Komodo día 2 – Mawan, tercera parte

Cuando revisaba todos los pequeños vídeos que hice en la inmersión en Mawan, he alucinado con la cantidad ingente y mensurable de contenido de calidad que obtuve en aquellos setenta minutos. Lo normal es que deseche y borre una parte considerable de lo que grabo al ver que es puritita basura o aburrido o ni yo mismo me lo puedo explicar. En este caso, además, es que ni siquiera sabía lo que estaba grabando porque la cámara, después de treinta segundos apaga la pantalla para ahorrar batería y no sabía ni siquiera si estaba apuntando en la dirección correcta y tampoco me preocupaba, ya que la máxima prioridad era el verlo con mis propios ojitos, pero parece que hasta apunté en la dirección adecuada y salvo por algunos momentos en los que la imagen está cambada como madre de rey, por lo demás todo bien. La música en este vídeo es la canción Be Still del fabuloso grupo The Fray, con un título muy apropiado ya que nos quedamos quietos como compresa de tetrapléjica para no asustar o molestar a los bichos. Comienza épico y legendario, con las dos mantas, una ninja (la totalmente negra) y que son un diez por ciento de la población y otra de las normales volando juntas en formación. Después las volvemos a ver más alejadas y sobre el minuto y medio se produce el despiporre máximo en el que todavía lo flipo cuando lo veo y tenemos una procesión de mantas avanzando hacia mi. Esto es lo más de lo más de lo más. Alguna de ellas pasa directamente sobre mi cabeza para darse el gustillo con mis burbujitas de aire. Yo si en ese momento se acaba todo ya daba por un éxito completo mis vacaciones en Komodo pero es que aún quedan casi doce minutos de vídeos, hechos en dos tomas, que veremos en las próximas anotaciones. A propósito, estos vídeos tienen dos moscas cojoneras en la parte inferior. La de la izquierda es del programa que limpia el azul y la derecha es la que nos recuerda que este es contenido exclusivo del mejor blog sin premios en castellano.

Komodo día 2 – Mawan, segunda parte

Continuamos en la segunda épica y legendaria inmersión de mi segundo día en el parque Nacional de Komodo, en Mawan, lugar conocido por sus estaciones de limpieza de mantas, ya que en esa inmersión hay dos de ellas. En el vídeo seguimos prácticamente en donde nos quedamos en la anterior, con la misma manta, antes de cambiar, aunque no me queda claro si estamos viendo otras mantas o es la misma. Lo que sí se a ciencia cierta es que la canción es Wings del grupo HAERTS, con un título muy pero que muy apropiado para lo que estamos viendo, que es peces volando con sus preciosas alitas. Justo antes de llegar al primer minuto la manta como que da un brinco hacia la superficie, espectacular y después baja haciendo un giro que todavía me pone los pendejos de punta cuando lo veo. Una de las razones por las que se acerca tanto a nosotros es que las burbujas que lanzamos al respirar al parecer le hacen cosquillas o algo similar y les gusta un montón y por eso, cuando ven buceadores en el fondo, se acercan continuamente para darse un gustillo. Resumiendo, otra pasada de vídeo mientras estábamos a muy pocos metros de profundidad, agarrándonos al fondo como buenamente podíamos, que en mi caso era usando una vara de aluminio que me prestó mi Dive Master y que te sirve para anclarte. Tengo al menos dos y una la he llevado a Gran Canaria pero como siempre intento ir con equipaje de mano, todos sabemos que es más que probable que me la bailen en los controles de inSeguridad de los aeropuertos y por eso no la llevo conmigo.

El islote de Depeldet en la playa de las Cabañas

En la playa de las Cabañas tenemos también el islote de Depeldet, que está tan cerca que se puede ir andando porque el agua no es profunda. Si os fijáis bien en la foto, a la derecha se pueden ver unos cables y desde la carretera, había una especie de tirolina para mover mercancía entre el islote y la isla de Palawan. También había en el lugar un edificio pero al menos cuando yo pasé por allí para ir a la playa no había nadie en el mismo. Este islote seguro que se cuela en alguna otra foto más general.

Komodo día 2 – Mawan, primera parte

Ya lo dije ayer que a partir de ahora y por Dios sabe cuánto tiempo, el mejor blog sin premios en castellano se va a convertir en la nueva MANTAPEDIA y todo por culpa de una única inmersión que duró setenta minutos, ya que yo me negué a subir a la superficie después de una hora porque íbamos sobradísimos de aire y estábamos a tres metros de profundidad y en el lugar en el que me encontraba se había dado una conjunción mágica y las mantas no paraban de llegar y jugar delante de nosotros. Ya llegaremos a ese punto pero como son veinticinco minutos, aún faltan algunos vídeos y hoy tenemos más o menos los primeros cinco minutos grabados (que no de inmersión), acompañados por la canción Revolution del grupo Unsecret y en la que colabora la divina Ruelle. En la primera parte del vídeo aparece a lo lejos, entre tinieblas marinas, una manta y hace una batida cerca, algo precioso. Es una manta normal, de las que tienen la parte inferior blanca y que componen el noventa por ciento de la población del parque Nacional de Komodo. La vemos de cerca en el segundo segmento, volando bajo el agua y dando vueltas en una estación de limpieza, que es en donde estamos y a donde viene para que los pececillos se coman sus parásitos. Nosotros estamos agarrados al fondo como buenamente podemos. El vídeo es flipante y la manta en algunos momentos está prácticamente a mi lado. Pasados los tres minutos y medio está tan cerca que si se tira un peo me asfixia y vemos los pececillos limpiándola por todos lados. Esto fue épico y legendario.