Tanque destruido junto a los túneles Cu Chi

Tanque destruido junto a los túneles Cu Chi

Acabamos con los túneles de Cu Chi y con Saigón con esta última foto que muestra lo efectivos que eran los túneles y las pequeñas aberturas en la tierra para salir rescondidos y poner granadas y otros explosivos junto a los tanques gringos y destuirlos. Como estas cosas son muy pesadas y difíciles de mover, aprovecharon y lo dejaron expuesto en el recinto. Aún más interesante es que junto a los túneles de Cu Chi hay un campo de tiro para los turistas y por poquísimo puedes probar una pistola, un rifle, una ametralladora y hasta un tanque. Los rusos lo flipaban y estaban enviciadísimos en el campo de tiro. Hubo un momento de la visita que parecía que estábamos dentro de una película gringa por el ruido de las explosiones. Yo como no ofrecían la posibilidad del tiro al truscolán pasé del tema.

Dentro de los túneles de Cu Chi

Dentro de los túneles de Cu Chi

Por mucha retórica mágica que nos larguen cuando visitamos los túneles de Cu Chi, lo que te encuentras allí es eso, túneles, una forma de desplazarte en la zona por debajo del suelo para que no te vean. En la foto pueden parecer grandes pero no lo son, te tienes que desplazar gateando y usando una linterna porque tampoco hay luz, con lo que la foto fue hecha con flash. Este túnel fue agrandado para que los turistas (que pagan por ver el lugar) se puedan mover más o menos bien, con sus permanentes, sus uñas de diseño y demás. En el interior el nivel de humedad es sofocante, es como respirar agua.

Entrando a un túnel en Cu Chi

Entrado a un túnel en  Cu Chi

Ayer veíamos Una entrada a los túneles Cu Chi, más o menos una medianamente original, con un agujero minúsculo por el que no pasáis vosotros los obesos y las culocoches y hoy tenemos la adaptación turística que se ha hecho en los túneles de Cu Chi para que no te sientas estafado con los tres leuros de entrada. En la foto se puede ver que en este caso el túnel es mucho más grande y aunque tienes que ir acuclillado (y en el caso de vosotras las culocoches arrastrando las posaderas como si fuerais unas babosas y a algún Dios le pido que no dejéis un rastro …) se puede entrar y hasta había un poquito de iluminación artificial, aunque solo en la entrada y el resto se hace con esa luz mágica que hoy en día llevamos todos en nuestros bolsillos y que además sirve para buscar nuestra pornografía favorita en Internet y hasta mandar mensajes a esos que llamamos amigos.