Categorías
Cine

Notting Hill

Hoy llegamos a una película muy especial y que gracias al cine digital y tal y tal y al encierro de varios meses, ha regresado a las pantallas y me ha dado la oportunidad de volver a verla y comentarla por aquí. Creo, aunque quizás me equivoco, que no la había visto desde 1999, el año que se estrenó y que la vi en Gran Canaria, ya que aún no me había hecho cabeza de queso y vivía en el África, al que ahora regreso de cuando en cuando cuando permiten volar a los aviones y los franceses no se ponen en huelga. Se trata de Notting Hill y en España se estrenó con el mismo título que la gente no sabía pronunciar y por eso debajo decía truscoluña no es nación.

Un julay acarajotado se encoña de una pija del coño y le busca el ángulo bueno para empetársela hasta los pelos de los güevos pero la chama es muy farruca y lo esquiva o algo así.

Resulta que Notting Hill es una barriada de Londres y por allí vive un pobre desgraciado divorciado y que trabaja en una librería de viajes que no da dinero. Un día en la librería entra la mayor estrella del universo conocido y como que hay química entre los dos y aunque en ese primer encuentro no pasó nada, un rato más tarde le echa un café por encima y así consigue meterla en su keli y a partir de ahí, hay como una profunda atracción entre ambos que los lleva a encontrarse y repelerse, que parecen imanes que cambian de polaridad todo el tiempo. Toda esa historia está complementada con unas fabulosas historias secundarias de los amigos y la familia del chamo que son épicos y legendarios.

Esta para mí es quizás la mejor, repito, LA MEJOR comedia romántica de la historia del universo conocido. Tiene todos los tópicos habidos y por haber pero es que funcionan como relojes de la máxima precisión. Ayuda que la química entre Julia Roberts y Hugh Grant es tan fuerte que se puede ver, oler y tocar en la película, en sus escenas juntos, solo faltan las llamas saliendo del suelo que ambos pisan. La película divierte, entretiene, emociona y sales del cine recargado de energía y contentísimo por haber sido testigo de algo así. Es sencillamente perfecta. Hay que decir que Rhys Ifans, el compañero de piso de Hugh Grant es épico y legendario y les roba tanto a él como a Julia Roberts escenas con un salero increíble, el colega es justo lo que necesitaba la película para poner algo de contrapeso al golpe de azúcar del romance.

A estas alturas no creo que exista un ser humano vivo que no la haya visto pero de ser así, no sé a qué estás esperando, aunque si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto no es para ver con el clan sino con tu hembra y según acabe se la empetas hasta el fondo. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, no me puedo creer que no la hayas visto.

Categorías
Cine

Rundfunk: Jachterwachter

Con el regreso a los cines, la primera película neerlandesa que se ha estrenado es una especie de comedia de lo absurdo basada en una serie que fue muy popular entre la chiquillería adolescente y joven cuando estuvo en pantalla, creo que durante dos temporadas. Por descontado, yo no he visto la serie original y si fui a ver la película es porque no la producía Peter Jackson ni estaba basada en una historia del deleznable tolquien ese de los cojones. Se trata de Rundfunk: Jachterwachter que literalmente es imposible traducir al español pero que si lo intentamos, sería truscoluña no es nación y ciertamente, esto jamás se estrenará en España o en cualquier otra nación del mundo.

Un julay bosmongolo que trabaja como una mula en un cutre-camping se reencuentra con un ídolo de su niñez y poco menos que se lo folla.

Un pobre desgraciado lleva un camping holandés para la gente de clase bajísima y para podemitas que como no roban porque no han trincado teta, no se pueden construir el casoplón como la Pelúa vicepresidenta. Por el camping aparece un pollaboba que estaba en un loquero o algo así y que resulta ser una antigua estrella infantil que se chifló. No se sabe muy bien como pero en el camping de chusma y gentuza llegan un montón de criminales, hay un montón de movidas chungas y allí parece que están para pasarlas putas o algo así.

Realmente no tengo ni puta idea de qué va la película porque dudo que se molestaran en hacer un guion. Esto supuestamente es comedia absurda, de la irreverente y verdulera que igual tiene sentido para los holandeses, pero no lo tiene para mí. Hubo pocos momentos en los que me reí porque el humor era tan cutre que me aterrorizaba. Dura ochenta y nueve minutos y posiblemente ese sea el número de veces que miré la hora. No terminaba de captar lo que estaba sucediendo y muchos de los secundarios me parecían tan cutres que cuando estaban en pantalla me desconectaba. Tengo clarísimo como el agua cristalina que después de haber visto esto, jamás iré a un camping en los Países Bajos. Aunque los actores holandeses son un puñado y ya los reconozco, a los dos protagonistas de la película no consigo ubicarlos en ninguna otra y quizás eso sea una bendición porque les cogería manía. En el cine junto conmigo había cuatro personas más y no los oí reírse, así que quizás el problema no sea solo mío. No recuerdo si al terminar pusieron chorradas en los títulos de crédito porque es que salí literalmente por patas del cine, tratando de borrar lo que se me había grabado a fuego en la cabeza. En fin, para olvidar.

Esto doblado al español seguramente sería del agrado de los más lerdos de los miembros del Clan de los Orcos. Definitivamente, puede provocar la muerte cerebral de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Categorías
Cine

Personal Assistant – The High Note

Esta es seguramente la primera película que se estrena oficialmente después de la reapertura de los cines y que es una peli de verdad y no una de esas cosas para vídeo o televisión que pusieron en los cines para hacer el paripé con el retonno. Se veía con cachondeo, tiene música y un montón de negros en el cartel, que eso justo estos días vende un montón, aunque la verdad, si ponen un poli dándole una tunda a uno de ellos en el póster seguro que hasta hay colas kilométricas en las taquillas. La película se titula The High Note y méate y cágate toa merilléin con el título en español, que al parecer se estrena en dos semanas como Personal Assistant, que digo yo que el lerdo que la fue a traducir igual debería volver a la escuela de borricos porque no le han cundido pero que nada las lecciones por el ZOOM y mejor la hubiese titulado, truscoluña no es nación.

Una julay becaria o algo así en realidad quiere ser asalariada y su jefa la mangonea que no veas y ella se encoña de un negro que pasaba por allí o algo así

Una pava que trabaja como la chica de todo de una diva cantante ya entrando en edad viejuna, quiere ser productora de música, aunque no lo dice e intenta lograrlo de tapadillo produciendo a un chamo al que conoce de casualidad y del que se encoña y al mismo tiempo que le produce una canción, busca que él le produzca uno o varios orgasmos y se la empete hasta los pelos de los güevos, o algo así, que ella desde que vio uno de esos memes del secreto tan grande que esconden los negros, estaba que no daba pie con bola.

Mira que a mí me encanta Tracee Ellis Ross, que es una de las protagonistas de la telecomedia Black-ish, que yo sigo con devoción pero aquí no terminó de funcionar, igual el papel era muy serio o al director se le olvidó rodar las partes del guión más cómicas, que viendo el trailer parece que vas a ver una comedia pero en realidad esto tiene mucho drama barato. Tampoco ayudó nada que le pusieran enfrente a Dakota Johnson, que es como la versión femenina del cacho de carne con ojos, que en su versión masculina borda Matt Damon o el clon ese del que nunca me acuerdo el nombre. La Dakota ya hizo de frígida que aburre hasta la exasperación en otra peli, aquella en la que un macho le daba jalás a una hembra y todas las hembras en el cine gemían como burras en celo por nada, creo que era una trilogía pero yo no tuve estómago para ir más allá de la primera. La chica sigue sin saber actuar, así que todas sus escenas son peripatéticas y consigue hasta estropear otras más corales. La película es como un telefilm, previsible y aburrida y con un final estúpido a más no poder. No llega a ser mala, pero se queda en pura mediocridad.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, que sepan que aquí cantan mucho, así que ahórrate la pasta y el viaje al cine y en su lugar, dale un viaje a tu hembra. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, esto no te llega ni a la altura de las uñas negras de los pies. Puede ser perfecta para provocar la siesta después de jincarte una fabada un fin de semana.

Categorías
Cine

Cuando Harry encontró a Sally…- When Harry Met Sally…

En este regreso tan cauteloso a los cines, nos están regalando la posibilidad de ver algunas joyas de un pasado muy lejano que seguramente solo recuerdan Genín y Virtuditas, dada su edad. Hoy llegamos a una de las comedias románticas más famosas de la historia del universo conocido y por conocer y que se estrenó en cines allá por el año 1989 con el título de When Harry Met Sally… y en España al año siguiente con el título de Cuando Harry encontró a Sally… aunque yo soy de los que piensan que en español habría quedado muchísimo mejor truscoluña no es nación y si no cuando Harry conoció a Sally, que lo de encontrar suena a tarde en tienda de chinos buscando gangas.

Una pareja de julays se van cruzando a lo largo de su vida y pasan de tenerse una tirria de que te cagas a querer fornicar como pelindongas en celo.

Resulta que dos pollardones que se conocen desde jóvenes y hasta se cayeron muy mal en un viaje que hicieron en coche a Nueva York, se van encariñando y se hacen amigos y de ahí a muy amigos y tienen miedo que el chimpún arruine su amistad o algo así. Al final, por supuestísimo, acabarán viendo que quieren estar juntos hasta el divorcio o la muerte, según el que llegue primero.

En mi cabezón tenía esta película como una que me gustó en su momento pero aparte de la escena del orgasmo fingido, no recordaba mucho más, así que volver a verla fue un lujo. Es una comedia que da masivos saltos temporales, conocemos a los protagonistas cuando supuestamente tienen veintipocos años y por más escayola que les ponen en las caras, en ese primer encuentro se les nota un poco secos, quizás por la masa que les pusieron para ocultar la edad. En sucesivos encuentros, según se van acercando a sus edades fingidas, se les ve mucho mejor. Billy Crystal borda su papel cómico y dramático y quizás esta sea la mejor película que hecho. En muchos momentos me recuerda a Woody Allen. A su lado, Meg Ryan está fantástica y es capaz de seguirle la comba y hasta darle algunas respuestas épicas. La película funciona por ellos dos, por el carisma que hay entre ambos en pantalla. Como cortinas para separar actos pusieron a parejas hablando en algún tipo de entrevista contando como ha sido su relación de amor y personalmente, eso es lo peor de la película y ahora que lo he vuelto a ver, he tenido una reacción alérgica muy fuerte a esas boberías. Merece la pena recordar también a Carrie Fisher, que tiene un precioso papel secundario.

La película entretiene, está bien rodada, Nueva York luce fantástica y sirve para divertirte y pasar un gran rato en el cine. La música está también muy bien seleccionada.

No es el tipo de películas que un miembro del Clan de los Orcos puede tolerar, así que lo mejor será que se olviden de ella. Sí que puede gustar a los sub-intelectuales con GafaPasta. En este caso, no la corono como Obra Maestra, pero se queda cerca.