Deception Point

Siguiendo con mi particular paseo por la obra de Dan Brown, acabo de terminar de escuchar Deception PointDeception Point. Esta novela la escribió inmediatamente antes que la archi-famosa El código Da Vinci.

No tengo ni idea de si ha sido traducida al español. La novela trata de una asesora de seguridad de la casa Blanca que se ve envuelta en una intriga política en la que la supervivencia de la NASA está en entredicho. Esta mujer se verá en una carrera contrarreloj en la que deberá salvar el universo universal y a la madre que parió al presidente.

De los libros que me he leído hasta ahora de Dan Brown este es el más flojo. Carece de una trama que te agarre y te fuerce a llegar al final lo antes posible y los personajes son bastante neutros. Dudo mucho que la recuerde dentro de un par de semanas.

Os pongo un extracto del texto en inglés con el que la promocionan:

In his most thrilling novel to date, bestselling author Dan Brown transports readers from the ultra-secret National Reconnaissance Office to the towering ice shelves of the Arctic Circle, and back again to the hallways of power inside the West Wing. Heralded for masterfully intermingling science, history, and politics in his critically acclaimed thriller Angels & Demons, Brown has crafted another novel in which nothing is as it seems?and behind every corner is a stunning surprise. DECEPTION POINT is pulse-pounding fiction at its best.

Mi puntuación es la siguiente:
gallifantegallifante

Fahrenheit 9/11

fahrenheit911Muy pocas veces un documental llega a los cines del circuito comercial. No porque sean malos, porque no tengan un buen guión o porque el presupuesto fuera mínimo. Simplemente porque la gente no paga una entrada en el cine para ver un documental. Es así de triste y así de sencillo.

Esta regla funciona casi siempre. El único que parece romperla es Michael Moore. Su anterior documental (o película), Bowling for Columbine, se extendió como la pólvora por todo el mundo llegando a los circuitos comerciales. Se trataba de una excelente y sesgada visión de la sociedad americana y su afinidad por las armas de fuego.

Ahora, un par de años más tarde, vuelve con Fahrenheit 9/11, su particular testimonio sobre la elección del hombre al que se puede encontrar en Google buscando Miserable Failure y sobre la guerra contra el terrorismo (Iraquí, mayormente).

La película se divide en dos partes claramente diferenciadas. En la primera se analiza la ¿victoria? Del presidente de los estados unidos en las elecciones del 2000. también se analizan sus vínculos con los saudíes y con la familia Bin Laden. Resulta estremecedor. Las relaciones entre el clan Bush y esta gente ponen los pelos de punta. Por no mencionar que los saudíes podrían tumbar la economía americana si sacaran de golpe todo su dinero del país. Esta primera hora de película es absolutamente brillante. Michael Moore nos zarandea y nos lleva a un terreno que maneja a la perfección. Cuando acaba con Bush, no es más que un patético retardado que sólo piensa en hacer dinero y a quien no le importa una mierda el pueblo americano. La escena de Bush en el colegio en Miami leyendo cuentos cuando sabía que se habían producido los dos choques de aviones contra el WTC es antológica, realzada aún más con la voz en off de Michael Moore.

En la segunda hora se centra en la guerra contra Irak, la famosa ?Coalición Internacional?? y los turbios intereses de esta guerra. Esta parte nos pilla más de lejos a los europeos y no es tan absorbente como la primera. Obviamente se trata de exponer un punto de vista diferente al de las televisiones oficialistas a los votantes norteamericanos y eso a nosotros nos la trae floja. Ofrece los típicos recursos de los programas basura con testimonios dramáticos de madres que han perdido hijos, militares que volvieron hechos una mierda para encontrar que el tío Sam pasa de ellos y los abusos de los soldados americanos en Irak para dar la libertad a esa gente.

De esta segunda parte, lo más terrorífico es ver como mintieron los políticos antes y después de la guerra y escuchar la respuesta de Donald Rumsfeld en una entrevista cuando le preguntan que donde están las armas de destrucción masiva y químicas iraquíes, las que provocaron la guerra. Su respuesta fue: ?Deben estar en los alrededores de Bagdad o Tikrit o en el Norte, Sur, Este u Oeste??. Espero que cuando dice Oeste no se refiera a los Países Bajos, porque con semejante respuesta esas armas pueden estar hasta en los Estados Unidos.

Así que creo que merece la pena verla, es altamente educativa y ofrece un punto de vista muy diferente del que se puede ver viendo las noticias en la tele (sobre todo en la americana). Si queréis más información en español, haced clic aquí
gallifantegallifantegallifantegallifante

Nadie mejor que tú

Nadie mejor que tú ...
– ?Nadie mejor que tú sabrá cual es la verdad ??
Sus palabras fueron un mazazo que lo pilló desprevenido. Unos instantes atrás todas las señales pintaban bastos, todo parecía ir sobre ruedas. La chica que le gustaba estaba con él, estaban hablando, manteniendo una conversación interesante y las perspectivas eran muy halagüeñas. Todo iba bien hasta que cayó la bomba.

A partir de ahí todo se desmoronó. Ella se echó a llorar. Entre sollozos le comenzó a contar su historia. La gente de las mesas vecinas los miraba con esa apasionada curiosidad que provocan los problemas de los otros.

Primero lo noqueó con el típico ?Eres mi amigo??. Ahí se esfumaron sus esperanzas de tener algo con ella, lo que fuera. Otra amiga para el montón. Cuando nació lo tuvo que mirar un bizco, porque sólo parecía ser capaz de coleccionar amigas. Por más que había tratado de ser insustancial y vulgar, o intelectual apocado, o sibarita superficial, los resultados siempre eran los mismos: todas querían un amigo. En su interior una vocecita le susurraba: ?Acaba ya de una vez??. Visto el comienzo, lo mejor era cortar por lo sano.

Ella mientras tanto continuaba su sordo monólogo. Hablaba de reconocer que es lo que eres, de repetirse, de decidir cambiar, de reinventar la felicidad. Propaganda asquerosa que no le interesaba. El sólo quería mojar, revolcarse con ella hasta que le pidiera clemencia, engañar su corazón con palabras que no sentía, buscar la ruptura tras una corta relación, todo lo que sus amigos hacían una y otra vez y él parecía incapaz de hacer.

Entre pitos y flautas mantuvo el tipo. Ella hablaba de recuperar su identidad, que ese era su sitio y entonces lo comprendió todo. Le preguntó directamente: ?¿estás tratando de decirme que eres lesbiana???

Su pregunta carecía de todo tacto pero a esas alturas no le importaba. Ella comenzó de nuevo a hacer pucheros mientras asentía con la cabeza.

– ?¿Desde cuando???
– ?Desde siempre??.

El panorama se presentaba menos desolador. Al menos esta vez no acabarían hablando de ese otro chico con el que ella se quería enrollar y que por jugarretas del destino era amigo suyo. Esta vez era una tortillera. Sólo había un camino a seguir. El más directo y cruel.

– ?¿Estás segura? Quiero decir, ¿lo has probado con tíos???
-???.
-?¿y con tías???
-??No??.
– ?Y entonces como puedes saberlo?? – dijo él.
– ?Lo sé?? – fue su escueta respuesta.

Se quedaron allí mirándose. Ella puso la mano sobre la suya. ?l se la imaginaba en la cama, con otra, retozando con sus cabezas en el sexo de la otra mientras él miraba la escena junto a la cama, las veía como se iban calentando hasta que ya no podían más y le pedían que las curara. Y entonces lo hacía. Las curaba. Ella mientras tanto pensaba en lo aliviada que estaba ahora que lo había dicho, en lo bien que se estaba portando él, en lo buen amigo que era, en como no podría decir algo como esto a ninguna de sus amigas porque todas la despreciarían, la repudiarían. Ella por fin tenía alguien con quien podía hablar y él un nuevo universo de fantasías sexuales que poblarían sus noches.

Nadie mejor que tú podrá …
… decidir cambiar
Nadie mejor que tú para encontrar …
… otra realidad