Engalanando la bicicleta

A menudo te encuentras bicicletas en el centro de la ciudad pintadas con colores extraños o adornadas con todo tipo de cosas. Lo de la pintura se entiende porque cuanto más rara parezca tu bici, más difícil será que te la roben y esto es algo que si sueles dejarla en los aparcamientos públicos, tarde o temprano sucede.

Lo de los adornos supongo que es coquetería ya que de otra forma no se entiende que vayas por la calle con tu fabulosa bicicleta naranja llena de margaritas de plástico que parecen crecer en la cesta que llevas delante del volante y en la que pones la compra el sábado cuando vas al mercado.

El mismo tipo de bicicleta con una ligera modificación que implica quitar la cesta y poner un asiento se ve de cuando en cuando en primavera o verano por las calles de la ciudad y en el volante va sentada la novia mientras su futuro esposo la lleva al ayuntamiento o a la iglesia para casarse.

En el Álbum de fotos de bicicletas encontrarás un montón de bicis que he ido fotografiando a lo largo de los años

Yendo en bici recostado

Lo fácil sería decir que los que van recostados en bicicleta son unos gandules pero lo cierto es que en muchas ocasiones es por problemas en la espalda. Son siempre llamativos ya que van bastante bajos, con los pedales en la parte anterior de la bici y los controles en una posición totalmente extraña para aquellos que montamos en bicicleta. En mi trabajo teníamos a uno que venía con una bicicleta de dos ruedas en la que iba encerrado en una especie de cabina de fibra que lo hacía parecer un vehículo del futuro. Se le acabó el cachondeo cuando un coche se lo llevó por delante porque no lo vio y decidió dejarse de inventos exóticos y volver a los sabores más clásicos. Espero conseguir una foto de una de esas bicicletas y hasta que lo haga, nos conformamos con esta extraña bicicleta.

En el Álbum de fotos de bicicletas encontrarás un montón de bicis que he ido fotografiando a lo largo de los años

Witte fiets

Ya hemos nombrado por aquí las bicicletas blancas (witte fietsen) del Parque Nacional de Hoge Veluwe. El concepto es parecido al que se está propagando por muchas ciudades europeas. Son bicicletas que están repartidas por todo el parque y que los visitantes pueden tomar libremente y usarlas para moverse por el mismo. En el interior de Hoge Veluwe hay cerca de cincuenta kilómetros de carril bici repartidos entre bosques, dunas y llanos en un entorno absolutamente increíble en el que igual te encuentras con una banda de ciervos u observas extraños pájaros cortejándose. En el centro del parque, un museo con una colección de obras de van Gogh, Picasso y otros y un jardín de esculturas que os deja con la boca abierta. Personalmente lo que más me gusta de este parque es el perderte con las bicis por el mismo y pedalear sin parar en estas bicicletas sencillas que funcionan a contrapedal.

En el Álbum de fotos de bicicletas encontrarás un montón de bicis que he ido fotografiando a lo largo de los años

Cachondeo con las bicicletas

Estando rodeados de bicicletas y siendo un elemento tan importante en las vidas de todos los ciudadanos de los Países Bajos, no faltan los toques de humor de cuando en cuando con las bicicletas como protagonistas. En esta ocasión, los propietarios de uno de los campos de tulipanes que están enfrente del Keukenhof decidieron plantar una bicicleta cerca del parque para que los turistas y visitantes pudieran tener esta curiosa imagen además de la otra más popular en la que se puede ver los inmensos campos de tulipanes.

En el Álbum de fotos de bicicletas encontrarás un montón de bicis que he ido fotografiando a lo largo de los años