es de una pava sorda fue demasiado, lo de la amistad instantánea del niño con otro chiquillo negro que pasaba por allí es de ciencia ficción y que los dos se queden dentro de un museo por la noche porque la seguridad debe ser una puta mierda, eso ya no tiene punto de credibilidad. Con tanta morralla, la historia que nos quieren contar y que pretenden que se convierta en una especie de cuento mágico acaba tornándose en un masque insidioso que solo consigue que demos cabezadas. Los actores que interpretaron a los niños o lo hicieron fatal o estaban tan asqueados del guión como yo pero no les funcionó y de los mayores decir que pasaron por allí para pillar el cheque.

Esto lo van a ver los miembros del Clan de los Orcos y queman la sala de pura rabia. Tampoco creo que tenga el espíritu que buscan los sub-intelectuales con GafaPasta, aunque igual me equivoco. Una de esas películas que lo mejor es olvidar que sucedieron y esperar que el disco duro en el que la guardan se queme y se pierde para siempre.

03/10

Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi – Star Wars: Episode VIII – The Last Jedi

Star Wars: The Last JediHace prácticamente dos años yo estaba tan emocionado escribiendo Star Wars: El despertar de la fuerza – Star Wars: The Force Awakens que no podía contenerme. Hemos vivido un año con multitud de trailers anunciando el advenimiento del nuevo capítulo, el intermedio, ese que en la saga original fue el más épico y el mejor y todos nos agitábamos nerviosos porque lo que estaba por venir parecía muchísimo mejor que lo que ya habíamos visto. Reservé mis entradas hace por lo menos dos meses para ver la película esta semana, el primer pase el miércoles en dos dimensiones tras italiano y al día siguiente con la tercera dimensión y las gafas. Por supuesto, estoy hablando de Star Wars: Episode VIII – The Last Jedi que en España se ha multiplicado y hay más de uno ya que se usa el plurar al traducir y tenemos Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi.

Potaje de julays

Esto son como una jartá de películas así que por un lado tenemos que el Luke Skywalker está rebotadísimo con el universo y vive en una finca con esclavos que lo cuidan, tenemos que la pava de la película anterior quiere ser caballa jedi, tenemos que el negro ha demostrado ser tonto del culo, que a la princesa Leia el cambio de peinado la ha dejado tonta, que los malos, además de malos parecen ser tontos y que hay un montón de gente nueva o algo así.

Más de dos horas y media para contarnos un montón de historias, un montón, saltando de una a otra todo el tiempo. Eso es lo que destroza la película. Un chicle, como todos sabemos, si te pasas estirándolo lo rompes y aquí, metiendo trama tras trama tras trama para complacer a todos, al final destruyes el respeto de aquellos que más deberías cuidar, los fans. No vamos a entrar en los efectos especiales, excelentes como siempre y tan buenos que ni los notas y comentemos algo del guión, un potaje que ni haciéndolo puré se puede tragar con gusto. Entre el caos del salto de trama y que han revirado y complicado la historia de tal manera que la han prostituido, al final consiguieron una película a la que le sobra claramente media hora y dos o tres tramas secundarias, igual que le sobran bichos que solo están ahí para vender los juguetes y le faltan malos de verdad, ya que el que se supone que era el gran malo de esta trilogía peta demasiado y el hijo de Han Solo es un ñanga, un mierda y además, es que da asco de lo feo que es y para asquearnos más aún, hasta tiene una escena en la que se quitó la camisa, lo nunca visto en esta saga y algo que sobraba. Cuando hace dos años terminaba la película, la gente aplaudía y vitoreaba y todos salíamos sonriendo del cine. Con esta, nos quedamos todos callados, sin terminar de creer que algo así nos haya podido suceder y salimos del cine en silencio, cabizbajos. En fin, que anulé mis segunda reserva y en su lugar fui a ver otra película, reservé para el viernes por la noche y volví a anular la reserva porque no me apetecía ir al cine a seguir aumentando mi disgusto e imagino que la volveré a ver la semana que viene, en dos dimensiones, para ver si estoy equivocado. Esto no es lo que esperábamos, es una traición en toda regla al espíritu sobre el que se ha construido la saga de la Guerra de las Galaxias.

Todo el mundo la va a ir a ver así que da igual lo que os diga. Miembros del Clan de los Orcos y sub-intelectuales con GafaPasta, cogeos de las manos e id juntos al cine. Comentar que de los puntos que le estoy dando, tres son por respeto a todos los episodios anteriores y si queréis saber cual es la puntuación que realmente le doy, podéis hacer una sencilla resta.

07/10

Bicicleta enmacetada a conciencia

Bicicleta enmacetada a conciencia

La semana pasada ya vimos una bici engalandada y hoy tenemos otra de las que me topé cuando visité Castel GandolfoLos locales que están a ambos lados de la bici son restaurantes con lo que no promociona a ninguna floristería. Además, todas esas flores blancas se veían más falsas que truscoluña, que nunca fue ni será nación. La bicicleta realza sus ruedas con un festival de luces LED que durante el día no se notan mucho pero por la noche tiene que ser espectacular. En Castel Gandolfo viven unos nueve mil habitantes y la cantidad de bares y restaurantes es desmedida para ese número con lo que imagino que somos los turistas los que mantenemos el tinglado. Regresando a la bici, está claro que en su retiro le ha tocado posar día y noche y atraer la atención de los peatones.

La iglesia Lazi

La iglesia Lazi

La Iglesia Parroquial de San Isidro Labrador (en tagalo mismamente, que se parece mucho al español en cuestiones católicas) es la iglesia de Lazi y por eso y por ahorrar saliva, la gente la llama la Iglesia Lazi. Ayer vimos el convento y hoy nos centramos en la fachada de la iglesia, que cuando pasé por allí tenía el toque blanco superior pero he visto otras fotos en las que la fachada era de un color más homogéneo. Los filipinos quieren que la incluyan en la lista del Patrimonio de la Humanidad excluyendo truscoluña de la UNESCO, organización a la que tampoco pertenece truscoluña porque no es nación y larazón es que es una de las iglesias barrocas de las Filipinas. La iglesia también llama la atención por dentro y casualmente la próxima foto nos permitirá ver su interior.