Faro de Sardina

Faro de Sardina

Faro de Sardina, originally uploaded by sulaco_rm.

Acabamos este paseo por la costa norte de Gran Canaria en el faro de Sardina, silencioso vigilante de esas aguas y que está en un lugar con unas vistas muy bonitas. Sobre su piel un mensaje de amor eterno de algún chichón que posiblemente ya ha dejado a su loba y lo ha olvidado completamente.

Añadiré todas las fotos que hemos visto al álbum de fotos de Gran Canaria.

El iPhone sigue siendo el mejor

Han pasado casi ocho meses desde que cogí en mis manos por primera vez mi Jesus iPhone y la experiencia sigue siendo increíble. Juntos hemos descubierto que tenemos un montón de cosas en común, que llevar un teléfono al bolsillo vale para algo más que hacer llamadas y he logrado la convergencia entre la multitud de dispositivos que arrastraba hace menos de un año. Continuamente leemos anotaciones de gente que lo critica y casi siempre me da la impresión que lo hacen sin siquiera haberlo usado. Uno de los puntos que siempre señalan es que su sistema operativo es CERRADO y te casas con Apple al comprarlo. Debo ser tonto del culo porque jamás he logrado poner nada en mi Sony Ericsson k800i, o en mi antiguo Samsung o incluso en el supuestamente más abierto HTC Wizard (también conocido como MDA Vario). Todos ellos eran cacharros creados por una compañía y en los que no dejaban ningún resquicio para nada. ¿Quiero que apple me de la libertad de instalar otros sistemas operativos en mi iPhone? ¡Joder, NO! Quiero que siga funcionando tal cual lo ha estado haciendo y no deseo tener un trasto que peta cada momento y que para cuando quiero hacer algo, me veo abocado a resetearlo.

Otra de esas grandes carencias es la falta de teclado. Envío alrededor de diez SMS diarios y jamás he tenido problema alguno con el teclado en la pantalla. Escribo rapidísimo y con la ayuda del corrector incorporado, lanzo mensaje tras mensaje en holandés, inglés y español sin que añore el tener el teclado del HTC Wizard, una coña deslizante que me obligaba a poner el teléfono en modo apaisado y que ni siquiera me daba más velocidad a la hora de escribir.

Recargo mi teléfono cada dos días, usándolo a diario para navegar un montón por internet, hacer fotos, para enviar y recibir correos y mensajes, jugar, escuchar audiolibros, podcasts y música, sincronizarlo con mis calendarios, contactos, actualizar mi lista de tareas (que almaceno en toodledo.com), mirar la previsión del tiempo o el mapa de nubes holandés (y evitar así los chaparrones cuando voy a usar la bicicleta) y pese a tenerlo en mis manos gran parte del día, la batería está a la par de la del Sony Ericsson k800i y este no lo usaba para nada más que llamar, enviar mensajes y navegar por internet.

Alguien me comentó un día lo mierdosa que es la cámara así que le enseñé alguna de las fotos que había hecho con la misma y se quedó callado. Tiene más calidad que la cybershot de 3 megas de mi anterior teléfono, el cual, pese a chulear de la buena cámara que lleva incorporada, consigue joder un setenta por ciento de los momentos fotográficos que quiero inmortalizar. Ese mismo teléfono me ponía de los nervios al navegar por Internet, la experiencia era siempre muy negativa, con una pantalla minúscula y con frecuentes errores a la hora de interpretar el código de las páginas. Aún peor era el no poder visitar mi propia bitácora porque se negaba a cargarla pese a funcionar sobre wordpress. Terminé poniendo todo tipo de plugins especiales para que al detectar aquel trasto, cargara una versión reducida y mierdosa con el contenido básico. Y mira que probé otros navegadores. Instalé uno de Opera que tuve que dejar de usar después de unos días porque no era gratis y me negaba a pagar por algo que no me dejaba satisfecho. Después instalé uno de código abierto, en versión muy primigenia y fue más de lo mismo, básicamente una mierda y así, me veía abocado a usar el RSS como forma de navegación. Ahora veo las páginas tal cual las hacen sus autores, cargan muy rápido y tengo la experiencia completa de la web y no echo en falta el famoso contenido flash porque ni en el firefox que tengo en el trabajo o en mi casa veo ese contenido ya que ahí también lo bloqueo.

Finalmente, un colega me dijo que no podía copiar y pegar. Sonaba como si se fuera a caer la luna del mismo cielo y llegaría el fin del mundo. Después me paré a pensar y jamás he copiado y pegado en ninguno de mis teléfonos anteriores, es una función que no me sirve de nada, de la misma forma que no necesito mensajes MMS porque en toda mi vida solo he recibido uno, en la época de mi teléfono Samsung que supuestamente los podía manejar y sin embargo el teléfono no fue capaz de abrir aquello y nunca llegué a saber cuál era el contenido de dicho MMS.

Así que en estos ocho meses, mi iPhone ha viajado conmigo por medio mundo, hemos patinado sobre un canal en Kinderdijk junto a los molinos de viento (el lugar en el que le hice la foto), ha estado en las playas de Gran Canaria, subiendo a la torre Eiffel, de caminata por montañas, corriendo detrás de ciervos en el bosque y en todos esos lugares siempre se ha portado como un compañero leal y una herramienta muy útil que me ayuda siempre que lo necesito. Sin lugar a dudas, el mejor teléfono que he tenido en toda mi vida.