Entrada a un templo en My Son

Entrada a un templo en My Son

En la fachada del templo que vemos hoy se pueden ver las esculturas que lo adornan. Todos estos edificios se hicieron con ladrillos rojos y las esculturas se tallaban sobre los ladrillos. Las técnicas de construcción de los Champa son un misterio, aunque se piensa que los ladrillos eran horneados para endurecerlos pero no se han puesto de acuerdo en si primero horneaban los ladrillos y después los ponían o construían y después pegaban fuego a la pared para endurecer los ladrillos. Tampoco tienen muy claro como pegaban los ladrillos entre ellos. El templo de la imagen era bastante pequeño y obscuro que no veas.

Turistas caminando en los templos de My Son

Turistas caminando en los templos de My Son

My Son está a unos cuarenta kilómetros de Hoi An y desde allí se organizan un montón de visitas. Por lo general, te llevan super-temprano, para evitar el bochorno y en el regreso van hasta el río que desemboca en Hoi An y vuelves en barco, que fue el que yo hice. Pese a que llegamos allí tempranito, los cuarenta y pico grados no nos los quitaba nadie. En la foto podemos ver los restos de uno de los templos, este supongo que está restaurado y la gente caminando entre las ruinas. Podías seguir al guía y escuchar sus explicaciones o ir por tu cuenta.

Pequeño museo arqueológico en My Son

Pequeño museo arqueológico en My Son

En uno de los templos que quedan en pie en My Son han habilitado un pequeño museo con algunas de las piezas que estaban en las fachadas de los edificios. El museo está en una de esas construcciones restauradas, se puede ver por la extraña combinación entre las paredes y el techo, uno parece viejo y el otro cutre. La imagen de la estatua seguramente es una truscolana, ya que la única razón para tener ocho manos es para poder robar más, como hacen siempre los truscolanes, que no son nación.

Templos en ruinas en My Son

Templos en ruinas en My Son

En las fachadas de algunas de las ruinas se puede ver perfectamente la decoración que tenían los templos en su día. Algunos de ellos, como el que está en el medio de este trío, se ven en tan buen estado que supongo que fueron restaurados por arqueólogos ya que dudo que hubiese una diferencia significativa en la calidad de los materiales de construcción. El lugar está siempre amenazado por la jungla, que busca la manera de cubrirlo y recuperarlo.