Categorías
Maldivas Suiza

De Malé a Zurich

Hemos tenido una tremenda racha de vídeos maravillosos buceando y el último día, al regresar a los Países Bajos, me tocó asiento de ventana, en ambos vuelos, con lo que cierto ancestral ya se puede dar una jalá de cogotazos de puro gusto. Dicho esto, decir que como estos puede que sean los últimos vídeos de aviones en eones, lo he partido en dos, según los vuelos y hoy tenemos el más espectacular, el que me llevó con la aerolínea suiza Edelweiss, desde Malé, capital de las Maldivas, a Zurich. Conseguí hacer todo el regreso en un día aunque veremos vídeos de noche porque en aquella época del año, bien entrado noviembre, en Europa los días ya eran mucho más cortos en lo relativo a la luz solar y el Ancestral ya se lo puede ver unas cuantas veces porque como solo tenga un visionado me niego a poner el siguiente. En este caso, la parte espectacular está al principio, con el despegue y esa vista fabulosa de todos esos atolones e islas cuasi-sumergidas y que parecen flotar en el agua. Para celebrar esto he elegido la canción de Mecano titulada La Fuerza del Destino en una versión pachín con remix muy chula. En el aterrizaje tenemos la mierda de clima suizo, claro, como allí vive ahora la cerda esa asquerosa delincuente de la pelo-fregona truscolana, se les ha ido hasta el clima a tomar por culo en ese país.

Categorías
buceo Maldivas

La segunda parte de mi última inmersión en Kandooma Thila

Todo comienzo tiene un final y éste es el último vídeo de buceo de las Maldivas, lugar al que quiero volver. Este vídeo es el primo hermano de La primera parte de mi última inmersión en Kandooma Thila y de hecho la acción que veremos está empotrada entre los de ayer. Solo podemos acabar con música con sentimiento y con un título bien clarito y por eso he elegido It’s My Life, de Bon Jovi. Comenzamos directamente en el festival de tiburones y con un águila marina moteada que llega y hace una filigrana delante de la cámara con tiburón de espectador y yo llorando de alegría por ver aquello. Después llega otro grupo de águilas marinas y hasta vemos a los colegas agarrados a las rocas porque había corriente. Tremendo flipe cristiano. Tiburones, peces, un fondo marino precioso y águilas marinas moteadas, aquello es el puto paraíso. En algún momento algunos de los tiburones se acercan un montón. Hay un montón de momentos que juro por los lamparones de las bragas de Mafalda que tenía la sensación de estar en un acuario gigante.

Categorías
buceo Maldivas

La primera parte de mi última inmersión en Kandooma Thila

Cuando estuve en Malasia e Indonesia pensaba que ya no podría superar nunca jamás lo que vi buceando allí y en el mismo año y en una semana y en un solo sitio al que fui prácticamente todos los días en la primera inmersión, encontré maravillas que solo se pueden explicar con imágenes. Como mi vuelo era sobre las diez de la mañana del domingo, podía ir a la primera inmersión del día y aún así, tendría veinticuatro horas antes de volar, que es lo recomendado para sacarte todo el nitrógeno de las entrañas o algo así, que yo soy muy bruto. Esta primera inmersión era mi última y por supuesto, yo no les di opción y todos sabían que sería a Kandooma Thila, el lugar que nos ha dado tantos momentos épicos y legendarios. Creo que esta es la primera vez en la que cambio el orden de los vídeos. La razón es que en el medio de la secuencia, hay uno solo que dura unos cuatro minutos y pico y que será el que veamos en la segunda parte, así que aquí tenemos lo que grabé antes y después de ese vídeo pero como fue en el mismo lugar, ni se nota. Para esta secuencia increíble he elegido la canción Being Boring de los Pet Shop Boys.

Este empieza directamente con águilas marinas moteadas, un montón de ellas, volando en el agua, preciosas mientras nosotros bajábamos y tiburones enormes. La secuencia acercándome es ESPECTACULAR, al comienzo, con tres águilas marinas y un tiburón grandíaimo en el mismo plano. Esos animales son bellísimos. Después vemos una cantidad dantesca de peces disfrutando de la corriente y allí hay más águilas, más tiburones, aquello era una despedida de todos los bichos que se acercaron para decirme adiós. Precioso el ver esos tiburones pasando junto a los peces sin que les pase nada y con águilas marinas en el fondo. Esto es lo contrario de aburrirse, esto es V-I-D-A. En toda esa inmersión los tiburones no dejaron de venir, cuando acabó estuve por quedarme allí de por vida. Más tarde pasa otro grupo de águilas marinas, más tiburones, es que aquello no tenía final y cuando nos estamos marchando y vamos pegados al fondo, dos tiburones enormes delante de nosotros y para acabar, mirando hacia el fondo, como diez tiburones en formación diciéndome adiós. Épico y Legendario:

Categorías
buceo Maldivas

Empacho de corales en Dhandi Giri

Llegamos a la última inmersión de mi penúltimo día buceando en las Maldivas y que también fue mi penúltima inmersión. El relato está en Prácticamente al final de la semana de buceo y esta última fue de relax y paseíllo en un lugar muy bonito y con muchos corales llamado Dhandi Giri. La música elegida es la canción The New Great Depression del grupo The Moth & The Flame, que parece hasta un aviso de la que nos va a caer sin ilusión ni fantasía, pero es que además la canción es muy bonita. El vídeo en sí es un paseo por un pináculo petado de corales y de los billones y billones de peces que usan los corales para esconderse, con lo que más bien es un paseíllo y puedo prometer y prometo que no sale ni un solo tiburón, ni una sola aguila marina moteada y creo que una sola morena, aunque al principio en un coral naranja hay un precioso pez hoja que no sabréis apreciar por la incultura tan grande que hay en el mundo. Tenemos corales blandos y duros, de formas espectaculares, con primos del pez Nemo en su interior, aquello era un pequeño paraíso. En el tramo final se supone que estoy esperando que un pulpo salga de donde se escondió pero el cabrón tenía más paciencia que yo aire y ganó él. En el tramo final también estábamos en un lugar más cerca de la superficie y con la luz del sol hay un color en los corales que ni te lo crees.