Bicicleta Kangaroo

Bicicleta Kangaroo

Bicicleta Kangaroo, originally uploaded by sulaco_rm.

Y siguiendo con las bicicletas para llevar niños, hoy tenemos la Kangaroo, otra de esas bicis específicamente creada para tal tarea. Quien crea que estos cacharros son baratos se llevará un gran disgusto, son carísimas, aunque si piensas en lo que te ahorras en impuestos, gasolina y en lo convenientes que son para ir al centro de las ciudades sin tener que llevar tu coche, merecen la pena. Conviene también recordar que en muchas ciudades holandesas los coches no lo tienen fácil ya que el casco antiguo de las ciudades está protegido con varias medidas disuasorias que suelen incluir precios de aparcamientos carísimos y prohibición expresa de circular por las calles del centro. En una ciudad como Amsterdam, el precio de una hora de aparcamiento está en unos seis euros y las zonas azules están muy limitadas y es casi imposible encontrar plaza y aparte de eso, te puede tomar una hora entrar en la ciudad con coche.

En el Álbum de fotos de bicicletas encontrarás un montón de bicis que he ido fotografiando a lo largo de los años

3 opiniones en “Bicicleta Kangaroo”

  1. Son simpaticas de ver, pero yo no me veo arrastrando la lengua por el suelo con un remolque (No, remolque no se puede llamar, claro) full de vainas!
    Salud

  2. Virtuditas, Hilversum suele ser usada como ejemplo de ciudad para caminar y usar la bici por los arquitectos. Desde mi apartamento a mi oficina con la bici se tardaba 9 minutos y con un coche, era imposible hacerlo en menos de 20. Cuando volvía de Canarias y tomaba un taxi, me sableaban por culpa del rodeo brutal que hay que dar, con todas las calles siempre en el mismo sentido. Si te pasas tu salida, son dos o tres kilómetros para volver a retomar la senda con tu coche. El centro de Utrecht es similar. Es más, si sigues los carteles te tienen dando vueltas alrededor del centro sin realmente entrar al mismo. Me pasó en el año 2000, estuvimos casi una hora hasta que comenzamos a reconocer los lugares por los que pasábamos y nos paramos a preguntar a alguien.

Comentarios cerrados.