Embarcadero larguísimo en el lago Inle

En uno de los lados del lago Inle hay un larguísimo embarcadero que se adentra en el mismo. Está cerca de los arrozales y aunque le pregunté al capitán de mi chalana, creo que no me entendió en absoluto, algo fácil de creer visto el mínimo nivel de inglés que tenían por allí. Al acercarme a tierra el hombre me dejó casi en el orilla, junto a unas escaleras que te permitían subir al embarcadero y cuando regresé estaba esperándome al final del mismo, con lo que andé sobre este enorme embarcadero e hice algunas fotos, como la del hombre remando con el pie que vimos la semana pasada.

Otro hombre remando con la pierna en el lago Inle

Otra foto en la que podemos ver a un birmano remando con la pierna en el lago Inle. En este caso, el punto de vista es más elevado y se puede apreciar mejor. También vemos que su parienta iba en la barca y colaboraba remando en una posición exótica pero más tradicional. La foto la hice desde un larguísimo pantalán que se adentraba en el lago y que creo que veremos en otra foto. En esta foto también se puede ver lo simples que son las barcas.

Pescador en el lago Inle

Pescador en el lago Inle

Pescador en el lago Inle, originally uploaded by sulaco_rm.

Todo lo que rodea al lago Inle es fascinante pero lo que me dejó flipando en dieciséis dimensiones y media y que cuando lo vi no me lo podía creer era lo de remar con la pata estando a la pata coja en el barco. El pescador que aparece en la foto lanzando la red no estaba estático, estaba moviendo el barco y lo hacen de esa manera, remando así. Veremos otra foto con otro hombre haciéndolo. He visto gente en barcas a remo en multitud de países asiáticos y este tipo de manera de remar es exclusivo del lago Inle y de sus habitantes. Mencionar también la faldita típica de los hombres, la cual, algunos elegidos como un servidor, tenemos y usamos en la intimidad. La mía no es tan sosa como esa y tiene varios colores azules, muy moderna.

Cultivando arroz junto al lago Inle

En la otra orilla del lago estuve visitando un poblacho y un cutre-monasterio. Lo más interesante de la zona era un larguísimo embarcadero que se adentraba en el lago y que supongo que usan cuando el nivel del agua es muy alto y los fascinantes campos con arroz, de un verde intenso y en el que tuve suerte y hasta tengo un chamo con el gorrito típico trabajando en el lugar.