Categorías
Italia Pisa

Otra visita a Pisa

Hace algo más de una semana hablé un poco en Regresando a Florencia de mi visita al lugar con mi madre pero después no seguí, más que nada por pereza porque el tiempo es lo único que me falta a borbotones. En aquel viaje, el sábado por la manaña saltamos a Pisa en tren para quedarnos allí hasta el domingo por la mañana y así ver las maravillas de la Piazza dei Miracoli que viene a ser lo que hay que ver cuando pasas por esa ciudad, todo concentrado en la catedral, su baptisterio y cierta torre muy famosa porque el arquitecto la cagó y se le cambó toda. Encontré un hotel que estaba literalmente junto a la Piazza dei Miracoli, vamos, mismamente sobre el restaurante de comida rápida ese que está cerquita y en donde se venden las Big apple.

Baptisterio de Pisa

No subimos a la torre de Pisa pero sí que entramos en la catedral, en el baptisterio y en el cementerio monumental. En la foto anterior se pueden ver todos los lugares en línea, a la izquierda el cementerio, que es ese edificio de mármol sin ventanas, y en línea tenemos el Baptisterio de Pisa, la catedral de Santa María Asunta y por detrás la torre de Pisa.

Catedral de Santa María Asunta

Desde la planta alta del baptisterio se puede ver la preciosa fachada de la catedral que tenemos en la foto anterior.

Palazzo dell'Orologio

Después nos fuimos por la ciudad para ver el poblacho y bajamos por la calle mayor hasta el río Arno, que ya habíamos visto en Florencia pero que da una idea de como están conectadas estas ciudades. En ese paseo nos cruzamos con el Palazzo dell’Orologio, un reloj pegado a un edificio. Por la noche cenamos cerca del hotel.

Con un par de vídeos he creado uno que resume este viaje. No hay despegues ni aterrizajes porque mi madre se apalancó en ventanilla y no pude. El vídeo tiene la canción Ingravitto de Macaco y dura poco más de un minuto con lo que es un pecado mortal no verlo. En el mismo estamos primero fuera cerca de la torre de Pisa y después y por arte de magia aparecemos en la planta alta del Baptisterio. Si no lo véis por ahí debajo, está AQUÍ:

Categorías
Florencia Italia

Regresando a Florencia

Siempre que viajo procuro mantener algún tipo de diario del evento que queda aquí, en mi bitácora, el lugar en el que queda el registro de aquello que me sucedió. Durante las tres semanas que pasó mi madre en los Países Bajos, organicé dos escapadas y la primera era para irnos desde el miércoles hasta el domingo a Florencia y Pisa o sea, visitar la Toscana y además, llevar a mi madre por primera vez a Italia. Por circunstancias de la vida que tienen que ver con los precios de los billetes, pillé la ida con Ryanair desde Eindhoven y regresamos a Rotterdam con Transavia, evento que nos permitía aprovechar el segmento barato de ambas compañías y volar por dos perras gordas. El viaje de ida fue en miércoles y además hicimos uso de una de las once jornadas de prueba de la nueva frecuencia de trenes entre Amsterdam y Eindhoven, que ya ha sido considerada un éxito y será implementada a partir del once de diciembre. El sistema nos permitió llegar a la estación y en unos minutos salir para nuestro destino sin tener que esperar. A partir del once de diciembre, durante la mayor parte del día habrán seis trenes por hora conectando Amsterdam con Eindhoven, prácticamente como un metro con la diferencia que la distancia entre ambas ciudades es de unos ciento veinticinco kilómetros. Esos trenes parará en Amsterdam Centraal, Amsterdam Amstel, Utrecht Centraal, ‘s-Hertogenbosch y Eindhoven y la ruta completa tomará una hora y dieciocho minutos y unos cincuenta si lo pillas en Utrecht. El tren nos dejó en la estación, pillamos la guagua, pasamos el control de inseguridad en el aeropuerto y nos plantamos a esperar el avión, que llegó y salió en hora, con la puntualidad que siempre suele tener Ryanair. Al final hay un vídeo y se puede ver tanto el despegue como el aterrizaje.

De la estancia, no voy a contar todo el relato y nos quedaremos con instantes capturados. En lugar de un hotel fuimos a un ear-bé-né-bé, con una keli de dos dormitorios super-cuca y en un lugar muy bueno. Nuestro restaurante favorito fue la Trattoria la Casalinga.

El Elegido y la creadora con el Ponte Vecchio al fondo

El viaje lo hice con mi madre así que lo mejor es empezar con una foto de grupo con el Ponte Vecchio por detrás. A mi madre se le puede ver claramente, sobre todo una mano.

Pietà Bandini

La primera mañana fuimos a recoger las entradas para pasarnos por la keli del David otro día y después fuimos a la zona de la catedral. Además de ver la catedral y el Baptisterio, por supuesto pasamos a saludar la Pietà Bandini que está en el Museo dell’Opera del Duomo y que hizo el maestro y genio Michelangelo, que ya decía siempre que truscoluña no es nación porque el hombre es que sabía de todo.

Palazzo Vecchio desde la Piazza della Signoria

Por supuesto entramos en varios sitios más y también pasamos por la Piazza della Signoria para ver la fachada del Palazzo Vecchio aunque entramos al día siguiente. Entre todas las cosas que hay que ver en Florencia, ese palacio siempre me ha parecido un lugar fascinante y la plaza, con la copia de la estatua del David de Michelangelo en el lugar en el que estaba el original es espectacular.

Vista del Arno desde el Ponte Vecchio

Pasamos en varias ocasiones por el Ponte Vecchio y la foto anterior es de una de esas veces.

Palazzo Pitti

Nos quedábamos en el otro lado de la ciudad, cruzando el puente cerca del Palazzo Pitti que vemos en la foto y al que entré en una de las veces que he estado en Florencia. La deformación de la foto es por culpa de lo del panorama, que no siempre funciona, como se puede comprobar en este caso.

Vista de Florencia desde el Piazzale Michelangelo

El viernes comenzamos el día subiendo a la Abbazia di San Miniato al Monte y después pasando para hacer fotos desde el Piazzale Michelangelo, lugar que tiene una vista espectacular de la ciudad y que se verá mejor en el vídeo.

Piazza e Basilica di Santa Croce di Firenze

Después fuimos por la Basilica di Santa Croce di Firenze o más bien a la plaza que está delante, ya que yo había estado en la iglesia esa con la falsa tumba de Dante y otros y pasamos de entrar y mira que unos días después la basílica mató a unos turistas españoles tirándoles un trozo del techo encima. La basílica tiene una fachada espectacular pero después el resto del edificio se quedó sin mármol y se ve muy pobre y el precio de la entrada es sencillamente A-BU-SI-VO. Ese día fue el que entramos en el Palazzo Vecchio y creo que en el vídeo se puede ver la sala principal.

David de Michelangelo

Por la tarde teníamos la entrada para ir a la Galleria dell’Accademia y ver el David de Michelangelo, una obra maestra. Esta debe ser mi cuarta vez y aún me pone la piel de gallina. En el vídeo lo rodeamos para verle su colita, sus nalguitas y todo lo demás. Hubo más sitios y cosas que vimos pero lo dejamos en estas cosillas. El sábado por la mañna regresamos a Pisa en tren para pasar el último día pero estará en otra anotación.

En el vídeo que viene a continuación, tenemos el despegue de Eindhoven, el aterrizaje en Pisa, hay un par de fotos que no tengo ni idea de por qué no salieron, vemos un pequeño vídeo en la Piazza della Signoria y en el que se puede ver la cagarruta truscolana que han puesto en el medio y que alguien llama arte moderno, también vemos la ciudad desde el Piazzale Michelangelo, entramos en el Palazzo Vecchio y acabamos dando la vuelta alrededor del David de Michelangelo y todo con una versión pachanguera de Cómo Pudiste Hacerme Esto A Mi de Alaska Y Dinarama. El vídeo, si no está por aquí debajo, se puede ver AQUÍ:

Categorías
Asuntos Varios Florencia Mundos extraños

Méate con el artisteo

Méate con el artisteo

Cuando estuve hace unas semanas en Florencia, viaje del que aún no he hablado, en la Piazza della Signoria y justo delante del Palazzo Vecchio había algún tipo de arte moderno de ese que uno siempre duda entre calificarlo como mierda o elegir abominación. Al parecer esta cosa es del llamado-artista Urs Fischer, que puso enfrente a dicho palacio dos figuras humanas que están hechas de cera y que van ardiendo poco a poco. Se instalaron en septiembre y la foto es del cuatro de octubre. Si alguno necesita pruebas concretas de que a veces el-arte te deja helado, esta es una muy buena. A la izquierda había una nevera abierta y como con productos y sobre la misma otra figura de cera ardiendo. No recuerdo cual de las dos era la que se titulaba truscoluña no es nación y creo que el título de la otra era Puercagón, pronto estarás en el trullo. A la derecha de esta aberración estaba la copia del David de Miguel Ángel en el lugar en el que se colocó el original hasta que lo mudaron al museo (para que se conserve y no lo destrocen los vándalos truscolanes que todos sabemos la mierda de gentuza que son esos llamados independentistas). Si el genio italiano resucita y ve lo que han puesto al lado de su estatua, cae muerto nuevamente al instante.

Categorías
Italia Roma Ciudad Eterna

La Piazza di Spagna y otras cosillas irreconocibles cuando acudes temprano y regresando a Eindhoven

El relato comenzó en Un nuevo viaje a Roma y en la plaza de San Pedro por la noche

Llegamos al domingo, el día de la larga marcha de regreso a los Países Bajos y mi primera vez despegando de Ciampino. Me levanté un montón de horas antes de la hora Virtuditas y pronto veréis lo correcta que fue esta decisión. Estaba en el restaurante del hotel dieciséis segundos después de las siete y media y fui el primer ser humano en posar el trasero en una de las sillas, el primero en pedir un capuchino y el primero en encochinarse a conciencia. Los demás tardaron unos cinco minutos en aparecer. Cuando acabé, me lavé los dientes en mi habitación, cogí la mochila y pa’la calle. Fui directo a la estación de metro y allí conecté con el metro en dirección a Spagna. Son ciertos los rumores que denuncian que esas ratas asquerosas y despreciables de los truscolanes-de-mierda han pedido que se cambie el nombre por truscoluña y que han pedido que la Piazza di Spagna se renombre como piazza truscoluña y con el tres por ciento pullolita pero los italianos se niegan.

Piazza di Spagna con la scalinata di Trinità dei Monti vacía y la Fontana della Barcaccia

La foto anterior es la prueba definitiva que demuestra irrevocablemente que si sales del hotel antes de la hora Virtuditas hay otro mundo ahí afuera. Llegas sobre las ocho de la mañana a la Piazza di Spagna y básicamente está vacía. En la foto, documento estremecedoramente espeluznante vemos la famosa scalinata di Trinità dei Monti que ha sido restaurada recientemente en toda sugloria. Al fondo está la iglesia y al frente tenemos la La Fontana della Barcaccia de cierto genio llamado Bernini que creo que no he nombrado nunca. Esta foto, así con esta composición, no la consigues en tu puta vida yendo al lugar después de las nueve de la mañana. Aún así, os pido y os ruego que sigáis durmiendo hasta tarde en los hoteles para no joder estas maravillas para nosotros, los elegidos.

Palazzo di Spagna

La plaza recibe el nombre porque allí está el Palazzo di Spagna, país que incluye los territorios ocupados y expoliados de truscoluña, que no es nación. En ese lugar me tropecé con una española y su hijo y me preguntaron por la dirección en la que tenían que caminar para ir hacia la Fontana di Trevi y les invité a acompañarme ya que no parecían tener rasto alguno de sangre truscolana (en caso de duda no lo haría porque se me olvidó llevarme las pastillas para los ataques de alergia). La fuente estaba también vacía pero le hice fotos con la cámara adulta y la única que hice con el teléfono fue un panorama que salió rarito y parece que hay un ángel adicional arriba y el edificio está como si lo hubieran construido con planos de Guarratraba y ya se estuviese cayendo.

Fontana del Tritone en la Piazza Barberini

Desde allí íbamos más o menos en la misma dirección y fuimos a darle una visita a la Fontana del Tritone en la Piazza Barberini, también irreconocible antes de la hora Virtuditas. Bastante cerca está Quattro Fontane, cruce de calles con cuatro fuentes y que no suele ser muy visitado por los turistas. Las veréis en el vídeo.

Sant'Andrea al Quirinale

Mi camino y el de la señora y su hijo se separaron y mientras ellos enfilaban hacia el Coliseo yo fui a Sant’Andrea al Quirinale pero estaba cerrada. Todos sabemos que esta es una de las tres iglesias diseñadas por el artista conocido como Bernini y es una preciosa muestra de estilo barroco en su interior.

Basilica Papale di Santa Maria Maggiore

Continué mi ruta hacie la Basilica Papale di Santa Maria Maggiore, majestuosa y totalmente jodida en la panorámica que le hice con el teléfono, que parece que seguí durmiendo como otros. En ambos lados del edificio hay unas tiendas de campaña que son controles de seguridad, los mismos que hay en algunos otros lugares de Roma. Esta basílica es espectacular y te puedes perder en ella.

Muy cerquita y escondida está la Basilica di Santa Prassede, una de las iglesias más viejas de Roma. Cuando salí enfilé hacia la zona de Termini y busqué la parada de la guagua al aeropuerto, que tardó unos diez minutos en llegar. Después hicimos más o menos la misma ruta que el metro, solo que por la superficie, sobre la Via Appia y su versión nueva. Al llegar al aeropuerto, pasé el control de inseguridad, me compré una botella de agua y me apalanqué en la terminal a esperar el embarque. El aeropuerto es pequeño y aquello se convierte en un infierno cuando salen cuatro aviones a la vez. El embarque comenzó con quince minutos de retraso y despegamos con la misma cantidad de retraso.

Los Alpes entre Italia y Suiza

Tenía asiento de ventana y pude hacer la fabulosa foto anterior de los Alpes desde el avión. Creo que la zona es mayormente Suiza pero Italia está cerca solo que por detrás de mí. Al aterrizar en Eindhoven salí por patas del avión, pillé la guagua a la estación, de allí el tren a Utrecht y finalmente la bicicleta hasta mi casa.

Para aquellos que son más visuales tenemos la siguiente compilación de trozos de cutre-vídeos que comienza con la Piazza di Spagna vacía, después saltamos a la Fontana di Trevi, desde allí a Quattro Fontane y vemos las susodichas, nos metemos en la Basilica Papale di Santa Maria Maggiore y también entramos en la Basilica di Santa Prassede antes de despegar en Ciampino, ver un poquito de vídeo con los Alpes a nuestros pies y aterrizamos en Eindhoven. Todo esto pedía a gritos la canción What’s Going On de Cyndi Lauper. Aquellos que no sean capaces de ver el vídeo que está debajo de este párrrafo, también pueden probar AQUÍ: