Luces y sombras entre molinos de Kinderdijk

Cuando miras el mundo a través del visor de tu cámara lo puedes ver de mil formas distintas. A las diez de la mañana y con el sol cogiendo carrerilla y casi en el punto más alto al que subirá durante el día podemos engañar a nuestros sentidos y distorsionar la realidad. Me gustan las siluetas, las luces y sombras que diluyen los colores y los agrupan en prácticamente uno solo. Me gustan los reflejos intensos y la sensación de calor que emana de los mismos. Usando un punto cercano al sol para que la cámara calculara el tiempo de exposición logré esta sucesión de siluetas de molinos de viento junto al hielo, que casi parece agua.

Tienes más fotos de Kinderdijk en el Álbum de fotos de Kinderdijk y si quieres visitar el lugar puedes encontrar la información en Excursión a Kinderdijk. No te olvides tampoco de toda la información turística disponible en la Guía para el turismo en Amsterdam y Holanda.

Patinando junto a los molinos de viento

Cuando haces fotos de personas u objetos en movimiento, hay formas distintas de expresar la velocidad. Lo puedes congelar todo y asegurarte que se vean claramente tanto a los protagonistas, te puedes centrar en los objetos en movimiento y crear un fondo distorsionado que despierta en el observador esa sensación de velocidad, o puedes optar por mostrar el fondo estático y dejar que los objetos que se mueven floten en la imagen.

Esto último es lo que he hecho con la imagen de este precioso molino de viento frente al que pasan dos patinadores. El cielo, las nubes, el hielo y los juncos que vemos al fondo nos ayudan a imaginar la velocidad a la que debían ir esos dos hombres que disfrutaban de las perfectas condiciones que tuvimos el pasado fin de semana para el patinaje sobre hielo en Holanda.

Tienes más fotos de Kinderdijk en el Álbum de fotos de Kinderdijk y si quieres visitar el lugar puedes encontrar la información en Excursión a Kinderdijk. No te olvides tampoco de toda la información turística disponible en la Guía para el turismo en Amsterdam y Holanda.

Patinaje sobre hielo en Kinderdijk

Con un fondo de postal podemos ver a un grupo que patina por delante de los molinos de Kinderdijk. Casi todos llevan patines de velocidad, más largos y que aunque no te permiten hacer filigranas te ayudan a recorrer kilómetros de manera incansable. En estos días pasados se abrieron multitud de rutas en parques y zonas de difícil acceso que se podían seguir y en las que una vez completadas, recibías un diploma que atestigua tu gesta. Las hay de 10, 20, 40, 60, 100 o más kilómetros.

Tienes más fotos de Kinderdijk en el Álbum de fotos de Kinderdijk y si quieres visitar el lugar puedes encontrar la información en Excursión a Kinderdijk. No te olvides tampoco de toda la información turística disponible en la Guía para el turismo en Amsterdam y Holanda.

En bicicleta sobre el hielo

Alguno puede creer que a un Holandés lo detendrá el hielo a la hora de usar la bicicleta y si es así, me temo que se equivoca, como demuestra la foto que acompaña a este texto. Este no fue ni el primero ni el único que vi montando en bicicleta sobre el hielo y de hecho, tengo un vídeo de calidad pésima con dos chiquillos de los que uno se da una hostia que pondré uno de estos días, cuando lo edite y elimine mi risa de hiena malherida.

La imagen se puede interpretar de múltiples formas. Un precioso atardecer en Woerden, con una luna inmensa a mi espalda, la gente patinando en el canal, el puente sobre el hielo, el chaval en bicicleta dándose un paseo por un lugar en el que normalmente NO debería estar y todos estos pequeños trocitos de realidad juntos forman una composición que desprende serenidad.

En el Álbum de fotos de bicicletas encontrarás un montón de bicis que he ido fotografiando a lo largo de los años