Visitando el pecio del Ain Jemaa

Por aclamación impopular, hoy tenemos la segunda inmersión profunda del día que estuve Regresando al pecio del Ifafa y aunque esta es la primera vez que vamos a ver el pecio Ain Jemaa, para mi era mi segunda inmersión, ya que allá por mis inicios en el buceo, cuando hice mi curso de Advanced Open Water, mi primera inmersión profunda fue en el susodicho, pero creo que todavía no tenía la cámara o no la bajé por miedo a que me reventara, ya que esta es una inmersión en la que llegas a la frontera del buceo deportivo, que está en los cuarenta metros y esa es exactamente la profundidad que marcó mi ordenador de buceo como la máxima que hice. Es una inmersión muy rápida, bajar, pasar por debajo del barco, que está del revés, subir un poco y salir, ya que prácticamente no hay tiempo para más, no porque se te acabe el aire, que seguro que se te acaba, sino porque además, en el buceo deportivo, todas las inmersiones han de ser NDL, tres letras, que además de significar truscoluña no es nación, significan No-Decompression Limit, tenemos que ser capaces de poder salir desde cualquier punto en el que estemos hasta la superficie (subiendo lentamente, nunca más de 10 metros por minuto) sin tener que hacer una parada de descompresión. La música del vídeo es la canción White Shadows de Coldplay. A propósito, si vives en alguno de estos países: Cuba, Corea del Norte, Irán, Siria, la música no te sonará porque es lo que tienen los países podemitas, que no te dejan ni escuchar música. El vídeo es muy didáctico y después de medio minuto, el Dive Master saca de una bolsa que llevaba una botella de plástico que nos enseñó en la superficie y podéis ver el efecto de cinco atmósferas de presión. Es decir, yo que soy grácil y magro, a cuarenta metros de profundidad prácticamente no tengo grosor, así que imagínate la alegría que se darían algunos culocochistas obesos que comentan por aquí a esa profundidad cuando la mitad o más de sus lorzas se han desvanecido (o comprimido, que siguen ahí). También se puede ver la falta prácticamente completa de color (salvo por el azul), solo cuando la antorcha ilumina algo, vuelve el color. Ya dije que el barco está del revés y pasamos por debajo del susodicho y esta vez no me detuve, pero en un vídeo futuro es posible que mire hacia arriba y se vea la bodega de carga. Después subimos a la parte superior del pecio (que era la inferior cuando estaba sobre el agua) y la recorremos a lo largo. Exactamente en el quinto minuto se puede ver como el Dive Master compara su ordenador con el mío y en ese momento estábamos a 29,3m de profundidad y ambos ordenadores nos dan un tiempo de NDL (concepto explicado más arriba) de seis minutos a esa profundidad (para él, el mío marcaba 7 pero seguramente yo pasé menos tiempo en el fondo). Esta es una de las inmersiones más rápidas que he hecho, desde entrar a salir dura menos de media hora y sin embargo, te deja baldao.

Regresando al pecio del Ifafa

Yo sé que el Ancestral ya dejó de comentar los vídeos de aterrizajes y despegues porque está ajito (en canario, en su versión original) y que ahora prefiere los vídeos de inmersiones submarinas y de esos tengo un montón encolados ya que desde que vimos Buceando en la baja de Pasito Blanco, primera parte y Buceando en la baja de Pasito Blanco, segunda parte como que había aparcado en uno de esos aparcamientos de larga duración el tema, pero que sepan que en el verano fui a bucear dos días más, o sea, cuatro inmersiones, en las que me saqué el título de Buceo profundo quizás profundísimo, con el que se te permite bajar entre treinta y cuarenta metros, aunque no es una zona que a mí particularmente me mole nada, porque allí no hay ni colores, pero bueno, hay que pensar siempre que un día un tiburón se te pone muy abajo y si no tienes el título, teóricamente no puedes acercarte. La primera de las cuatro inmersiones de la parte práctica de la especialidad la hice en el pecio Ifafa, un conocido por estas tierras para aquellos que sean capaces de usar el buscador, que dudo que exista un ser humano así, excluyendo al Scelto, que todos sabemos que yo soy muy pero que muy especial y YO NUNCA dejaría de buscar algo en el mejor blog sin premios en castellano. El vídeo está acompañado de la canción A Thousand Years de Christina Perri, que es una de mis favoritas para este tipo de contenido. El Ifafa está de costado y comenzamos el vídeo descendiendo por el cabo que nos lleva desde la superficie hasta casi los treinta metros de profundidad. Después rondamos el pecio por aquí y por allí y golizneamos por las aberturas, pero sin entrar, que para eso hay que tener otra especialidad que ninguno de los que estábamos buceando ese día teníamos. Cuando único vemos algo de color es cuando iluminamos algo con las linternas pero el tono ese azulado del pecio le da un toque fantasmal.

La costa del aeropuerto a las Palmas de Gran Canaria

Ayer íbamos Caminito de la cabecera de pista y tenemos una suerte tan grande, pero tan grande, que hoy vemos el despegue y todo lo que sucedió a continuación. Salvo por el despegue, que lo he acelerado para ajustar el vídeo a la canción que elegí, y que no es otra que la fabulosa Too Many Colors de Twin Shadow, que es como mágica y me hace mover la pezuña y hasta ponerme a bailar como si fuera un adolescente cargadito de granos ponzoñosos que explotas siempre en el espejo del baño y allí dejas esas preciosas marcas. En el vídeo vamos a ver la costa de Gran Canaria desde el aeropuerto hasta la capital de la provincia y la principal ciudad del archipiélago, las Palmas de Gran Canaria. El avión hizo una ruta más cercana a la ciudad de lo que suele ser habitual, que siempre cuando llegan a la altura de la Garita giraban y se iban pa’llá pal’coño. El vídeo comienza exactamente donde se quedó el anterior y corremos por la pista a todo meter hasta que el piloto salta pa’rriba y nos vemos en el aire. Al poquito identificaremos la playa de Tufia, marcada con un círculo y hasta he hecho lupa. En esa playa he buceado varias veces, incluidas las nocturnas. Un rato después y siguiendo por la costa veremos la playa de la Garita, en donde vivieron mis padres un montón de años y a la que solía ir a tomar el sol y en ese punto es donde el avión debería haber girado pero seguimos acercándonos a la ciudad de las Palmas de Gran Canaria. En un momento determinado le meto lupa que no veas al teléfono y vemos el muelle de la Luz y de las Palmas y al otro lado del istmo está la playa de las Canteras. Cuando el vídeo va a acabar tenemos la Isleta, república independiente anexionada por España. Todo un lujo de vídeo y quien sabe cuánto tiempo pasará hasta que pueda regresar a la isla redonda.

Caminito de la cabecera de pista

El que quiera, ya le puede ir explicando al Ancestral que voy a estirar los vídeos del vuelo de regreso desde Gran Canaria a base de bien y lo de hoy es todo un nuevo capítulo en la historia del universo y del mundo. He trincado el vídeo del despegue de regreso desde Gran Canaria y lo he troceado en dos, así que hoy tenemos la parte pobre, el paseíllo por el aeropuerto del avión camino de la cabecera de pista para despegar y ahí, en ese lugar, justito antes del despegue, acaba. La música es la pegadiza canción Starships de Nicki Minaj, que al fin y al cabo, los aviones son naves espaciales, solo que van al espacio con atmósfera pegadito al suelo. El vídeo tiene tres momentos en los que la velocidad se reduce significativamente para ver detalles. El primero es cuando pasamos junto a un avión Antonov de cuatro motores que me llamó la atención y que no tengo ni idea de la razón para que estuviera en el aeropuerto de Gran Canaria, ya que un vuelo en turbohélice desde Gran Canaria a Rusia puede durar tanto o más que una pandemia. El avión se puede ver en el poster del vídeo, la imagen fija que tiene antes de pulsar el play. Un poco más adelante se reduce la velocidad para ver un avión que acababa de aterrizar y cerca del final para ver otro que está a punto de despegar. El vídeo es simple y directo y Dios mediante, igual hasta mañana vemos el trozo que he cercenado y que puedo jurar y rejuro que tiene unos planos fabulosos de la capital de la isla de Gran Canaria.