Bici para pasear en el parque con cuatro plazas

Aquellos que tenga algo de memoria recordarán que hace algo más de tres semanas veíamos una Bici para pasear en el parque con dos plazas y ya entonces comentaba que también existía la versión familiar, con sus cuatro volantes y todo para que todo el mundo se sienta conductor aunque espero que hasta el más torpe se de cuenta que en realidad hay una única persona controlando el dispositivo y los demás viven la ilusión del falso poder. Como la otra, esta bicicleta que cuesta encajar en la clasificación ya que tiene cuatro ruedas me la crucé en el Parque de la Paloma en Málaga. Personalmente no me convence el diseño y no me puedo imaginar dando vueltas en una cosa de esas pero no se puede decir que de ese agua no beberé porque al final siempre pasa lo que pasa. De tener que compartir bici, preferiría un tándem y por supuesto me sentaría en el asiento que controla el volante. En la bicicleta de hoy, los que van sentados en la segunda fila aparte de aportar energía mecánica para mover el cacharro, no creo que disfruten mucho de las vistas. El detalle del toldito con el sol que a veces pega en Málaga se debe agradecer un montón.

Una respuesta a “Bici para pasear en el parque con cuatro plazas”

  1. Recuerdo yo allá por mis años mozos, que en Playa del Inglés alquilaban estos cacharros (solo una fila de asientos para tres o cuatro personas), y la verdad es que me lo pasaba en grande.

    No sabes el gusto que da poner un cacharro de estos a dos ruedas al coger una curva.

    O ir tan rápido que para evitar pegartela con una guagua tuvieras que subir precipitadamente una acera y reventar los neumáticos delanteros.

Comentarios cerrados.