Free Guy

Este ha sido un año rarísimo en el que hemos tenido cosas que jamás pensamos que fueran posible, como ver los cines neerlandeses abrir por primera vez en el 2021 el cinco de junio, bien entrado el año, tener control de la capacidad del cine y hasta de las entradas y las salidas del mismo. Este año hemos tenido toques de queda, como en época de guerra, pero la guerra que luchamos es contra un virus podemita y truscolán y la miasma y la gentuza que niega su existencia. Hoy voy a comentar la película número cuarenta y seis del año y es la primera a la que le doy la máxima puntuación y la primera que he visto más de una vez. Se trata de Free Guy y en España se estrenó en agosto con el mismo título.

Un julay se encoña de una chocha y le quiere poner la pierna encima para que no levante cabeza.

Un julay que trabaja en una oficina de banco vive el mismo día una y otra vez hasta que le huele el potorro a una pava y se enchocha y a partir de ahí, cambiará la historia de la ciudad y del mundo y hasta del universo conocido, sin saber que es uno de los personajes que no juegan y que siempre están ahí en un videojuego.

Da igual lo que diga, esta es una joya, una perfecta película de verano para divertirte, para reírte a carcajadas, para disfrutar con las persecuciones y para poco menos que ponerte aullar en la traca final cuando todas, todas, todas tus sagas favoritas aparecen en una escena de pelea que encima está acompañada con una versión de una canción de Mariah Carey que le da de bofetones una y otra vez a la original. Salí tan alucinado del cine que inmediatamente reservé entrada para volver a verla porque pensé que igual fue un sueño, que esto es casi tan bueno como mis sueños, en los que vivo unas aventuras fabulosas todas las noches y resultó que no, la segunda vez fue quizás mejor que la primera y me llevó a la tercera y esta semana es probable que a la cuarta y quizás la quinta vez. Una gran parte del mérito lo tiene Ryan Reynolds, que está maravilloso y que aprovechó su vena cómica al máximo. Solo tiene un oponente capaz de robarle escenas, que no puede porque nunca están juntos en pantalla, pero Taika Waititi también está fabuloso y consigue que hasta nos encariñemos con el capullo de la película. Una película para toda la familia que encandila y que está llena de referencias al cine de las últimas décadas y a los videojuegos que nos han acompañado.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos y no vas con la manada al completo incluyendo las hembras, deberían echarte del Clan y obligarte a juntarte con la escoria podemita. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, tendrás que verla en casa para que nadie te señale pero lo harás y la disfrutarás.

Publicada el
Categorizado como Cine

Quo Vadis, Aida?

Resulta increíble como los humanos tropezamos en los mismos pedrolos una y otra vez y como nuestra historia no se cansa de repetirse hasta el hastío. Una semana antes de la debacle de Afganistán fui a la filmoteca a ver una película Bosnia que cuenta la historia de una intérprete y su familia cuando las Naciones Unidas salieron por patas y los dejaron tirados frente a los serbios. La película se titula Quo vadis, Aida? y al parecer se estrenó en algunas filmotecas españolas en mayo de este año.

Una julay se desespera por culpa de un puto cabeza-de-queso

En 1995, los serbios invaden la ciudad de Srebrenica, supuestamente protegida por las Naciones desUnidas y comienzan un genocidio de los hombres musulmanes. En el cuartel de la ONU, una traductora, sabiendo que la ONU se va y deja a los inocentes a su propia suerte, lo intenta todo, todo, todo para que los soldados se lleven a su marido y a sus hijos, mientras afuera, los serbios matan impunemente a la gente. Los soldados de la ONU eran neerlandeses y este es uno de los capítulos más vergonzosos del ejército neerlandés en su historia.

Todo comienza con la gente feliz y contenta y celebrando, hasta que llegan los serbios y comienzan la matanza. La película es bastante rápida, dura cien minutos y no hay tiempo para perderte en escenas superfluas. Es una patada en el hígado para los espectadores, que observamos horrorizados, algo que ha vuelto a suceder hace menos de quince días y que en esta ocasión fue culpa de los gringos y sus aliados, entre los que se encuentran España y los Países Bajos. La historia es durísima, desde el punto de vista de la madre, que no para de correr, de suplicar, de llorar, intentando lo que sea para salvar a sus dos hijos y a su marido. Salvo por los primeros minutos, esto es un drama en el que sabes que no hay final feliz. Llega un momento en el que se hace muy difícil seguir viéndola porque ya sabemos lo que sucederá. Tiene un epílogo con el que intentan darle un toque de esperanza a la historia pero igual se lo podían haber ahorrado, todos sabemos lo que sucedió.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, no está hecha para ti. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, este es tu cine.

Publicada el
Categorizado como Cine

Paolo Conte, via con me

Por suerte yo no me avergüenzo de mi incultura y así puedo reconocer y reconozco que el cantante del documental que voy a comentar hoy era para mí totalmente desconocido, aunque cuando llegamos a su canción más conocida, me suena por haberla oído en alguna película. Lo que me atrajo al cine es que era un documental italiano y ya con eso basta para despertar mi interés, además que procuro verlo casi todo. La película (o el documental) se titula Paolo Conte, via con me y creo que en España, de verse, será en alguna plataforma pero definitivamente no en los cines.

Un julay pueblerino rebuzna que no veas

Resulta que lo de los cantautores no era un invento español, que en otros países del mundo los tienen y en este documental seguimos la vida y éxitos de Paolo Conte, un cantautor italiano super-hiper-mega famoso por allí. Aprenderemos sobre sus inicios, como lo de cantar era algo de fines de semana y el chamo era abogado y como dejó la seguridad de ese oficio tan indigno por la canción. También veremos y escucharemos algunas de sus canciones en multitud de conciertos y programas televisivos, tanto en Italia como en Francia o en los Países Bajos, aunque de España no pusieron nada y quizás por eso no lo recuerdo.

El documental, además de entrevistar a Paolo Conte, habla con sus amigos, con su familia, con los que han trabajado con él y a través de ellos nos vamos haciendo una pequeña idea de lo que hace este hombre y de como lo hace. Como documental musical, es la música la que marca el ritmo de la historia y tiene momentos muy espectaculares y otros que por mi ignorancia, no acabaron de impactarme, aunque los disfruté igualmente. Muy interesante la parte francesa y holandesa, en la que gente que no habla italiano, lo adora y disfruta de su música, sin más razones.

Es un documental y todos sabemos que esa palabra es como una maldición truscolán y podemita para los miembros del Clan de los Orcos, que huirán aterrorizados de cualquier lugar en el que pongan uno de esos. Seguro que hay una facción dentro del grupo de sub-intelectuales con GafaPasta que le gustará mucho el documental.

Publicada el
Categorizado como Cine

Adieu les cons – Adiós, idiotas

Todos sabemos que yo evito el cine francés como la pandemia podemita y truscolana porque en muchas ocasiones, no funciona conmigo, por no mencionar el pequeño detalle que verlo en francés que no entiendo leyendo subtítulos en neerlandés como que me quita muchísimo las ganas. Aún así, en mi penúltima visita a la filmoteca, para mi última película del día, tenía dos posibilidades gabachas, un dramote del copón u otra que parecía más cómica y que fue la que elegí. Se titula Adieu les cons y al parecer se estrena en España a mediados de este mes como Adiós, idiotas y no, no se lo están diciendo a esa chusma y gentuza de los truscolanes.

Una julay a la que le acaban de quitar las ganas de chimpún busca el capullo que parió tras su quinceañeras.

Una pava va a la consulta del médico y le dice que le queda una luna como mucho y sale de allí por patas porque quiere buscar al hijo que parió a los quince y abandonó. Para hacerlo, primero amenaza a un funcionario informático que acabará ayudándola voluntariamente y junto a ambos tendremos a un ciego que trabaja en los sótanos obscuros del ministerio en esta carrera por encontrar al hijo de la mujer mientras todo el mundo los persigue por culpa de un atentado.

Tengo que reconocer que la película me sorprendió y a ratos, me divirtió. La premisa es original y aunque las relaciones que se crean no son creíbles, el espíritu de la historia y la velocidad de la misma se encargan del resto. La parte más tonta fue el final, que para mí definitivamente que fue muy desafortunado pero hasta llegar allí, tuvimos muy buenos momentos y una alocada carrera por la ciudad con un funcionario que parece pasarse todos los protocolos de seguridad del gobierno francés por los pelos del culo. Me sucede con frecuencia con las películas galas y esta no es una excepción, los protagonistas parecen más bien sacados de un cómic, les falta un punto de realidad.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto te parecerá una mierda insufrible. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, supongo que dependerá del día que la veas que te guste o no. Para mí estuvo entretenida y me sirvió para pasar un rato.

Publicada el
Categorizado como Cine