Categorías
Islas Perhentian Kuala Lumpur Malasia

Mezcla con cosillas de los últimos días en Malasia antes de regresar a Europa

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Este será el último capítulo, con fotos y vídeos que cubren en realidad dos días, aunque en ellos solo fotografié comida y poco más, salvo por el aeropuerto. El relato de esta movida está en Desde Pulau Kecil hasta Kuala Lumpur y en Un pedazo de regreso de que te cambas, aunque antes de llegar ahí tenemos que retroceder en el tiempo al día anterior, en el que se me olvidó poner la foto de grupo que nos hicimos a la entrada del Club de buceo. Como puede suceder y sucede, mi carisma quema las cámaras, aunque sean telefoninos y las caras quedaron como de película de terror truscolana, pero vamos, que se perfectamente quien es el Sirenito y hasta el inglés:

Con la basca del Sea Voice Divers

Del día del viaje de vuelta a Kuala Lumpur creo que no hice fotos pero del siguiente hay un montón y la cosa comienza con el desayuno en el PappaRich, en donde me puse tibio, primero con unas tostadas kaya:

Tostadas Kaya en el PappaRich

Y después con unas tostadas francesas, que no quiero pasar hambre y miseria:

Tostadas francesas en el PappaRich

Ese día fui al cine y a pajariar y acabé almorzando en un restaurante de un centro comercial en el que supuestamente la comida era típica de Penang, así que lo que quiera que sea que pedí, se supone que es de esa zona de Malasia. Era algún tipo de sopa boba:

Plato de comida típica de Penan

Lo mejor de esa comida fue el postre, un pedazo de helado que me tomé en otro lugar y que vamos, se te camba la peluca y salí de allí como un boliche:

Helado épico-legendario

Ya en el aeropuerto y después de pasar el control de seguridad, hice una foto de un par de Airbus A380 abandonados por Malaysia Airlines, la compañía esa que tiene pilotos que pierden aviones en vuelo. Al parecer contaban con tener cienes y cienes de miles de millones de billones de pasajeros y se compraron estos dos pajarracos y como no los llenan y no los pueden devolver, los tienen ahí esperando a mejores tiempos o a que se caigan a cacho, según lo que llegue antes:

Airbus A380 de Malaysia Airlines dejados de la mano de Dios

Antes de ir a la terminal satélite hice la foto siguiente con un montón de aviones de la misma compañía de la foto anterior. Esta es la parte de la terminal con vuelos a destinos cercanos y los aviones son más modestos y sencillos:

Aviones en KLIA

Finalmente, una foto de lo que sucedió en mi cocina al llegar a casa por la mañana. Yo de lo que tenía realmente hambruna era de un buen desayuno casero y así cuando llegué a mi casa, me regalé el desayuno de la foto, muy similar al que me hago los domingos:

Pannenkoeken con Capuchino

El vídeo comienza con un paseo por la estremecedora jungla tropical que hay dentro de la terminal satélite del aeropuerto KLIA y después tenemos un despegue de noche en el que no se ve una mielda pero todos sabemos que cierto comentarista se agarra un berrinche si no los pongo. Después hay un aterrizaje en Abu Dhabi en el que tampoco se puede ver demasiado pero hay al menos más luz. Acabamos con el aterrizaje en Amsterdam, ya al amanecer. Por razones que no me explico pero que seguramente sean que estaba cansado y no me salió de los mondongos, no tenemos ni el despegue de Abu Dhabi, ni el aterrizaje en Belgrado, ni el despegue de Belgrado. O eso, o como que me cansé de tanto vídeo nocturno en el que no se ve una mielda. La música es la fantástica canción de Madonna Like A Prayer en una versión en directo en un concierto, aunque con esta diosa, uno nunca puede estar seguro de que esté cantando en ese momento o nos esté regalando un playback. El vídeo, si no lo veis por debajo de este párrafo, el vídeo está AQUÍ:

Y con esto, acabamos con el repaso de aquellos tiempos.

Categorías
Islas Perhentian

Buceando en el templo del mar

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Parecía algo imposible pero for fin hoy llegamos a la última jornada de buceo en mi viaje a Asia del 2018, el día en el que de verdad, de verdad situamos el inicio del fin ya que a partir de ese instante, de ahí voy dando paso tras paso caminito de los Países Bajos. El relato de lo que sucedió ese día lo conté en El fin del buceo en las Perhentian con la visita al templo del mar.

En realidad no hubo muchas fotos, salvo por una que hice con la cámara Xiaoyi Yi 4K debajo del agua del Sirenito, que quería tener un retrato chulo para enviárselo a las pavas por el güazáp y así lubricarlas previamente al empetamiento. En la primera inmersión tuvimos el momento, con una nube de peces y un entorno fabuloso y el chamo posó como un campeón, algo que vemos en la siguiente foto:

Otra del Sirenito

Ese día no hubo foto de papeo porque me invitaron a comer en el centro de buceo y me daba corte hacer fotos cuando estaban todos en el suelo comiendo con las manos al estilo malayo, que es todo lo fascinante que tú quieras, pero no es lo mío. Por consiguiente, nos centramos en el vídeo final de mis dos inmersiones mañaneras. Comienza en la barca yendo hacia la zona en la que está el Templo del Mar, al noreste de la isla. Después descendemos al fondo marino del agua del mar con peces por un tubo y de nuevo hasta vemos de nuevo un par de tiburones bambú durmiendo bajo una roca y después vemos peces y peces y peces mientras vamos ascendiendo por el templo del mar. Por supuesto también hay corales. Si alguien los cuenta todos, seguramente fueron cienes y cienes de billones de peces. Sobre el tercer minuto empieza la segunda inmersión, en la zona, pero más enfocada a corales fastuosos a menos profundidad, con lo que regresan los colores y la bellísima arquitectura viva de los corales. Sobre el cuarto minuto y veinte segundos nos cruzamos con un pez loro cototo verde, uno que andaba solito por el barrio comiendo coral. Acabamos el vídeo de nuevo en la barca, en superficie y aparece el piloto, capitán, conductor del barco. Todo esto acompañado con la canción What If de Coldplay. El vídeo, si no lo veis por debajo de este párrafo, el vídeo está AQUÍ:

Categorías
Islas Perhentian

Tiburón punta negra, peces loro cototo verde, mantarraya y hasta un Sirenito y una Chinota

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Poco a poco vamos llegando al final de esta interminable serie de vídeos submarinos y de superficie y en ocasiones hasta aéreos, que no hay medio en el que yo no me desenvuelva. Hoy llegamos a los documentos multimedia que complementan la anotación del día con Más peces loro cototo verde, tiburones, rayas y tres pecios. Comenzamos con el plan para la segunda inmersión, ya que por la mañana hice una con Kib, que aquí denominaremos el Sirenito por algo que veremos más tarde. Esta inmersión era en un lugar llamado Batu Layar y cuando veáis el vídeo, ahí fue donde nos tropezamos con el mismo grupo o quizás otro de peces loro cototo verde enormes y que se acercaron un montón a nosotros:

Batu Layar

La segunda inmersión fue a tres pecios que han colocado artificialmente en un lugar para que la gente bucee. Hundieron tres patrulleras de la pasma en un sitio y con el paso de los años se ha convertido en un sitio para inmersiones flipante. Hay incluso una cuerda que conecta los pecios en caso de poca visibilidad y en la siguiente imagen se puede ver el plan de esa inmersión, que fue super-hiper-mega chachi:

Police Wreck

Y en esa segunda inmersión el Sirenito se metió en uno de los pecios para que le hiciera una foto con la melena al agua, que no al viento. El documento es estremecedor y preocupante, con el Sirenito posando y una nube de pececillos a su derecha. Creo que en el vídeo se le puede ver en varias ocasiones porque estas patrulleras eran pequeñas y nos metimos en todas para noveleriar y yo iba detrás de él:

El Sirenito

Ese día, el Sirenito y el Elegido buceaban con la Chinota y cuando acabamos nos hicimos una foto de grupo, aunque como siempre, las cámaras tienen problemas enfocándome y se distorsiona todo y sobre todo mi pecho porque a cierta culocochista al parecer le molestan los pelos que crecen en el mismo, igual que los que crecen alrededor del culo:

El Elegido, el Sirenito y la Chinota

Para cenar fue un buen ejemplo de más de lo mismo, volví al Café Amelia y volví a pedir la barbacoa de calamar, solo que esta vez me pusieron el plato revirado y en esta ocasión, la lefada está en la esquina superior derecha:

Barbacoa de calamar

El vídeo comienza con un pez globo enorme que se acercó a decirme que truscoluña no es nación, algo que yo ya intuía. Tras eso vemos unos corales y mucho pescado pequeño y después llega un momento estelar con un tiburón punta negra en la zona. Yo procuré que siempre tuviera más a manos al malayo. El bicho estaba apatrullando el arrecife en busca de Puerkagón y su zorrita rumana. Más tarde una mantarraya enorme se escondía debajo de una roca. A partir del tercer minuto hay una explosión de colores y peces con corales y pescadito que no está aún frito y nos topamos con chocos o así, que yo con los nombres soy fatal y tras eso, el momento más flipante con un segmento enorme con peces loro cototo verde, esta vez super-hiper-mega cerquita y hasta vemos como al morder el coral con esas boquitas, se destroza completamente. Hay uno que se me acerca tanto que podemos verle hasta los empastes. Tras esto, sobre el quinto minuto, bajamos a los tres pecios de la policía e incluso entramos en algunos de ellos. Cerca del final hay un pez escorpión camuflado en un pecio y al acercarme sale por patas, que seguro que antes no lo habíais visto. En resumen, un documento fastuoso y fabuloso que como siempre, solo se puede ver en el mejor blog sin premios en castellano. La música es la canción Flamboyant de los Pet Shop Boys en un remix. El vídeo, si no lo veis por debajo de este párrafo, el vídeo está AQUÍ:

Categorías
Islas Perhentian

Una de peces loro cototo verde con serpiente incluida

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Poco a poco vamos avanzando en el gran drama de la vida y yo juraría por las bragas más sucias de Mafalda que hay un día en el que no tengo vídeos y también juraría que ese día los grabé pero claro, igual estaba disminuido psiquícamente o así porque no los encuentro, así que nos lo saltamos sin más, ya que parece que tampoco hay fotos del mismo y llegamos a un día épico en Malasia, aquel que conté como El día que buceamos junto a los peces loro cototo verde.

Además del vídeo final, tenemos dos fotos. En la primera, otra explicación de lo que íbamos a ver al bajar al fondo marino del agua del mar. En este caso creo que fue la primera inmersión:

El plan de la inmersión a Batu Tabir

Entre los peligros mencionaban a los peces que me tienen una tirria que no veas y que de hecho, nos atacaron pero gracias a que yo como con frecuencia castañas y legumbres, devolví el ataque con armamento químico que no se esperaban. Ese día para cenar cambié de sitio por agotamiento del anterior y decidí darle una oportunidad a uno que estaba en la misma playa y que sobre las siete de la tarde hacían una barbacoa y tenían varias opciones. Se trataba del Cafe Amelia y resultó el descubrimiento de la semana y de hecho, tanto en esta anotación como en la próxima tendremos la misma cena, una épica barbacoa de calamar en un mega-plato que lo trae todo y por si alguno tiene problemas de vista, eso que hay en la parte inferior derecha no es una lefada del camarero sino como un emplaste que cubre la sección de ensalada. Lo único malo de este sitio es que los mosquitos eran puñeteros, pero sentándote cerca del humo de la barbacoa no molestaban:

Barbacoa de Calamar

El vídeo comienza con un mega-pez sopladera e inmediatamente después de eso nos topamos con los fabulosos peces loro cototo verde, enormes y majestuosos y que comen coral y cagan la famosa arena blanca que tanto os gusta a algunos, así que la próxima vez que estéis en una de esas playas idílicas, quiero que os preguntéis si en realidad os estais revolcando en mierda de pez loro cototo verde. Los peces eran de alrededor de un metro de grande y era un grupo enorme. En un punto determinado podéis ver al chaval que buceaba conmigo y que estaba sacándose el título de Dive Master que mira hacia mí y hace el símbolo universal de Joé. Más tarde lo vemos tanto a él como a Bik, mi Dive Master, pequeñito de altura, con pelo largo y que todas las viciosillas nórdicas que pasaban por allí se le despatarraban, que yo creo que su dieta era a base de chocho-nórdico y mientras fuera rubio, le daba igual que de cara fuese un cayo malayo, aunque viviendo en Malasia no creo que se pueda aplicar el concepto de la misma manera así que lo dejaremos en cayo truscolano, que hasta el líder se folla a una zorrita rumana porque le dan asco las truscolanas. La segunda parte del vídeo son corales, peces pequeños y eso. En los últimos veinte segundos hay otro momento increíble y que demuestra mi precisión y mi capacidad de reacción. Nos topamos con una serpiente marina. Yo la había visto y le estaba haciendo el vídeo, seguro porque estaba como a un metro y medio o más por debajo de mi cuando el Dive Master la ve y literalmente, gritó como avisándome y en ese mismo instante, llené los pulmones de aire y subí como cuatro metros de un tirón. Todo eso está documentado y en ningún instante se pierde de vista a la serpiente. La música, en este caso, es la fantástica canción Son of Man de la película Tarzán – Tarzan y que canta Phil Collins. Si no lo veis por debajo de este párrafo, el vídeo está AQUÍ: