Churros en el Club de las 500

Churros

No estoy muy seguro pero creo que hoy tenemos la primera foto de alguno de los churros que he preparado en mi cocina (y no de los otros churros que hago en el trono) que ha conseguido la cantidad de visitas suficientes para recibir este honor. Ni siquiera es la que aparece en la receta de los Churros, aunque ambas las hice en el mismo mes de septiembre del 2011. Llevo la tira de años desayunando chocolate con churros caseros cada sábado y creo que ya me he cargado cuatro o cinco churreras de plástico. Hoy en día no los quemo tantosí. Hoy le damos a esta foto la bienvenida al Club de las 500.

El sol sobre el puente en el Club de las 500

El sol sobre el puente

Hace la tira de años yo iba una o varias veces al año a la ciudad belga de Brujas aunque ahora que Bélgica está petada de chusma y gentuza y criminales españoles, como que paso ampliamente y por mi la pueden usar como campo de pruebas nucleares los kabezudos de Corea del norte. Por suerte mis fotos son ancestrales, como la de hoy, de uno de los rincones de Brujas que hice en noviembre del año 2003, hace catorce años y pico y que vimos en el blog por primera vez en enero del 2008 o hace más de una década en la anotación El sol sobre el puente y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.

Bicicleta Batavus en el club de las 500

Bicicleta Batavus

En un pasado muy lejano yo era más de bicicletas con muchas velocidades y con frenos por todo el volante. En mi evolución (o involución), he llegado a un punto en el que prefiero las bicicletas a contrapedales y de velocidad única, las veo más estables y sencillas y además, requieren muchísimo menos mantenimiento y si quiero ir más rápido, hago más ejercicio y cuando tengo que frenar, los contrapedales son épicos y legendarios. En aquellos tiempos pasados, una de mis bicicletas residentes en casa era esta Bicicleta Batavus a la que le hice la foto en febrero del 2011 y que murió unos años más tarde. Hoy la volvemos a ver y le damos la bienvenida al Club de las 500.

Zona del comedor vacía en el Club de las 500

Zona del comedor vacía

Hace más de doce años, lo cual nos da una idea de lo ancestral que es el mejor blog sin premios en castellano yo estaba amueblando mi nueva keli y uno de los cambios más fundamentales fue la mesa para el papeo, una que uso todos y cada uno de los días para desayunar y cenar porque eso de comer viendo la tele o por otro lado no es lo mío, a mi me gusta sentarme en mi mesa. Originalmente tenía una cutrísima de esas de la tienda sueca que se sostenía por su propia voluntad o algún milagro y cuando la quité aproveché para hacer la foto de hoy, que además tiene la aberración de papel de empapelar con la que me vendieron la casa. La imagen la vimos en la anotación La mesa nueva en mi casa y hoy le damos la bienvenida al Club de las 500.