Roca cortada junto al memorial

Junto a las placas que hay al lado del memorial la gente pone muchas cruces y banderitas australianas cuando las familias vienen a visitar el lugar para recordar parientes que murieron hace más de setenta años o quizás a otros que sobrevivieron y pudieron regresar con ellos y tuvieron que oír los relatos durante cienes y cienes de ocasiones. A mí, más que eso, lo que me impresionó fue la roca, que forma parte del paso del infierno y que está perfectamente cortada, con sus martillos y sus cuñas, desnutridos y con una multitud de enfermedades a su alrededor más los golpes casuales de los soldados japoneses, hacer ese trabajo tuvo que ser una pesadilla.

Por sulaco

Maximus Julayus

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.