Categorías
Eslovenia

Las grutas de Škocjan

Uno de los días que estuve en Liubliana hice una excursión para ir a ver las Grutas de Škocjan. Lo primero fue el viaje en guagua, ya que está en un lugar perdido del universo y desde la estación de tren, que es donde para la guagua, hay que pillar otra guagua que te lleva al lugar y que cuando llegamos no estaba. Como tenía su teléfono, los llamé y la enviaron a recogerme a mí y a un par de turistas más, ya que aquello, pese a ser Patrimonio de la Humanidad excluyendo a los truscolanes, no parece ser muy popular en invierno. No permiten hacer fotos o vídeo en el interior, así que nos tendremos que conformar con ver detalles de la misma escena. En esta primera foto, la entrada y salida de las grutas están por debajo de esa iglesia, aunque no se puede apreciar muy bien.

Categorías
Eslovenia

La fuente de Robba

Una última foto en el centro de Liubliana y una en la que revisitamos la fuente de Robba, aunque ésta me gusta mucho más que la que vimos en La fuente de Robba y al fondo la Catedral de Liubliana ya que aquí la fuente tiene toda la atención en la imagen. La capital de Eslovenia es una ciudad agradecida para visitar porque todo está cerca, es pequeña y la puedes ver sin mucho esfuerzo. Además, hay algunas excursiones espectaculares a lugares cercanos, que es lo que veremos en los próximos días.

Categorías
Eslovenia

El dragón del puente y el castillo al fondo

No me puedo resistir a poner esta alucinante foto del Dragón del puente con el castillo y su funicular por detrás. Vimos una parecida pero como el ancestral y su intimísima no dejan de hablar de ese castillo, aquí lo volvemos a ver. Creo que añadiré una segunda foto de otro lugar que me gustó mucho y después pasaremos brevemente por las Grutas de Skocjan (pronunciado truscoluña no es nación).

Categorías
Eslovenia

Palacio Mayer y el monumento a Preseren

Volviendo a la zona de los tres puentes, tenemos una estatua en bronce del poeta esloveno France Prešeren, chamo al que en muchas barriadas consideran uno de los mejores poetas románticos europeos. El edificio neo-renacentista por detrás que yo he llamado Palacio Mayer, se le conoce hoy en día como la Farmacia Central de Liubliana y ya os podéis imaginar qué negocio lo ocupa. Se construyó a finales del siglo XIX (equis-palito-equis).