Categorías
Reality sucks Tecnología

Primero los gestos y después el duolingo

Cuando tomé el caminito a Belén que sale desde el reino de la manzana mordida y cambié a un teléfono con el güindous fone, lo primero que me alucinó, asombró, flipó, escandalizó y cabreó fue que en el teléfono güindous tenía un teclado maravilloso, fabuloso, asombroso, increíble. De repente, usando ese pequeño cristal, podía escribir a una velocidad que ni los julays que salen en las películas con esa máquina y que teclean todo lo que se dice en los juicios y aún no sabemos la razón por la que lo hacen. La velocidad la ganaba al usar gestos, es decir, con el mismo dedo que me saco los mocos y me rasco el culo, entre otras actividades, lo muevo por la pantalla en la dirección aproximada de las letras que componen la palabra y el sistema es tan astuto que la adivina y aparece como algo mágico y maravilloso. Era como viajar al futuro desde el ancestral pasado de la manzana mordida, en el que tecleas en el teléfono como si fueras una secretaria a la que le han dado una máquina de escribir para microbios. En aquel primer teclado con gestos que usé, para cambiar de idioma lo tenía que indicar y al escribir en el duolingo, a veces se me olvidaba y no adivinaba las palabras, ya que el teléfono pensaba que estaba escribiendo en inglés y yo lo hacía en italiano, o quizás estaba en español y yo escribía en holandés o cualquier combinación de estos cuatro idiomas.

Cuando cambié al androitotorota, con un teléfono que es tan grande que hasta puedo ver las fotos y los detalles y restregarle a mis amigas lo viejas que son, de lo primerito que hice fue instalar el Swiftkey y comenzar a usarlo. En esos tiempos, hace unos meses, se podían tener hasta tres idiomas y ahora ni siquiera tenía que cambiar de uno a otro, el adivinaba cuando comienzas a escribir la palabra correcta y ya después más o menos sigue en la misma lengua. Un flipe que no veas, me acuerdo del juego con el que aprendí mecanografía y ahora pienso que pude haber usado aquel tiempo para cosas más útiles, por ejemplo quitarme las ladillas que me han acompañado a lo largo de toda una vida. El Swiftkey es de fábula y pensaba que de ninguna manera lo podían mejorar y me equivoqué, incrementaron el número de idiomas a cinco y ahora llevo mis cuatro lenguillas en la bolsa que cuelga del cinturón, ya que cada vez que me pongo el teléfono en el bolsillo, tanto las mariconas jóvenes como las viejas se me revolucionan con tremendo paquete que me sale y algunos hasta inconscientemente comienzan a caminar despatarrados pensando en como les dejará esa cosa los bajos o miran a ver si se pueden desencajar la mandíbula para poder tener semejante cosa en la boca. Repito que el problema lo he solucionado con un dispositivo de carga que cuelga del cinturón y que me permite lucir el paquete al natural, sin dopaje. No hay día que use el Swiftkey que no recuerde los años de sufrimiento escribiendo en un teléfono. Básicamente, la revolución tecnológica avanzó con dos eventos, el Swiftkey y el Güaza de escritorio, que te hace responder a los mensajes a velocidades siderales y además tu jefe ni se entera de que estás chateando con tu basca.

Tanta alegría y cosa buena me llevó a pensar que en el reino de la manzana mordida tenían que existir alternativas, que recuerdo haber leído que decían que alguien había visto o sentido en alguna versión del IOS la adición de teclados de terceros. Me fui con mi iPad a la tienda, encontré el Swiftkey y lo instalé. Al momento mi iPad comenzó a tratar de convencerme para que no lo use porque robarán mis datos, me infectarán el equipo y me harán todo tipo de maldades porque no es de ellos. Una sarta de falacias y mentiras que dan vergüenza. Una vez las desechas, la realidad es que la elegancia, la velocidad, la belleza, el dinamismo y la inteligencia que el programa demuestra en el androitotorota se pierde en la manzana mordida, que en este caso parece más bien una manzana podrida. Eliges usar ese teclado y con frecuencia el sistema te lo cambia al de ellos, no te permite tener más de tres idiomas, es inconsistente y hay momentos en los que el sistema operativo al completo parece pararse por culpa de algo tan banal como un programa que hace de interfaz entre tu organismo con tu yo y la máquina electrónica. Podría decir que les debería dar vergüenza pero dudo mucho que sea cierto, a ellos se la suda, permitieron que otros hagan programas para reemplazar esa parte de su sistema operativo pero colocaron tantas trampas y obstáculos que el uso es habitualmente insatisfactorio. Mi gozo en un pozo. En el duolingo, no puedo saltar lenguas como hago en el teléfono y la única solución digna que encontré fue hacer mis ejercicios de duolingo en el teléfono y prácticamente nunca en el iPad.

Y por múltiples alusiones, comentar por aquí que se me olvidó indicarlo pero hace unos quince días que la humanidad al completo superó un hito que nadie se esperaba y por el que pocos dabamos un céntimo de leuro, el aclamado autor del mejor blog sin premios en castellano llegó a los DOS AÑOS de constancia a la hora de hacer cada día sus ejercicios en el duolingo. En la actualidad estoy manteniendo al mil por mil mi nivel de italiano para españoles, lo mismo para el de inglés para italianos y me estoy currando el recuperar lo que el tiempo me hizo perder del italiano para ingleses. El pantallazo está hecho en el modo de inglés para italianos y por eso los mensajes aparecen en italiano. Cuando tenga los tres idiomas (que básicamente es siempre el mismo, el italiano) al cien mil por cien mil, creo que añadiré el holandés para ingleses y así refrescaré algo de vocabulario de la lengua basta y gutural que supuestamente es la mía propia dado que tengo pasaporte de cabeza de queso.

Categorías
Reality sucks Tecnología

En Viena y Rotterdam no hubo pesadilla para estar ondeline

Hace algo más de un mes veíamos en Pesadilla antes de estar ondeline que uno de los peores países del universo conocido para tener güifi gratis en aeropuertos es España, en donde Aena ha convertido la experiencia en una mierda de que te cagas. Esto me da a mi que va a ser un tema recurrente ya que pienso prestar atención en todos los aeropuertos que visite este año.

Para comparar, veamos lo que puede suceder y sucede si eres un pasajero que vuela por el aeropuerto de Rotterdam – La Haya y quieres acceder al güifi gratis del aeropuerto.

La wifi gratis del aeropuerto de Rotterdam es KPN

Estamos en dicho aeropuerto y necesitamos imperiosamente ver las miserias y desgracias de nuestros seiscientos ochenta y cuatro más-mejores amigos o en el caso de alguna comentarista que todos conocemos, subir treinta fotos para que su club de fans se mantenga tranquilo. En el aeropuerto de Rotterdam, lo único que no queda claro es cual será pero mirando la lista, parece que hay una desprotegida llamada KPN, letras que vienen de la expresión holandesa truscoluña no es nación.

Entrando en la wifi gratis del aeropuerto de Rotterdam

Elegimos esa red y nos sale una foto de dos chochas y un botón, UN BOTÓN, solamente UN BOTÓN para que sea muy difícil hacerlo y en el que al hacer clic todo comienza, o eso parece, que uno no se lo puede creer después de haber pasado por los aeropuertos de Aena y sufrir lo de las treinta y seis páginas para que pierdas el tiempo y llegue la hora de volar y no puedas navegar.

Con wifi gratis en el aeropuerto de Rotterdam

Después de pulsar ese ÚNICO BOTÓN, te imaginas que ahora es cuando tienes que rellenar formularios, instalar programas, ir a ver vídeos y demás como en los aeropuertos de Aena pero resulta que no, que eso fue todo y ya estamos dentro del güifi. Así de complicado fue en el aeropuerto de Rotterdam – La Haya.

Saltamos al aeropuerto de Viena, capital de Austria. De nuevo, estamos en el aeropuerto y quieres navegar por la feis. Miras y resulta que hay una red desprotegida llamada WirelessViennaAirport y la eliges:

Entrando en el wifi gratis del aeropuerto de Viena

Nos encontramos con una página demasiado complicada, algo que nos puede tomar una vida y parte de alguna otra. Tenemos DOS opciones, ACEPTAR las condiciones para tener acceso al güifi gratis o RECHAZAR y no tener acceso. Pienso durante horas cual será la que más me convenga y asumo que al elegir la primera, vendrá la caravana de preguntas, errores, instalaciones de cosas indeseadas, vídeos basura, rellenar formularios, suministrar mi dirección de correo a terceros y demás, o sea, lo que te obliga a hacer Aena.

En la wifi gratis del aeropuerto de Viena

¡Tremendo disgusto me llevé, Cristiano! fue ACEPTAR y ya estaba dentro, así, sin más, una experiencia realmente traumática ya que yo lo que quería era sufrir y padecer como cuando estoy en cualquier aeropuerto de España.

Conclusión. ¡SÍ es posible! Salvo por los aeropuertos españoles, en Europa se puede acceder a un güifi gratis en el aeropuerto sin demasiada complicación. En las próximas semanas pasaré por los aeropuertos de Budapest, Atenas, Roma Ciampino y tendré un ojo puesto en el tema, sobre todo para el iPad, que por consistencia será el que use en estas pruebas.

Categorías
Reality sucks Tecnología

Pesadilla antes de estar ondeline

Desde que el güifi se convirtió en algo de cortesía que dan en los aeropuertos, he conectado teléfonos y mi iPad por todo el universo conocido. Hasta poco más de dos lunas, en España era imposible conectarse gratuitamente porque los ratas deleznables de ahena no lo consideraban necesario. Después decidieron dar unas migajas a los viajeros, creo que eran quince minutos y ahora parece que dan más tiempo. En cualquier caso, decidieron JODER a todo hijo de vecina y crearon el sistema de registro más terrible, patético, asqueroso y zarrapastroso de Europa y Asia. Lo que viene a continuación es la pesadilla antes de volar por la que pasé el domingo por gusto para poder tener algo que escribir, ya que tengo una tarjeta SIM de República Móvil y cuando voy a España, le pongo dos leuros y medio y tengo quinientos megas de datos y no suelo ni molestarme en buscar güifis.

Digamos que tenemos un iPad y queremos mirar el correo o algo parecido. Todo comienza aquí:

Pesadilla del Güifi de aena 1

Y uno piensa … mira, como en Kuala Lumpur, picas y pa’dentro … pues va a ser dekeNÓ. Elegí el Servicio gratuito con conexión esponsorizada:

Pesadilla del Güifi de aena 2

Esto que es, ahora te quieres convertir en mi más mejor amigo ¿o qué? Venga, pulso uno de los dos por complacerte pero ya veo que arriba hay cuatro círculos así que me temo que esto va para largo.

Pesadilla del Güifi de aena 3 - ¿Por qué?

Me pregunto que será de relevante en lo de la edad, como si fuera algo que se necesite para usar un güifi pero bueno, hago clic en uno y sigo pa’lante.

Pesadilla del Güifi de aena 4

Esto que es, ¿las olimpiadas? ¿Por qué tengo que tener un país de origen? Miento como un bellaco y me hago brasilero. Ya casi ha acabado la pesadilla, estoy en el tercer circulito y me queda uno solo para poder buscar mis guarrerías ondeline.

Pesadilla del Güifi de aena 5 - ¿qué camino tomar?

¿Qué he hecho yo para merecerme esto? Como ya tengo el skiskaner instalado, elijo esa para ahorrar tiempo y estoy convencido que ya voy pa’la Ré.

Pesadilla del Güifi de aena 6 - Me cago en tus muertos

Una mielda pa’todos vosotros. Hago click en el botón descargar que me dice que la tengo y que la puedo abrir. La abro, y regreso con el frenesí porque ya que sí que puedo navegar y soy adicto como Virtuditas, que está enganchadísima al CaraCuloLibro.

Pesadilla del Güifi de aena 7 - y me vuelvo a cagar

Pues no, fue un camino sin salida. Se negaron a reconocer que había abierto el programa y no me dejaron seguir por aquí así que tendré que volver atrás y probar el otro sendero.

Pesadilla del Güifi de aena 8 - el puto formulario

Lleno el formulario con información fidedigna ya que todos sabemos que las empresas nos quieren y nos respetan. Me transformo en la chama Comeme Elcoño con el correo comemeelcoñ[email protected] y confío que esto sea suficiente

Pesadilla del Güifi de aena 9 - ganas de tocar güevos

No les gustó mi correo, que decidieron que no era válido. Tuve que poner el auténtico, [email protected] y ese será el fin del sufrimiento, han pasado un montón de minutos desde que comencé y ahorita mismo empieza el embarque.

Pesadilla del Güifi de aena 10 - ¿por qué coño no puedo ser hembra?

No tuve suerte. Decidieron que mi género no era válido por el nombre, con lo que me transvestí como comema y de nuevo, no me dejan tener el correo que quiero así que puse el auténtico de verdad, de verdad, [email protected] y supuse que tras tantos minutos, esto es un deporte sin sentido y nunca te darán acceso

Pesadilla del Güifi de aena 11 - Joé

¡Méate toa Meri Llein! Lo logré, solo doce minutos después de comenzar con las gestiones, conseguí entrar en las internetes. Por supuesto, en paralelo, tangencial, elíptico y diplodótico estaba haciendo lo mismo en el teléfono por cachondeo, aunque en la primera imagen se puede ver y se ve que tenía dos 3G en la barra, que quiere decir que tenía 9GeGé, como sabemos todos los sabios:

Pesadilla del Güifi de aena 1

Ya sabéis como va la cosa, quiero el servicio gratuito, ito, ito con conexión espolvoreada.

Pesadilla del Güifi de aena 2

Si antes despegué, esta vez quiero aterrizar por aquello de mantener la continuidad argumental.

Pesadilla del Güifi de aena 3

Estuve tentadísimo de ser menor de edad pero claro, me temí que me obligaran ir a las viejas que están en el mostrador de información de lIberia, líneas ancestrales de España y pedirles permiso y preferí seguir como mayor de edad.

Pesadilla del Güifi de aena 4

Esta vez me tocó ser argentino ya que lo de brasileño estaba muy pero que muy visto.

Pesadilla del Güifi de aena 5 - ¿Por cuál voy?

Aquí decidí no ir por el camino del programa, que todos sabemos que no va a ningún lado y es de recochineo y preferí seguir el sendero del formulario verita veritatis, pero después me entró el gusanillo por si era más fácil y opté por la app.

Pesadilla del Güifi de aena 6 - Mierda, mierda y mierda

De nuevo la tenía instalada y de nuevo, un FRACASO ABSOLUTO así que a llenar formulario, que el teléfono es el sitio ideal para escribir por un tubo.

Pesadilla del Güifi de aena 7 - el puto formulario

Frente a mi, un montón de campos en los que tengo que poner la información más auténtica y como los testigos de jeobá, no puedes mentir:

Pesadilla del Güifi de aena 8 - chupamela

Con ningún dolor de mi alma tuve que desbelar que soy chama, que me llamo Chupa Mela y que mi dirección secretísima de correo, esa que solo tienen mis trescientos mejores amigos es [email protected].

Pasé de seguir haciendo pantallazos porque renuncié pero no les moló el correo, no les moló mi edad, no les moló que tenga un número de teléfono del chicharro y que viva en Gran Canaria en algún lugar de la ciudad de las Palmas de Gran Canaria. En fin, que la letra a palos entra y que si quieres internet en un aeropuerto en España, la última de las opciones es la de Ahena, que esos solo quieren sacarte tus datos para venderlos y que te ataquen los jakers chinos y rusos y te lo quiten todo y todo y todo lo demás.

En el mismo lugar en el que yo estaba sentado, un chamo extranjero lloraba como Emir de Granada frustrado porque todo lo que intentaba con sus datos reales le fallaba. El pobre iluso se pensaba que los de ahena sí que querían darle interné gratuita.

Categorías
Tecnología Viajes

El condón de neopreno de la cámara

El elemento fundamental y que me va a permitir irme a Asia solo con Equipaje de mano, no es alguno de las Cosillas que uno lleva. Lo que me hace ahorrar una cantidad de espacio significativa y poder viajar como un lolailo es el condón de neopreno que he comprado para proteger mi cámara. Las bolsas de la cámara, sean como sean (y creedme, yo tengo un arsenal), siempre son demasiado abultadas y con lo rácanas que son las aerolíneas de bandera con el equipaje de mano, no me es posible montarme una mochila de ocho kilos de peso con la ropa y todo lo que llevo para sobrevivir veinticuatro días al otro lado del universo. He hecho todo tipo de pruebas sin éxito y cuando ya estaba por rendirme, tuve un momento de inspiración extra-ordinaria, esa que al parecer casi nadie tiene y me pasé unas horas haciendo búsquedas en mi tienda asiática favorita, esa que es propiedad de cierto ladrón que tenía trabajando sin contrato a cuarenta ladrones. Casi me baja uno o varios Jiñotes cuando usando la palabra waterproof, combinada con DSLR y neoprene apareció en mi pantalla un objeto místico y casi mágico que se usaba para envolver adecuadamente la cámara y poder transportarla debidamente protegida. Gracias a algún o ningún Dios la silla en la que me siento junto a mi ordenador tiene respaldo y no me caí para atrás del shock cuando vi que el precio, al cambio de hoy, era de dos leuros y ochenta y un céntimos de los susodichos. En medio instante ya había comprado una, al día siguiente ya me la habían enviado y unos doce días más tarde me llegaba un paquete por correo. Salí corriendo a por la cámara y la envolví en su flamante condón de neopreno. Es lo más grande que se ha hecho nunca jamás. Cuando no esté pegada a la cámara como ladilla a pendejo, estará agarrada a mi fabuloso sistema de transporte de botella de agua, ya que en Asia, con la caló tan grande que hace, uno nunca está a más de treinta centímetros de medio litro de líquido que de ser posible, haz comprado tú mismo en una tienda o supermercado, ya que un buchito de agua del chorro, y la diarrea será de varios días.