Casa flotante de madera

Casa flotante de madera

Varias veces por semana paso junto a la casa flotante que vemos hoy porque está en mi ruta hacia el cine y junto a un puente de bicicletas por el que paso. La base del edificio es un barco fluvial pero en este caso, es como si la hubiesen hecho por su cuenta, como un proyecto de esos para matar el tiempo. Lo primero es la elección de la madera, algo rarísimo y que yo sepa, en Utrecht, solo hay otra. Lo segundo es el diseño, que no hay por donde cogerlo. En la proa tenemos dos niveles, y en la popa hay una especie de chimenea de manera que está sellada con un ventanuco, con lo que no se sabe muy bien lo que es o lo que aporta a la construcción. Por el diseño tan raro que tiene no hay puertas hacia el agua como en otras casas flotantes. El edificio que se ve por detrás tiene un café en su planta baja que los viernes y los sábados por la noche se peta de gente joven bebiendo y charlando de pie, algo que después evoluciona y pasas a preferir las mesas y el hacer esas actividades criando culo, que es más descansado.

Casa flotante petada de ventanas

Casa flotante petada de ventanas

Otro ejemplo de como se puede coger un barco, vaciarlo al completo y empotrarle una casa encima. Esta además intenta parecerse a una casa tradicional, excepto que tiene una cantidad ingente de ventanas, de todas las formas rectangulares posibles. En el lado de derecha hay dos niveles, con lo que imagino que en la planta inferior hay dormitorios y si os fijáis en el lugar en el que la estructura se eleva, hay también ventanas en esa zona. El barco no es muy ancho, con lo que los metros cuadrados en esta casa están muy limitados. La zona de la cocina está por el lado de la popa, el izquierdo. En lugar de terraza tiene las puertas esas que se abren directamente al agua.

Casa flotante petada de paneles solares

Casa flotante petada de paneles solares

Otra casa flotante construída sobre un barco descabezado. En este caso es más agradable a la vista y si os fijáis en el techo hay doce paneles solares, con lo que es probable que los dueños tengan capacidad para ordeñar hasta 3000 W de energía solar, y al contrario que en España, en Holanda se puede meter en la red eléctrica el exceso generado. Se ven un par de ventanas en la zona central (por debajo), con lo que no parece que se aproveche toda la parte inferior. Ayer volvía a mi casa desde el cine en bici junto a este canal y descubrí que una de las casas flotantes ha desaparecido, queda el solar y su jardín pero parece que se han ido de vacaciones con su casa flotante. O eso, o van a poner una nueva en el lugar. Creo que no lo he comentado pero en Utrecht, hasta hace unos cinco años, el barrio rojo era en el norte de la ciudad, en casas flotantes sobre el río Vecht. La gente pasaba con sus coches o bicis y cada casa estaba llena de entradas a los cuartos de las putas, que se exponían en sus escaparates. Era un auténtico barrio rojo, sin los millones de turistas del de Amsterdam y lo cerraron porque se descubrió relaciones con criminales. La nueva zona seguirá siendo en casas flotantes y tendrá una capacidad para ciento cuarenta y cinco putas, todas en una gran línea con lo que facilita mucho la tarea a los chamos que se quieren ir de putas. Está lo suficientemente lejos del centro para no convertirse en un lugar de procesión de turistas.

Casa flotante en celeste

Casa flotante en celeste

Una nueva casa flotante que muestra que del barco original dejaron la parte inferior, le quitaron todo lo que estaba desde la cubierta hacia arriba y empotraron la keli enl a misma. En la parte inferior añadieron ventanucos para las habitaciones en ese nivel y que por su posición, están en el techo de esas habitaciones y no son muy grandes. El barco no parece muy ancho. En la planta superior, al nivel de la calle, lo normal en Holanda es que todas las zonas estén intercomunicadas, sin pasillo, con lo que pasas del salón a la cocina y otras zonas. Me pregunto si en la planta inferior irás de un dormitorio a otro pasando puertas o habrá un pequeño pasillo por uno de los laterales del barco para dar cierta intimidad. Recuerdo un piso en Madrid que tenía todos los dormitorios encadenados y cuando el del último quería ir al baño de noche, iba pasando por los otros dos dormitorios. La distribución de aquella casa me pareció terrible. En la foto se puede er a dos chiquillos jugando y también el pequeño refugio en el lado de la izquierda bajo el que se oculta una pequeña barca.