Cuatro piernas y dos pedales

Cuatro piernas y dos pedales

Vietnam está petado de bicicletas y cuando estuve allí, eran motivo frecuente de mi interés fotográfico. Por todo el país vi diferentes usos y aluciné con situaciones como la que tenemos hoy, que aunque recuerdo de notarla en diferentes lugares, siempre me era imposible hacerles foto y al final los pillé desde una furgoneta cuando iba a la bahía de Ha-Long. En Europa, cuando llevas a alguien de paquete, se te encula en la parte de atrás de la bicicleta y tú tienes que hacer el esfuerzo sobrehumano para mover no solo tus chichas, sino las del prójimo. En Holanda, según tenga tiburón o almejillón, se sientan de diferente forma en la bici y la única concesión que hacen al conductor es que en los semáforos se bajan y saltan a la bicicleta cuando la tienes en marcha para que ya tengas algo de inercia. En Vietnam el sistema es distinto. Hay que mirar con atención las piernas de la gente en la bicicleta más al frente. Colocan los pies en los pedales de tal forma que tanto el conductor como el pasajero están pedaleando, era una cosa flipante. Aunque no lo podemos ver, en la bicicleta que está al lado también lo hacían y una que se ve más adelante era otro ejemplo. Lo de hacer que el pasajero colabore en el esfuerzo es algo que igual deberíamos copiar por aquí. En mis pocas experiencias llevando un pasajero, rikitiki, uno que comentaba en la prehistoria, se me cayó de la bicicleta y se dio un culazo del copón. Yo creo que saltó pero él no lo reconoció y me acusó a mi, que pedaleaba con alegría. También mi madre, llevándola de paquete en Hoge Veluwe, se tiró de la bicicleta porque le daba miedo. En el resto de ocasiones, es mucho el sufrimiento pero se lleva sin dignidad. En mi caso, aquellos más curiosos seguro que encuentran el relato en el que mi amigo el Rubio me llevó encaramado al volante de su bicicleta con ambos borrachos y yo hasta hice fotos de ambos con mi antigua Canon Powershot G2 y me di incluso el lujo de desmayarme. En otras ocasiones el Moreno me ha llevado de paquete en su bicicleta en Hilversum pero chico, cuando vas sentado detrás, los hierros te destrozan el trasero.

Mencionar también los detallitos del gorro verde y el rosado. Ni en carnavales me pondría yo una cosa así.

4 opiniones en “Cuatro piernas y dos pedales”

  1. Pero esa bici es normal, no?. No sé cómo pueden ir en el espacio de un pie dos, alucinante, pero mejor para el que conduce la bici.

  2. Pueden ponerlos con mucho cuidado y porque esa gente no son de talla 46. Su sistema de tallas es totalmente distinto al nuestro. Una vez me compré unos gallumbos en Malasia de talla M, que es la mía en Europa y aquello era como un tanga que te transformaba en travelo. En Asia, mi talla de camisa es la XL o XXL y así con todo.

  3. Pues si tú que eres un escuchimizadillo usas la XL, alguno que yo me sé tendría que llevar la 6XL, madre mía…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *