Una entrada a los túneles Cu Chi

Una entrada a los túneles Cu Chi

Ya vimos una foto de uno saliendo de los túneles Cuchi y en la zona hay también unas pequeñas entradas que supongo han acondicionado para los turistas. Este hoyo con escalones tiene su intringulis. Fijaros en el pequeño agujerito al fondo a la derecha, esa es la entrada del túnel. Sé de varios comentaristas del mejor blog sin premios en castellano que por ahí no pasan ni de coña. O te metes de cabeza desde arriba o entras con las pezuñas por delantes pero en ese pequeño tubo no hay espacio para más nada. En un par de fotos veremos una entrada que agrandaron para que bostas y similares puedan bajar, pero que no es auténtica, esto es lo real, un agujero minúsculo. En el interior de los túneles había un montón de humedad y por supuesto no hay electricidad alguna. En la zona también había cráteres que dejaron las bombas que regalaban los gringos a los vietnamitas con gran amor.

Trampa para soldados

Trampa para soldados

Como los vietnamitas del sur y los gringos andaban buscando la manera de meterse en los túneles de Cuchi y hacerle pupita de la mala a los comunistas, estos idearon una serie de trampas en la zona en la que los túneles salían a la superficie. Aprovechando que allí crece la hierba a destajo, creaban fosos y los llenaban de pinchitos y ponían unas tapas como la que se ve en la foto. El soldado venía corriendo, caía dentro y con suerte no moría y se quedaba allí chillando como cerdo en matadero. Esta idea, que no han patentado los vietnamitas, se podría volver a usar, por ejemplo poner unas cuantas en las zonas públicas para el día ese de septiembre con la manifestación truscolana anual y así demostrarles el cariño tan grande que les tenemos. Habría que hacer también agujeros pequeñitos para los puioles, que esos con el agujero de un barreño tienen ya que la maldad está tan concentrada en ellos que casi no levantan un palmo del suelo.

Saliendo de los túneles de Cuchi

Saliendo de los túneles de Cuchi

La excursión más popular en los alrededores de Saigón combina la visita a la Santa Sede del Cao Dai con los túneles de Cuchi, los cuales son los más famosos de Vietnam, aunque particularmente diría que la DMZ que ya vimos hace un tiempo es mucho más interesante. Este es un extenso laberinto de túneles interconectados por el que se movían los comunistas para luchar contra los gringos y los del sur. En la foto vemos una de las estrechísimas salidas por las que se asomaban para matar chusma y gentuza. En nuestro caso, las dos chamas de las que podemos ver los patotes cuando vieron al negro pensaron que había una infestación de truscolanes y fueron a pisotearlo. Los túneles no son aptos para los obesos como vosotros.