El primo segundo


Al ya tener una polla empalmada, a esta la degradaron a familiar lejano o algo así, aunque yo no sé por qué, yo más bien veo el bicho de la película La historia interminable, que vi antes de nacer y que quizás por eso la tengo idealizada como un clásico total y absoluto. Las más viciosillas del grupo sí que veían un pollote flácido recostado contra las rocas. Ya puestos a atraer turismo, le pones algo blancuzco por delante y el efecto visual es completo.


Una respuesta a “El primo segundo”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.