Enganchados a la muerte – Flatliners

FlatlinersGenín siempre se lo dice a Virtuditas cuando están juntos practicando el culocochismo tomándose un cafelito en el Renault, en el cine se les agotaron las ideas y ahora se dedican a repetirse como los productos truscolanes, que por eso los boicoteamos, no porque esas ratas repugnantes sean viles y despreciables, lo hacemos porque sus productos carecen de calidad, como todos sabemos y está más que demostrado en la prensa rusa, que es la única que dice la verdad de las verdades más absolutas. Así, algún pollaboba se acuerda que en 1990 hubo una película mediocre pero que en su elenco tenía a Julia Roberts, Kiefer Sutherland y Kevin Bacon y ninguno se quedó con el detalle que esa película ya era sosa en aquellos tiempos y que el hecho que tres de sus protagonistas ahora sean muy famosos es pura casualidad. Esto no los ha detenido y han hecho una nueva versión que vuelve a titularse Flatliners y que en España se estrenó con el más rimbombante título de Enganchados a la muerte al que yo añadiría sin ilusión ni fantasía pero con chimpún.

Unos julays están enganchados como perras a los desfibriladores de la Seguridad Social

Un grupo de estudiantes médicos han sufrido daños cerebrales diversos y a una se le ocurre que lo que mola es pararte el corazón, cruzar el túnel un minuto, o dos, o tres y que tus amigos te revivan. Después de su experiencia super-chachi, según ella, todos los demás salvo uno también lo hacen. El que no lo hace es el latino, Diego Luna, que a sus treinta y ocho tacos lo hacen pasar por estudiante de veintipocos y claro, es que parece el abuelo de todos allí. Bueno, las cosas se tuercen cuando los espíritus de Móstoles e incluso más allá se ensañan con ellos o algo así y tendrán que correr y hacer el lolailo para solucionar el problema.

Aparte de la idea de las resurrecciones y los estudiantes médicos, el resto aquí es totalmente distinto y no tiene nada que ver con la peli antigua. Coincide en que aburre y no aporta nada como aquella. Presentan la historia, tenemos hasta a Kiefer Sutherland que hace de doctor pero con otro papel en la película, seguramente le ofrecieron un cheque bien gordo y como ni siquiera tenía que chupar pollas, pues mira, lo cogió y bien que hizo, que fue lo único porque ni actuó ni se le esperaba que lo hiciera o hiciese. No solo la película es sosa de pé a pá, es que después de la primera resurrección, es más de lo mismo, con la misma escena en la misma sala repetida cambiando al protagonista. Después entramos en la fase de las visiones y fallan en convertirse en una película de terror y siguen en la misma esfera aburrida. En algún punto a uno de ellos se le ocurre una posible solución, ya que al parecer las visiones son mentiras y no reales y buscan la verdad para romperlas y que desaparezcan o algo así y parpadeas dos veces y estamos en los títulos de crédito. La película original era sosa pero al menos traía una historia nueva. Esta ni eso.

Es lo suficientemente patética para poder ser ninguneada por los miembros del Clan de los Orcos, con probadas carencias neuronales, así que os imaginaréis que está totalmente fuera del alcance de los sub-intelectuales con GafaPasta, que no tienen la flexibilidad requerida para caer tan bajo.

04/10

Suburbicon

SuburbiconA mí se me puede acusar de muchas cosas pero jamás de los jamases se podrá decir que a mi por más que una peli me de mal yuyu, si no tiene la palabra cincuenta en el título, ni está basada en alguna cagada del Tolkien o dirigida por el Peter Jackson yo le doy su oportunidad, aunque entre al cine pensando que somos cerdos en la puerta del matadero, que es más o menos lo que sentí cuando la semana pasada fui al estreno sorpresa sabiendo que la película iba a ser Suburbicon, la cual parece ser que se estrena en España con el mismo título la primera semana de diciembre.

Un julay se emputa que no veas o algo así

Que más quisiera yo que poder contar de qué va la película pero es que no me enteré. Tenemos un barrio periférico de esos super-perfectos en el que de repente todo el mundo se rebota porque se muda una familia DE NEGROS, algo que nos recuerda mucho a truscoluña y su racismo. En la casa de al lado vive un julay al que visitan unos matones y como que matan a su hembra o algo así y la hermana de ella se mete a vivir en su casa con su hijo y resulta que se la está follando mientras los matones quieren que les pague porque lo del asesinato era un trabajillo que le hicieron y en el barrio todo el mundo quiere linchar a los negros y el del seguro no quiere pagar por lo de la mujer. O algo así.

Esto es un caos brutal y sin sentido que termina aburriendo. Tenemos tantas cosas sucediendo en paralelo, tantas traiciones dentro de traiciones que la historia pronto se convierte en una caricatura y desde ahí ya no para hasta el ridículo. Es estúpida, aburrida y George Clooney, que la dirige, mejor se regresa a sus mierdas de anuncios de café porque si esto es lo mejor que puede hacer como director, no vale nada. El protagonista (o uno de ellos) es Matt Damon o quizás sea Mark Whalberg ya que jamás los he podido distinguir al ser ambos cachos de músculos con ojos. Obviamente, no actúa, el músculo se mueve por la pantalla y eso pero si en su lugar ponen efectos hechos por ordenador, seguramente la película ganaría un montón. Julianne Moore, actriz que de siempre me ha caído bienísimo, aquí está peripatética. Y del resto mejor no decimos nada. Con un guión estúpido y demasiado complicado, un director que se fijó mucho en el color y se olvidó de la cámara y unos actores que no sabían lo que estaban haciendo, el resultado fue una patética historia que pretende ser cómica pero no te ríes, pretende tener misterio pero no lo logra y hay crímenes pero vamos que no interesan.

Esto no sirve para los miembros del Clan de los Orcos, ni jartos de alcohol barato de botellón pueden aguantar algo así y por mucho que se den de seres superiores, cualquier sub-intelectual expuesto a esto puede sufrir un jamacullo.

03/10

Depredador – Predator

PredatorHace dos lunes fui al cine a ver una película muy pero que muy especial. Por un día y para celebrar sus treinta tacos regresaba la película que voy a comentar hoy, uno de los pilares de la historia del cine de acción y ciencia ficción y una que creó un sub-género. Es además una historia épica y con leyenda de la que nos reímos y hablamos pero que no vemos. Si alguien cree que iba a estar solo, craso error, el cine estaba PETADO, hasta la última butaca tenía un julay y lo primero que notabas al entrar es que allí no olía a coño, no había una sola pava en el cine y los únicos chochos en el lugar eran chochos de hombre, que tienen un aromilla más mierdoso. El pestazo a testosterona impactaba. Todos estábamos allí para ver Predator, película que se estrenó en 1987 en España con el título de Depredador.

Un julay le pega al puro que no veas

Cuando alguien se pregunta la razón por la que Arnold Schwarzenegger se convirtió en una estrella en todo el mundo y quizás hasta en el resto del universo, hay dos películas que se bastan para explicarlo y esta es una de ellas. Esta historia es una de las mejores películas de acción y de polladas de la historia. No hay tiempo para ñoñerías, no hay morralla psicológica, no hay minutos derrochados en explicarnos lo que ha hecho que esos hombres sean así, esto empieza directamente con los helicópteros descargando los soldados y a partir de ahí, chimpún para todos. Un grupo de comandos ha de rescatar a unos secuestrados en la jungla o eso creen ellos porque la operación de entrar, rescatar y salir por patas se complica que no veas cuando un malaje truscolán los empieza a matar de uno en uno y sin que ellos puedan hacer nada.

Ya no se hace cine como este, rebelde y pillín y sin que les importe un pito lo políticamente correcto. Los tíos son como los julays de verdad, malas bestias que dicen lo primero que les viene a la cabeza. Arnold Schwarzenegger rebosa de acento austriaco cuando habla en inglés y uno se pregunta como coño puede ser un marine si ni es gringo ni mejicano pero es que la vida es así de linda y para redondearlo, todos en el equipo lo llaman DUTCh, o sea, holandés para los más incultos entre vosotros los sub-humanos. La historia avanza entre escenas flipantes y para una película en la que hay un pequeño equipo, resulta increíble la cantidad de chusma y gentuza que se cruzan por la jungla que allí mueren cienes y cienes de julays pese a que parecía desierta y aún más increíble es que todo el mundo va con unas mochilitas como las de niños y sin embargo la munición no se acaba nunca y mira que la derrochan. La película tiene eso, es una parodia de un montón de cosas y te ríes y te ríes y te escandalizas y te vuelves a reír. Es una celebración de la camaradería y de las frases estúpidas, como decirle a la única pava que hay en pantalla, que es una rebelde capturada, que huya y se salve yendo al helicóptero de los gringos y lo más flipante es que ella, rebelde revolucionaria y todo lo demás, como el pollaboba de la coleta ese que pone la mano para que le den un aguinaldo cada vez que ve a un venezolano o un iraní, pues ella así como quien no quiere la cosa decide que está más a gustito protegida por los gringos. Este es un raro ejemplo de como una película con un montón de fallos, en nuestra memoria es un clásico y así la consideramos, pero no se le puede poner la máxima nota porque sería injusto para otras. Es un clásico en nuestro corazoncito corrupto.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y no has visto esta película con la manada, te escupo a la cara del asco que me das. Si eres un sub-intelectual y la has visto, vergüenza te debería dar por tu hipocresía. Épica y legendaria.

08/10

Tres años de constancia en el Duolingo

Hace un rato no muy largo que anunciaba que Acabé el árbol del neerlandés en el duolingo y noventa y seis días desde que pasé el hito de los 1000 días de constancia en el Duolingo y ayer crucé otra de esas líneas legendarias. Los tres años consecutivos haciendo mis deberes en el duolingo. Tuvimos un año bisiesto de por medio así que añadí el día extra de ese año a esta saga interminable de ejercicios. Llegué a ese instante tan importante en la vida de uno estudiando inglés para holandeses, que es el equivalente a la ingeniería inversa y dado que ya hice el holandés para ingleses, era el caminito natural para añadir a los tres cursos de italiano que estoy haciendo, el de italiano para españoles, italiano para ingleses e inglés para italianos. A los ratos que voy en el tren desde Hilversum a Utrecht les he sacado un partido que no veas y esos cuarenta minutos diarios me sirven para practicar un montón. Los fines de semana suelo hacer menos ejercicios pero entre semana es raro el día que no supero los cien puntos de experiencia.

La semana que viene veremos el paso por el 1100 y once días más tarde y si no me olvido tendremos el paso por el 1111 y después de este empacho a duolingo, regresaremos a la tradicional anotación cada cien días. Por ahora, nos quedamos con el pantallazo que demuestra que ya llevo tres años sin perder el ritmo:

TRES años seguidos en Duolingo