El Porcas de Distorsiones 01

A Good Day To Die HardHoy tenemos un suceso único e increíble. El domingo después de desayunar Poffertjes me di cuenta que acabamos de entrar en el siglo XXI (equis-equis-palito para los intelectuales de la numerología) y prácticamente andamos en el tercer milenio después del Gran Adulterio que marca nuestro calendario y a mí me pilla experimentando con nuevas-viejas tecnologías y formas de in-comunicación. Ya dije allá por enero de este año en la Hoja de ruta del 2013 que uno de mis propósitos para el 2013 era hacer un Podcast, que para aquellos menos agraciados en el reparto neuronal es una especie de programa de radio que hacen uno o varios julays, que se puede descargar y al que te puedes suscribir. Bueno, cumplo todos los requisitos salvo lo de la suscripción ya que por ahora lo considero una pequeña afición y a menos que cuaje no quiero perder demasiado el tiempo con esto.

Un buen Podcast suele tener al menos dos julays por aquello de la interacción y porque son más amenos. Mirando la lista de aquellos a los que estoy suscrito, todos están hechos por parejas, tríos, cuartetos y similares. No hay ninguno en plan solitario ya que eso es sermonear. Por desgracia el suministro de hispanohablantes a mi alrededor (en los Países Bajos) es muy limitado y que estén chiflados y compartan mis escatológicos gustos hace que encontrar uno sea poco menos que imposible. Por ello he optado por el sermón y una vez lo decidí solo tenía que elegir algo de lo que hablar. Primero pensé en contar algún sucedido, algo del estilo del viaje a Granada de hace unos años pero me da pereza. Hice una prueba hace algo más de una semana con la versión radiada de Un patinaje inesperado y acabé con una pieza antológica de casi diez minutos y de alguna manera me las apañé para borrarla. El viernes tras ver en el cine La jungla: Un buen día para morir ? A Good Day to Die Hard tenía toda esa mala sangre en el cuerpo y se me ocurrió grabar uno desbarrando sobre alguna película y el domingo lo hice y me gustó, así que decidí que mi Podcast sería de cine. El nombre lo tengo desde tiempos inmemoriales y no puede ser otro que el Porcas de Distorsiones por aquello de distorsionar el concepto. Macerando el concepto llegué a la maquiavélica conclusión que la mejor manera de honrar adecuadamente los pallufos que veo es dedicándoles una homilía y desahogándome. El lunes mientras escuchaba un audiolibro, pedaleaba en bicicleta y pensaba en lo que iba a cocinar abrí una línea de pensamiento adicional y concluí que me había pasado dos pueblos con mi porcas original y debía volver a grabarlo. No sé por qué tenía la idea de haberme metido con todo grupúsculo viviente y haber conseguido ofender a todos o casi todos. Ayer por la tarde me senté de nuevo frente al micrófono (un Audio-Technica ATR2100-USB Cardioid Dynamic USB/XLR Microphone junto con un Nady MPF-6 6-Inch Clamp On Microphone Pop Filter) y traté de contenerme, moderarme y ser algo más comedido. ¡Tremendo fracaso, cristiano! Si la primera vez se me fue el baifo, la segunda fue aún peor y encima largué bilis durante veinte minutos. Como por desgracia para muchos tengo un Mac y no un PeCé, con el Garage Band le metí una cutre sintonía, le puse música gratuita de fondo y lo adecenté un poco. Con el enrale hasta le creé su propia página por si algún día crece y se independiza, un lugar llamado El Porcas de Distorsiones que por ahora podéis ningunear.

AVISO: Nada, repito y repito y vuelvo a repetir, NADA te puede preparar lo suficiente para escuchar el Porcas 01 y no flipar en colores. Yo creo que me reposeyó alguien de Raticulín porque no es posible que algo así lo haga un cerebro sano. Creo que no me he dejado ningún colectivo sin ofender pero si se me pasó alguno, me lo avisáis y la próxima vez los incluyo. Esto no es material apto para menores de edad, presuntos tocadores de niños que nos hacen creer que lo suyo es religiosidad, beatos, píos y similares. Debo haber batido todos los récords en existencia de vulgaridad. Es algo soez y malvado y por si alguien piensa ver la película, puede contar detalles que no deberíais conocer antes de sufrir ese esperpento así que tampoco es apto para personas que quieran ir a ver la película de la que habla.

AVISO 2: No hagáis mucha bulla. Esto es un secretillo, un pecadillo mortalmente venial y como por suerte en la mejor bitácora sin premios en castellano entramos cuatro gatos, no debería salir de nuestro círculo.

AVISO 3 y ?LTIMO: Olvídate y no sigas adelante. Esta es tu última oportunidad.

Si aún sigues aquí y lo quieres descargar para oírlo, está disponible en:

El Porcas 01

He optado por almacenarlos en Dropbox ya que los quiero tener en algún lugar fuera de mi bitácora y evitar problemas con el ancho de banda (sea lo que sea este concepto tan abstracto …). Como me siento particularmente generoso, si quieres escuchar la prueba que deseché la puedes descargar durante un corto periodo de tiempo de aquí.

He creado una nueva categoría, casualmente llamada Porcas para archivar estos engendros en el hipotético caso de que se me ocurra hacer algún otro. Si sigo con mi idea original, cada vez que alguna película consiga activar mi reverso zarrapastroso, tendremos un documento único e irrepetible. Y ahora … a flipar en colores ….

Publicada el
Categorizado como Porcas