Chamo en barca bajo el puente

Chamo en barca bajo el puente

Regresando a la zona turística de Nha Trang tuve que cruzar un puente bastante largo que creo que se ha visto o está por verse en las fotos de la serie. Cuando pasaba, un chamo remaba por debajo del puente, con sus cosillas y a su ritmo. Fue uno de esos momentos cotidianos que no puedes dejar pasar. Cuando hacemos turismo en una gran ciudad, pasamos por ella sin prácticamente ver a sus habitantes, sin observarlos, quizás porque ya se han ido, como ha sucedido con Amsterdam, ciudad que era hace unos años maravillosa y en la que podías sentarte en una terraza o en un parque con una familia holandesa despreocupada y disfrutando del fin de semana y que ahora y por culpa de los programas esos que han convertido cada piso y cada lugar en un espacio para alquiler han transformado el centro de Amsterdam en un parque de atracciones en el que lo único que no se puede ver son holandeses, que han huido masivamente de esa ciudad.

Casa sobre pilares junto al mar

Casa sobre pilares junto al mar

Cuando regresaba a la zona turística de Nha Trang desde Po Nagar se cruzó en mi camino esta casa y aproveché para hacer una panorámica con la casa en un lado y el mar ocupándolo casi todo. La keli no se ve muy grande y definitivamente, yo votaría porque cualquier desagüe del edificio acaba en el mismo mar sobre el que está. Esa fue una de las cosas que menos me gustó de Vietnam, aún no tienen conciencia que los turistas vamos a esos lugares mayormente por el mar y que si está sucio, no regresamos. El peor de esos destinos turísticos está en Indonesia y es el conocido Bali, lugar en el que el agua daba asco en muchos lugares. Mi experiencia con ese país fue tan negativa que salvo por los dragones de Komodo, que quiero verlos, lo evitaré en el futuro.

Torres en Po Nagar

Torres en Po Nagar

Antes de dejar la zona, una última foto de las Torres en Po Nagar. La hice por detrás de la torre principal y se puede ver que oculta una torre pequeña. En la foto se puede ver unas chamas vestidas de rosa que hacían unos bailoteos típicos para los turistas. La verdad, la verdad, yo habría preferido unas buenas sacerdotisas que degollaran truscolanes y después escupieran contra lava ardiente la sangre de esas malas bestias invocando al maligno o algo así con lo que me parecieron muy sosas. En la foto se puede ver que las torres tienen un montón de motivos de decoración en la parte superior y que todo está perfectamente conservado (o restaurado).

Altar en una de las torres de Po Nagar

Altar en una de las torres de Po Nagar

Hoy tenemos otro altar, creo que el de la torre pequeña que vimos hace un par de días. Las torres no tienen ventanas y eso se nota en la alegría y cosa buena de las paredes. El lugar es tétrico que no veas y para paliar esto decidieron contratar un estilista que se graduó en la misma escuela que Dolorsi, la que le hace las uñas a mi madre y que se pirra por un color brillante. Por mucho menos que esto el Tribunal Penal Internacional ha juzgado a julays por crímenes de guerra. No pienso comentar nada del dildo gigantesco que hay en la parte delantera. Puedo confirmar y confirmo que cuando entré a hacer la foto no había nadie enchufado al mismo. Por el tamaño gigantesco, yo diría que está pensado para mujeres koreanas, que después de jiñar esos kabezudos se tienen que quedar desencajadas por los bajos. A veces me despierto gritando por las noches con pesadillas en las que mi madre le compra a Dolorsi treinta y cinco tupperwares más y las dos lámparas amarillas-horrendas y mi madre las pone en mi dormitorio en Gran Canaria.