Overlord

Lo de las sensaciones extrañas al ver algún trailer se merece asignatura propia en las universidades de loqueros y desquiciados. Un trailer se hace para llamar tu atención sobre una película y despertar el suficiente interés para querer ir a verla y el de la película de hoy más bien me daba la sensación de estar viendo a un julay que está echando una partida en su consola y no me aclaraba para nada el tipo de película que iba a ver. Aún así, decidí darle una oportunidad y fui a ver Overlord, película que ya se estrenó en España hace un par de semanas con el mismo título.

Unos julays encuentran la fábrica de josdeputas truscolanes de mielda y les dan candela de la peor

Resulta que estamos en la Segunda Guerra Mundial, que el día D es mañanita mismo y envían una misión secretísima a un sitio en Francia en el que hay que eliminar una antena o algo así. Cuando llegan allí ya tienen problemas con los bombardeos de recibimiento y los pocos que quedan descubren que en el mismo sitio en el que está la dichosa radio, también hay algún tipo de experimento nazi para transformar a la gente en truscolanes y que te persigan a todos lados poniendo los putos lazos amarillos. Los chamos se embarcan en la tarea de destruir la antena y al mismo tiempo acabar con aquel laboratorio de creación de frikis raritos y acabamos con una carnicería que no veas.

Esto es definitivamente un guion para un videojuego reconvertido en película. Tiene todos los elementos pero igual que le pasa a los juegos, es más divertido jugar que mirar como lo hace otra persona. Tiene unos niveles de gore épicos, aquí cuando se mata o se hiere, es con la cámara de frente para que veas los trozos saltando y que la sangre lo pringue todo. Esa es la parte más divertida. Los mutantes que hacen los nazis son fabulosos porque tienen el empecinamiento truscolán y eso hace que sea más gratificante matarlos. En lo del desarrollo de los diferentes protagonistas no perdieron el tiempo y todos son simples o simplones. Tenemos chulo, payaso, gilipollas, pava pa’follá, niño para que sufra, vieja orca y una buena dosis de nazis para matarlos con frecuencia y que no decaiga la fiesta. Visto como tal, como un espectáculo sin pies ni cabezas y creado para matar el rato, es muy buena y te lo pasas bien. Si pretendes encontrarle algo de sentido, fracasarás rotundamente porque no lo tiene ni lo buscaban, es sencillamente una película de acción con bidones de sangre. El final tiene el toque chorra que se espera cuando quieren tener la posibilidad de hacer una segunda parte, que no creo que ocurra porque no ha tenido el éxito que esperaban.

Obviamente, esto es cine para los miembros del Clan de los Orcos y seguro que van en manadas y sin las hembras, que me temo que no lo pasarán muy bien. Por lo anterior, no es ni será jamás el tipo de cine que impresiona y gusta a los sub-intelectuales con GafaPasta. Pura diversión sin más.

Una respuesta a “Overlord”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.