Caminando por el centro de Sofia

El relato comenzó en Un largo viaje a Sofia

Gracias a que ya tenemos días eternos, aunque técnicamente tenía menos de medio día en Sofía, lo pude aprovechar un montón y ver varias cosas. La chica que me alquiló la habitación me mandó un posible recorrido y lo apuré al máximo y me vino muy bien. Casi en la puerta de la casa y visible desde la terraza de mi habitación está la Opera y el ballet Nacional, así que fui por delante a hacer una foto del edificio.

Al lado del edificio había la estatua de un chamo que definitivamente debía ser de la parte de la ópera porque no me imagino a ese leño haciendo ballet. El colega tiene un tripote que se ve que no desperdiciaba ni las colas ni las cabezas de las gambas cuando comía. Desde allí me acerqué a la Sveta Sofia o la iglesia de Santa Sofia, a unos doscientos metros de donde me hospedé y que es una de las iglesias más importantes de la ciudad. Esta es la segunda iglesia más antigua de la capital búlgara y se remonta al siglo VI (uve-palito). Entre otras cosas, gracias a esta iglesia la ciudad tiene su nombre. La iglesia se construyó en un lugar en el que desde siempre hubo templos y por eso, lo más interesante es visitar el museo subterráneo que hay en la misma y en el que recorres toda esa historia. La iglesia tiene unos mosaicos muy bonitos, tanto en el sótano como en la nave principal. En uno de los laterales de la iglesia, en la calle, está el monumento al soldado desconocido con su llama eterna que algún día se apagará.

Sveti Aleksandar Nevski

Sveti Aleksandar Nevski, originally uploaded by sulaco_rm.

Casi al lado tenemos la Sveti Aleksandar Nevski o Catedral de Alejandro Nevski, un pedazo de templo precioso por fuera y que es la sede del patriarcado de Bulgaria. Se construyó en honor a los rusos caídos durante la liberación de Bulgaria del Imperio turco casi a finales del siglo XIX (equis-palito-equis), con lo que no es un templo muy antiguo, pero lo que le falta en añejo, le sobra en estilo, al menos por fuera. En su interior no dejaban hacer fotos aunque escondiéndote adecuadamente se puede hacer alguna. La iglesia está en una rotonda, aunque por suerte no hay mucho tráfico en la zona y se puede cruzar sin jugarte la vida. De esta catedral se dice que es la mejor representación de construcción ortodoxa en el universo y en su interior caben cinco mil personas y no hay ni una silla para ellos. La cripta tiene una galería de arte búlgaro con muchísimos iconos ortodoxos. Por la zona hay un mercadillo de cacharros antiguos que visité, aunque vamos, tampoco vi nada interesante. Después me acerqué a la zona del edificio de la Universidad, o uno de ellos, ya que espero que tengan algún otro:

En la puerta del edificio hice un cutre vídeo en el que se pueden ver los alrededores. El día era fabuloso, con una temperatura deliciosa. Si no puedes ver el vídeo anterior, prueba aquí. Mi antención, que desde siempre es muy voluble, me llevó hacia el Pametnik na Savetskata armia o el Monumento al ejército soviético, una mole construida obligados por los rusos y en el que un soldado soviético al parecer reparte amor y cosa buena a una mujer y un hombre búlgaro. El monumento se construyó en 1954 y es el objeto favorito de los que hacen graffittis, que lo cubren cada dos por tres, algo que cabrea soveranamente a los rusos.

Estatua de los Slaveikovs

Estatua de los Slaveikovs, originally uploaded by sulaco_rm.

Desde allí me acerqué a ver la Estatua de los Slaveikovs, dos poetas, padre e hijo, famosillos locales y que están en la plaza que lleva su nombre. En la zona hay un mercado de libros usados y es una parte de la ciudad muy animada y llena de búlgaros curioseando, comprando o tomando algo en una terraza. Desde allí seguí para ver el edificio del presidente de la República de Bulgaria y casualmente estaba sucediendo el cambio de guardia en la puerta.

Hice un vídeo antológico de parte del evento. En la zona había como diez parejas de novios haciéndose fotos y se turnaban en este y en aquel rincón. El edificio esconde en su patio interior la Rotonda “Sveti Georgi”, el edificio que está considerado el más antiguo de Sofia y una iglesia de comienzos del cristianismo. Los comunistas no impedían la práctica religiosa, pero rodeaban las iglesias con otros edificios para controlar a los que iban y marginarlos. ESta iglesia la construyeron los romanos en el siglo IV (palito-uve) y tiene unos frescos espectaculares en su interior.

Después me acerqué a ver uno de los megalómanos edificios que construyeron los comunistas en el lugar, o en realidad los tres que hicieron y que a falta de un cuarto, no crean una plaza. Desde allí me acerqué a la estación de metro de Serdika. En la misma estación hay una pequeña iglesia, la Sveta Petka Samardjiyska que está como medio enterrada en la calle. También por allí está el Tsentralni Hali que es una especie de edificio de mercado que ahora es más bien un lugar para comprar comida, en el que hay puestos de souvenirs y poco más. Por detrás del mismo está la Sinagoga Central de Sofia y enfrente al mismo está la mezquita Banya Bashi, con lo que dos grupos de enemigos prácticamente se están mirando las caras y separados por muy pocos metros.

Regresé a la casa, dejé la cámara y me fui a cenar al restaurante Pri Yafata en donde me puse ciego a carne de cochino. Una embolichada que no veas. Después me retiré a mis aposentos ya que al día siguiente me esperaba un tute que no veas.

El relato acaba en La iglesia de Boyana, el monasterio de Rila y el regreso

Por sulaco

Maximus Julayus

4 comentarios

  1. la ciudad me gustó y es muy agradable para visitar. Más bien es que estoy agobiado tratando de acabarlo todo antes de marcharme. Esto es como una maratón. Todos los días de esta semana me he despertado cinco horas y media antes de la hora Virtuditas.

  2. ¿Quién te manda? Te metiste solito en berenjenales!
    Espero que ahora estés disfrutando por Asia más relajado. Enjoy.

Los comentarios están cerrados.