Categorías
Cine

Mijn Rembrandt

He optado por bajar el ritmo y comentar solo dos películas en el fin de semana para que las pocas que me quedan me duran unas cuantas semanas, o más concretamente, tres, con lo que igual hasta tengo que tomar medidas más drásticas, ya que en los Países Bajos el gobierno ya anunció que ni cines, ni teatros, ni estadios, ni restaurantes estarán abiertos antes del uno de junio, con lo que este será el periodo más largo de mi vida sin poner un pie en un cine y cuando finalmente los abran, juro que iré durante dos semanas todos los días a ver almenos una película, quizás hasta dos o tres. La de hoy es el último documental que vi antes de la prohibición y el aislamiento. Se titula Mijn Rembrandt y no está previsto su estreno en España, aunque lo querían titular truscoluña no es nación.

Un puñado de julays están obsesionados con la obra del maestro Rembrandt, que no era truscolán-de-mielda.

Rembrand es uno de los grandes maestros de la pintura, un genio y quién no lo puede ver, merece que le arranquen los ojos y se los piquen para que no se los puedan volver a pegar. En este documental seguimos a varias personas que han caído bajo su hechizo, como el chamo, marchador de arte, que en una subasta se huele que aquello que ofrecen es un Remrandt, lo compra y finalmente conseguirá la validación de los expertos y se verá envuelto en una gresca con una chama que le tiene ojeriza, o el millonario que se deshizo de su empresa y con los billones se dedica a comprar Rembrandts y cederlos a museos, o la alianza entre los gobiernos francés y neerlandés para pujar y comprar un par de Rembrandt y compartirlos o el inglés ricachón de fortuna rancia que tiene uno y que busca el mejor lugar de su keli para colocarlo. Poseer un Rembrandt, estar cerca de uno de ellos, es algo mágico y de eso trata el documental.

Reconozco que entré al cine convencido que me daría un jamacullo en los primeros diez minutos y me pasaría el tiempo durmiendo pero resultó que la historia me cautivó, todos los que salen, cada uno con su línea argumental, cuentan relatos fascinantes de como se enganchan a la obra de ese genio y no pueden hacer nada para luchar contra esa obsesión. El documental está bien hecho, es ameno y consigue que nos involucremos emocionalmente. Toda una pequeña sorpresa, con el añadido adicional de ver algunos Rembrandt que no son de los más conocidos pero en los que se puede ver la mano del maestro y la fascinación de escuchar a expertos hablando de su obra y prácticamente teniendo orgasmos frente a la cámara.

Esto puede matar y matará a cualquier miembro del Clan de los Orcos que lo vea pero sí que puede gustar a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Categorías
Cine

Richard Jewell

Cualquiera que llegue al Mejor blog sin premios en castellano por primera vez igual no lo sabe, pero aquí somos super-fans de Clint Eastwood, uno de los grandes directores gringos y yo veo todas y cada una de sus películas como eventos religiosos, con devoción y cuando el fin del universo se me venía encima y me temía que en cualquier momento cerraran los cines, no dejé de ir al pre-estreno sorpresa de la semana para ver su última película porque no tenía claro que existiesen los cines para cuando llegara su estreno en los Países Bajos. La película se titula Richard Jewell y en España se estrenó en enero con el mismo título y el lema de truscoluña no es nación.

Un julay embolichado hace una buena acción y la chusma y gentuza podemita lo hunde por ser un puto gordo de mielda

Resulta que un pavo que parece tener pocas luces, o quizás las justas y que vive con su madre, trabaja en seguridad en unos juegos olímpicos o algo así. El colega es como obsesivo compulsico cuando se trata de las movidas de la policía y en un concierto, observa algo raro y al final resultó que un friki podemita seguramente con Coleta y vínculos con Irán y la dictadura venezolana dejó una mochila con una bomba y gracias a él, prácticamente no hubo muertos. Primero lo ponen como un héroe hasta que la izquierda periodística rancia y roñosa va a por él y lo condenan en los medios de difusión y le hunden la vida aunque al final se supo que el hombre no lo hizo pero ya era demasiado tarde porque murió de coñas asociadas con su obesidad. O algo así.

Esta es otra de esas historias de Clint Eastwood en la que nos trae a héroes gringos que son personas normales y que en un momento de su vida, hacen algo que merece ser recordado y contado. El guión está bien hecho y nos lleva por la historia perfectamente y nos hace identificarnos inmediatamente con el obeso y vivir con él el acoso y el ataque de la prensa y sobre todo de una periodista que se puede calificar como una japuta de lo peor y me estoy quedando corto. El hombre será defendido por un abogado al que conoció unos años antes y veremos como el sistema judicial, sin pruebas algunas, lo condena de antemano porque si lo dice la prensa, aunque salga de la boca de una zurriaga zarrapastrosa, debe ser verdad. La película es un escandaloso viaje a través de las noticias falsas y del daño que pueden hacer. No conocía al protatonista de ninguna peli anterior pero sí a su madre, la fabulosa Kathy Bates, que borda su papel y que tiene algunos momentos épicos. La película no te deja indiferente.

Por descontado, esto no es cine para los miembros del Clan de los Orcos ya que no hay ni efectos especiales ni tetones rellenos de silicona de la peor. Esto es más bien el cine que gusta a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Categorías
Cine

El hombre invisible – The Invisible Man

Hay películas de estas que han vuelto a hacer que cuando ves el trailer por primera vez te preguntas con curiosidad por lo que debía estar bebiendo el guionista o fumando cuando vio la película en la que se basa para manteniendo el mismo título, acabar con una cosa que básicamente no tiene nada que ver con el original y hoy tenemos un buen ejemplo de estos. Por suerte en la Universal, después del pallufo de la anterior película, se les acabaron las ganas de conectarlas todas pero eso no los ha detenido y han hecho una nueva versión de The Invisible Man y creo que en España se estrenó antes de la hecatombe con el título de El hombre invisible.

Una julay acarajotada se pasa el día al borde de un ataque de nervios por la falta de chimpún

Una pava sale por patas de la keli de su novio ricachón y con el que se arrejuntó claramente por la guita y al parecer el chamo era un podemita malcriado de esos y la tenía fatal y la obligaba hasta a ver vídeos del Aló presidente como en España y Venezuela. Resulta que dos semanas después el pavo se suicida o algo así y tras esto, la chama hereda una guita y como una maldición o un embrujo y está convencida que el pavo se le ha metido en su keli y todo el mundo la toma por rechiflada y le recetan baños de agua helada para ver si se le quitan esos calentones, o algo así.

Esto es demasiado aburrido y como no hay hombre invisible, ya que no lo vemos hasta prácticamente el final, pues es que solo tenemos a una neurótica pasadísima y sobre-actuando a destajo. Ese fue el primer y principal problema, que es una película del hombre invisible que se centra en la pelleja que se chingaba y se olvida por completo del tipo. No hay sustos, no hay miedo, con lo que se cae del género pero que rápidamente y la historia tiene unos agujeros por los que caben galaxias enteras. Esto se hizo pensando en la gente que mira a la pantalla menos tiempo del que pasan mirando a sus teléfonos mientras están en el cine. Si el cine es entretenimiento, entonces esto es mal cine porque aburre, no tiene ni la gracia de la versión clásica ni el desparpajo de reinventarla y traerla a nuestros días. El final es lo que se puede denominar y denomino, una puta mierda, con sorpresa final que se veía venir desde antes de que comenzara la película.

No creo que sea cine para los miembros del Clan de los Orcos y mucho menos algo que guste a los sub-intelectuales con GafaPasta. Para combinar con una siesta tras una comilona.

Categorías
Cine

Emma.

Creo que sin quererlo, no me pierdo ninguna adaptación de las novelas de Jane Austen, más que nada porque su forma de escribir y las historias que contaba resultan siempre fascinantes y entretenidas y eso es algo que con tanto cine de efectos especiales no podemos despreciar. No es un cine muy popular y por eso, acabo yendo a la filmoteca y siempre me sorprendo porque la sala está petada al máximo, que para algo tan impopular, allí hay más gente que en las salas en las que ponen la misma estúpida película con gorilas que saben hablar matándose entre ellos. En fin, que así es la vida. La película se titula Emma. y en España estaba previsto su estreno con el mismo título para mediados de abril, pero ahora, no me queda tan claro.

Una julay casamentera acaba siendo empalada por un macho cabrío

Una pava rica o algo así, se dedica a celestinear su barriada periférica y juntar gente unos con otros porque ella está convencida que puede hacer las parejas super-hiper-mega perfectas. En sus manejes la va cagando pero bien cagada y por cada éxito acumula una serie de fracasos brutales, sobre todo con una pava que está encoñada de un campesino y ella la quiere juntar con un cura anglicano de esos que es más borde y pijo que’l carajo. Mientras, en sus bajos, tiene que el macho que está ciegamente enamorado de ella y la sigue como un perrito faldero ella lo ningunea y pone sus ojos en otro, o algo así.

Esta es una deliciosa comedia de las cagadas de una casamentera. Es fantástica y los diálogos, en su versión original, son como música en los oídos. El elenco es genial pero sobre todo brilla como siempre Bill Nighy, que en su madurez se ha convertido en un elemento imprescindible de muchas películas. A la protagonista la interpreta muy bien Anya Taylor-Joy, a la que no recuerdo de ninguna otra película pero que aquí está perfecta. Entre los machillos que están a su alrededor, Johnny Flynn es el que la sigue todo el tiempo y se ve, hasta cuando ponen la pantalla en negro, que está enamorado hasta las trancas de ella. Las escenas de los dos tomando té con Bill Nighy son fabulosas. Una película para sentirse bien.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, olvídate, esto es muy sofisticado para ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, yo creo que te puede gustar. Sin ser un clásico, está muy bien.