La semana pasada en Distorsiones

La semana pasada comenzó celebrando las CIEN películas vistas en el 2021, que este es un año que en realidad es medio año porque la otra mitad estuvieron los cines cerrados. Tratando de volver a la normalidad, tuvimos el resumen del Bockbierfestival Utrecht 2021 y también celebramos que Las alfombrillas vuelven a la escalera. Llegamos al fin de semana con la alegría de saber que soy Doblemente negativo.

En los alrededores de Ao Nang, vimos La playa de Ko Poda y el Ko Ma Tang Ming, seguimos con El final de la playa de Ko Poda, de ahí nos dimos un garbeo para ver Unos islotes en el estrecho de Malaca y la última foto fue la espectacular panorámica de Ko Poda Nok y Ko Khom con la roca del pollo.

Tuvimos una nueva Bicicleta, mi nueva Stella Vicenza Black FDST que ya he añadido al Álbum de fotos de bicicletas.

Fui a ver tres películas al Cine, en una semana muy tranquila o más bien muy lluviosa y por aquí comenté cuatro, comenzando con la mierda de Copshop, seguimos con el maravilloso clásico Paseando a Miss Daisy – Driving Miss Daisy, tras esa vino la pasable Mijn Beste Vriendin Anne Frank y acabamos con la flojita Eiffel. De las tres películas que vi, una de ellas fue la sexta vez de Dune. Sigo teniendo diecinueve películas en mi lista de espera y como ya empiezo a olvidarlas, creo que empezaré a encolar las anotaciones desde ya mismo.

La comida que salió de la cocina de mi keli fue:

Y así transcurrió la semana.

Eiffel

Este año estoy viendo más cine francés que nunca y pese a la cantidad, muchas de estas películas siguen sin sorprenderme. Creo que la que voy a comentar hoy la vi con subtítulos en inglés, aunque no sé la razón por la que no eran los habituales holandeses. No recuerdo haber visto el trailer anteriormente pero eso no es nada nuevo. Visto el póster y el título, quedaba bien claro de qué iba la cosa, ya que podemos identificar a un conocido arquitecto y a su obra más famosa. La película se titula Eiffel y parece que se estrena en España a mediados de noviembre con el mismo título porque no quisieron poner uno ese que explica mejor la trama: truscoluña no es nación.

Un julay fantasioso se encoña de una pava ricachona y se la empeta hasta los pelos de los güevos.

El Eiffel ese quiere que le den el contrato para el metro de París, que es lo que le mola pero le toca el premio de consolación del monumento para la Feria Internacional de París de 1889 y a todas esas, el chamo está cerca de la bancarrota y la construcción está llena de problemas. Todo se complica aún más cuando llega a la ciudad una pava que veinte años antes o así, cuando el Eiffel comenzaba a trabajar, la conoció, se encoñó de ella, chingaban como conejos sin que la familia de ella supiera nada y finalmente, cuando el padre de la pava captó el concepto, la secuestró y se la llevó de allí y él tuvo que volver a sus pajillas de siempre y regresar a París. El encuentro con la pava vuelve a despertar los revolcones y el marido de la chama nota algo cuando le empieza a pesar la cornamenta, o algo por el estilo.

Lo primero que me pregunté en la película y que confirmé después fue por qué, si el Eiffel fue al poblacho donde vivía la pava y tuvo el romance con ella veinte años antes y el tiempo pasa para los dos, en el tiempo presente, la pava sigue siendo la misma joven y él es un puretón de cincuenta tacos. Digo yo que el tiempo también transcurre en la campiña. Después tenemos las movidas de la construcción de la torre Eiffel, que son interesantes pero que son muy escasas, ya que en realidad nos centramos en la vida amorosa del chamo, que ahora es viudo y tiene una hija que puede ser perfectamente de la misma edad que la pava que se chinga. El problema de mostrarnos al chamo como un putero calentón es que la película tira por un camino de folletín y ningunea lo más interesante, que es toda la problemática de la construcción de la torre Eiffel y eso se ve como en una escena todo parece irse a tomar por culo y aquello va a ser un fracaso, cambiamos a la escena final y estamos en la inauguración de la torre y no se sabe como se solucionaron los problemas económicos, laborales y personales, simplemente saltamos adelante unos meses y tenemos que aceptarlo como un final válido.

Esto es otro telefilm, pero más bien mediocre. Nada que pueda interesar ni a los miembros del Clan de los Orcos ni a los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Mijn Beste Vriendin Anne Frank

La historia más famosa de la Segunda Guerra Mundial relativa a los Países Bajos tiene mucho que ver con Ana Frank y aquel diario que escribió y que luego su padre publicó y se montó un negocio del copón, junto con la keli y particularmente, la casa de detrás, en donde se escondieron. Casualmente, esta keli está a quinientos metros de la keli de mi amigo el Turco y solemos pasar por allí de vez en cuando para flipar con las colas de turistas que pagan una burrada por ver un piso vacío. Han hecho una nueva película de Ana Frank, pero desde el punto de vista de su mejor amiga. Se titula Mijn beste vriendin Anne Frank y es posible que se estrene en el resto del mundo, aunque yo lo dudo. De hacerlo, la traducción al español sería truscoluña no es nación.

Una julay se resiente toda por la maldad de su mejor amiga.

La que supuestamente es la mejor amiga de Ana Frank, en los tiempos de la ocupación nazi, nos muestra a la famosa chama como una adolescente borde que no veas, que es capaz de traicionar a sus amistades por cogerle el paquetón a un chamo y que cuando de repente desaparece, todo el mundo cree que se han ido sin avisar, aunque en realidad estaban escondidos en su keli. Más tarde le recuperamos el rastro en el campo de concentración.

Llama la atención que esta no es la historia limpiada y pulida por el padre en el que la hija es una heroína y santa y aquí la vemos como una adolescente que en realidad, si le cuadra, te clava el puñal por la espalda y se queda tan a gustito. Han usado la historia de su mejor amiga, que sobrevivió en el mismo campo de concentración y después se fue a Israel a vivir el resto de su vida y supongo que allí escribió o contó como fueron sus años como la sufrida mejor amiga de Ana Frank. La película flojea en muchos momentos porque en realidad a las chiquillas no les pasaba nada y no hay nada que contar, salvo verlas ir por las calles, ver a la policía o los nazis echando o deteniendo a judíos de sus kelis y elllas corriendo. Por más que lo intentaron, les faltó una buena historia que sirva de hilo para conducirnos. Tampoco ayuda que la jovencita que seguimos no tiene carisma alguno. La mejor parte es cuando está en el campo de concentración con su hermana, que resultó ser el mismo que en el que estaba Ana Frank, solo que ellas estaban en una sección en la que no trataban muy mal a los presos y a la otra le tocó la parte del campo con los sádicos. Todos sabemos como acaba la historia así que por ahí no hubo ninguna sorpresa. Para tanto drama, sales del cine con las mejillas secas, que es una buena señal del fracaso del equipo que hizo la peli.

Esto es más bien un telefilm, de esos que ponen en AntenaTriste y que con unos buenos intermedios de media hora, se puede alargar durante al menos tres horas y para cuando acaba, estás físicamente agotado de tener el culo posado tanto tiempo en el sofá. Esto puede aterrorizar y afectar emocionalmente a los miembros del Clan de los Orcos y creo que carece de cualquier interés para los sub-intelectuales con GafaPasta. Está bien, sin más.

Publicada el
Categorizado como Cine

Paseando a Miss Daisy – Driving Miss Daisy

Tengo un vaguísimo recuerdo, o más bien una sensación de haber visto esta película en el pasado, seguramente en cinta de vídeo y es hasta probable que la copié y la tenía en mi gigantesca colección que fue directamente a la basura cuando se vendió la casa de la Garita, pero igual hasta me equivoco. Lo que sí me sonaba muy familiar es la banda sonora, pero tiene toda la pinta de ser una favorita de las salas de espera, de los supermercados y otros lugares con música de fondo. Hoy viajamos al pasado para disfrutar con un clásico que regresó al presente por la magia del cine digital y tal y tal. Se trata de Driving Miss Daisy, la cual en España se conoció como Paseando a Miss Daisy.

Un julay negro pasea a una vieja blanca y se pasan todo el día como cuervos esperando que cague un perro para comerce el truño.

Una Ancestral judía que está ya con una pezuña en la tumba es obligada a dejar de conducir por su hijo y le empeta un negro conductor al que la vieja odia que no veas pero después de que le ve la puntita nada más del miembro, le coge un cariño que no veas y van a todos lados juntos, incluyendo un gran viaje a otro estado para un evento familiar de esos en los que los cuchillos se clavan en las espaldas a cada momento.

Varias cosas. La banda sonora es MARAVILLOSA, la música que compuso Hans Zimmer es de lo mejorcito y realza la película en todos los momentos importantes y la engrandece aún más. La interpretación de Jessica Tandy, que ganó prácticamente todos los premios del universo conocido por esta película es simplemente magistral, ella es el alma de la historia. En tercer lugar, flipé por lo viejo que se veía Morgan Freeman en 1989, cuando supuestamente rondaba los cincuenta, es que hay pelis hechas veinte años más tarde en las que se le ve más joven que ahí, aunque en esa época no tenía las pústulas esas negras y horrendas junto a la nariz que tienen ahora y que siempre me preocupan cuando lo veo en el cine y estoy sentado muy adelante porque si una de esas explota me va a pringar por completo. La película es una delicia, la historia simple y bien contada, las interacciones son perfectas y la imagen de esa vida decadente de la gente en los ochenta y setenta es fantástica. Para redondearlo todo, dura poco más de hora y media, con lo que de ninguna manera se hace pesada y en ese tiempo nos cuentan una cantidad ingente de cosas. Ya no se hace cine así.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto igual lo ves cuando llegues al infierno y te quieran torturar. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, lo menos que espero de ti es que me recites diálogos completos de la película. Un clásico.

Publicada el
Categorizado como Cine