Barca y bosque de palmeras

Barca y bosque de palmeras

Otra foto que hice en la isla de Duy Vinh de una laguna (aunque estoy convencido que estaba conectada al mar por algún lado) rodeada por un espeso bosque de palmeras y con una barquilla con sus ojitos. Por la vera derecha se puede ver la keli de alguien. Al estar la barca allí, supongo que alguien estará pescando allí. El precioso azul del cielo engaña un montón, se ve idílico pero estábamos a cuarenta y pico grados y el calor era truscolán.

Ojito en la barca

Ojito en la barca

Esto es algo que he mencionado varias veces y que es muy común en todo el sudeste de Asia. Los pescadores y marineros están obsesionados con bestias terribles que viven bajo el agua y que al parecer es la evolución acuática de los truscolanes, esa miasma repelente y repugnante que habita sobre la tierra y que podemos ubicar fácilmente en ese lugar que no es nación y por su mierda de intento de lengua. Uno de los lugares que visité en la isla Duy Vinh fue un astillero o más bien, el taller de un chamo que hace barcas y que cuando ya las va a terminar, les pinta sus ojitos para proteger a los pasajeros de los monstruos marinos y los truscolanes.

Llevando carga con la barquilla

Llevando carga con la barquilla

A veces lo que prima es maximizar la cantidad de carga que puede llevar uno en su chalana y si hay que meterse en el agua con ropa y empujarla, pues se hace y ya está. Eso debió pensar el chamo de la foto mientras llevaba su carga en su barquilla. Lo vi cuando estuve en la isla Duy Vinh haciendo una excursión en bicicleta. Una de las ventajas de los cuarenta y pico grados de temperatura es que al cuarto de hora de salir del agua está sequito.

Barca en el delta cerca de Hoi An

Barca en el delta cerca de Hoi An

Un hombre (o una mujer) se desplaza en barca por el delta. El río en esa época del año no es muy profuso y en lugar de remar, usa un palo para empujar su barca. En la parte delantera, los ojos pintados que llevan absolutamente todos los barquillos vietnamitas y de otros países del sudeste de Asia ya que piensan que les protegen de los monstruos que se mueven bajo las aguas. Estos no saben que los truscolanes son animales de superficie.