Categorías
Phuket

El día que buceé con un tiburón ballena y muchísimo más

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Llegamos al día más épico y legendario de mis días de buceo en Tailandia. Este es el día que recordaré por y para siempre. El relato épico y antológico y necesariamente legendario está en Buceando por un tubo y con un tiburón ballena y es que solo de recordarlo se me pone la piel de gallina turuleta pero sin poner un güevo, ni dos, ni tres, aunque quizás cuatro.

El día fue perfecto hasta cuando terminó. Acabamos la última inmersión, estamos todavía con el shock emocional de lo que hemos vivido, gritándonos unos a otros en la cubierta superior y compitiendo por enseñarnos vídeos espectaculares y a lo lejos están las islas Sirín, que es práctícamente la frontera con Birmania de Tailandia por esa parte. Allí mismo, en aguel momento, el sol nos regaló una puesta de sol que hizo que nos calláramos y que corriéramos a coger las cámaras para hacer fotos. Hice un montón y he elegido dos. Mientras el sol descendía y tocaba el agua, se podía ver esto:

Puesta de sol con las islas Surin al fondo

Y cuando el sol se escondió y se fue pa’Europa o pa’l Quinto Coño, nos quedamos con un cielo que allí oscurece con prisa y sin pausa:

Las islas Surín justo después de la puesta de sol

En esos países no tienen problemas con el cambio de hora porque todos sus atardeceres, los doce meses del año, son alrededor de la misma hora, no tienen variaciones significativas en la duración del día. Después de tanta alegría, nos llamaron para el papeo y yo corrí como cabra que sube al monte y llené mi platito, que yo no quiero ser obeso como algunos comentaristas por aquí y creo firmemente en la moderación, al menos mientras no me pongan por delante una bolsa de cinco kilos de pistachos, que se me va el santo al cielo y me la jinco de una sentada:

Mi cena en el barco

como he dicho, aquel día fue épico y el vídeo es lo más de lo más. Hay barracudas de todo tipo, tiburones ballena y mil millones de peces más. Prácticamente al principio ya tenemos los vídeos del tiburón ballena, que no he recortado. Después veremos muchísimo más. La música que lo acompaña se titula Clubbed To Death (Kurayamino Variation) y es de Rob Dougan. Obviamente, esta música la conocemos todos por la película The Matrix. El vídeo, si no aparece debajo de este párrafo, está AQUÍ:

La épica continúa en El día con el vídeo buceando en el pecio Boonsoong y el regreso a Patong

Categorías
Phuket

El día que buceamos en las islas Similan, Koh Bon y Koh Tachai

En realidad si quieres leer esta serie desde el comienzo, tendrás que saltar a Regresando al viaje a Asia para ver las fotos y avanzar desde allí y por si la cosa no es complicada, esta saga de fotos y vídeos está relacionada con el relato que comenzó en Desde Utrecht a Kuala Lumpur y si estás confundido, pues que sepas que así es la vida

Continuamos con el festival submarino y por ahora, llegamos al tercer día en el barco y segundo en el que buceábamos. El relato de aquel día está en Buceando en las islas Similan, Koh Bon y Koh Tachai y comenzamos con una foto de la cubierta superior del MV Sawasdee Fasai, el barco en el que viajábamos y que pese a los rumores malintencionados de los comentaristas del mejor blog sin premios en castellano, era fabuloso. Como todos los que iban conmigo eran asiáticos, la zona de tomar el sol era prácticamente mía durante el día, salvo por la parte que se ve a la sombra en la parte de popa y en la que se ponían los fumadores:

La cubierta superior del barco

Mirando hacia el otro lado, teníamos la proa del barco y debajo de mi, la sala en la que iba el chófer, el puente de mando o como lo queráis llamar y en el que casualmente, había dos camarotes y en uno de ellos, el de la derecha (en la foto), me quedé yo. En la época en la que yo hice el viaje, al final de la temporada, este barco era el más fastuoso y en el resto de la temporada, también. Los europeos y gringos tienden a elegir los más baratos, que son como barcazas petadas de gente, mientras que el nuestro era todo espacios amplios y no había sensación alguna de claustrofobia, pero claro, pagabas por lo menos cien leuros más:

La proa del Sawasdee Fasai

Ese tercer día estuvimos buceando en tres lugares distintos y la foto de la isla corresponde a Koh Bon, el punto intermedio. Todas las islas que pasamos estaban desiertas, salvo por excursiones que venían a pasar el día pero que mayormente se quedan en los barcos o en alguna playa que tengan.

Junto a Koh Bon

Finalmente, la última foto es del momento más importante del día para mi, la CENA. Yo competía por ser el primero o el segundo en la cola cuando ponían la comida y comenzaba el bufet. El desayuno estaba chulo pero la cena era fabulosa:

Papeando en el barco

La parte más interesante de todo es el vídeo con el resumen de ese día. Comenzamos pasando por debajo de un arco en una experiencia asombrosa a la par que fabulosa y esplendorosa. Después pasamos entre pedrolos enormes, que el lugar parecía que se prestaba a unas piedras gigantescas. Alrededor del segundo minuto y veintidós segundos, podemos ver algo estremecedor. Otro grupo bucea por el fondo, por debajo de nosotros, y la que va en la cola del grupo es una de las dos chinas que que semperifollaban para bucear. En este caso, lleva unos calcetines blancos enormes, traje en plan minifalda de pelandusca o algo así. Las dos chinas se pasaban el tiempo debajo del agua haciéndose fotos a ellas mismas para su impacto social. Un poco después de esto vemos un mero gigantesco que no pude pillar para que mi madre se lo jinque. Seguimos con bandas gigantescas de unos peces amarillos que no se lo que son, pero que seguro que no se comen y al final tenemos otra escena que parece sacada de un acuario con un grupo de peces. El día fue fantástico. La música que acompaña a las imágenes es la canción Frozen de la reina del Pop Madonna. El vídeo, si no lo veis debajo de este párrafo, está AQUÍ:

El relato continúa en El día que buceé con un tiburón ballena y muchísimo más

Categorías
Tailandia

El vídeo con el resumen del viaje para bucear en Tailandia

Hemos estado varias semanas padeciendo el relato de mis vacaciones en Asia, una cruz y un castigo al que someto a los tres lectores todos los años para recordaros que el mejor blog sin premios en castellano es mío y pongo lo que me sale de las arriolas. Este año en la parte multimedia va a haber un significativo cambio y como sé que todos tenéis una edad y que os cuesta muchísimo evolucionar, os la explico y os la empeto seguidamente para que no os traumaticéis. En este viaje, como pasé el tiempo mayormente bajo el agua, tengo una cantidad ingente de mini-cutre vídeos y os puedo asegurar y os aseguro que acabaréis con arcadas. Además, habrán tres vídeos especiales y el de hoy es el primero de ellos. Se trata de una selección, una especie de lo mejor de lo peor de cada una de las semanas, ya que fueron bastante temáticas, con una en un barco buceando en Tailandia, otra en Indonesia y la tercera en Malasia. Hoy tenemos la parte del viaje que cubre el viaje de buceo a las islas Similan y a la roca Richelieu.

El vídeo dura unos diez minutos y además de las imágenes contiene varias canciones. La versión del llutuve, que es la que veremos por aquí, es algo diferente que otra versión que recibieron algunos por el Güazá. La diferencia está al final, en esta versión no se verán las fotos con los colegas en el barco y además la última canción, que aquí es el tema Un poco loco, es distinta. Como cierta culocochista que comenta y que inventó la hora Virtuditas está frita por verlo, lo que sí veréis en esta versión (y también en la otra) es el espeluznante momento en el que mi amigo el chino de ZumoSol y el Elegido saltamos al agua desde la cubierta de tomar el sol y las tertulias. Ahí se puede apreciar la musculatura del chiquillo, que si te da una hostia te empotra contra un muro de hormigón. Solo hay dos momentos en los que se me puede ver y ambos están al final, dentro y fuera del agua. El resto de la gente son los colegas con los que buceé. Los vídeos están colocados en orden cronológico, siguiendo el viaje. Como soy pobre y no me he comprado el filtro rojo, los colores son un desastre de proporciones épicas. Alrededor del tercer minuto están las tomas del tiburón ballena. Los vídeos de la parte final fueron hechos en dos inmersiones en un pecio que está en un arenal más cerca de la costa y de ahí la diferencia en el color del agua.

También comentar que la gente del barco hizo otro vídeo super-hiper-mega espectacular en el que se ve de todo e incluso cuando estábamos en el barco. Mi intención inicial era ponerlo por aquí pero llutuve lo tiene bloqueado en todo el universo conocido por culpa de una de las canciones que eligieron y como no es mío y no lo puedo cambiar, me temo que no se verá. Dura quince minutos y en el MeMeo parece que va de culo y ya no me dejan subir vídeos nuevos con lo que me quedé sin alternativas.

No os doy más la vara, si no véis el vídeo por ahí debajo, está AQUÍ: