Categorías
Reality sucks

Un mes de desayunos

Cuando hace un par de semanas veíamos Todos los sabores, tenía en mente hacer otra anotación con los desayunos durante el mes de vacaciones en Gran Canaria pero después me difuminé y se me olvidó, como siempre. Por suerte, estas cosas acaban por subir a la superficie de la memoria y hoy ha sido el día. Igual que con los helados los pruebo todos, con el desayuno me sucede lo mismo, si repito el mismo desayuno varios días, acabo por agobiarme y por eso, siempre busco la manera de cambiar sabores. En el vídeo, comenzamos en los Países Bajos con unos pannenkoeken antes de ir al aeropuerto y a partir de ahí tenemos un bache de varios días con cruasanes de Colomar, los más ricos en Gran Canaria pero que ya no son lo que eran, ya no hay ese sabor a mantequilla que tenían antes y después revisamos toda la bollería de una cadena que tiene un montón de locales en la ciudad de las Palmas de Gran Canaria y los vamos complementando con embutido, queso y otras cosillas. El queso predominante es el queso fresco grancanario, obviamente el mejor del mundo, salvo cuando lo hacían fresco las tías de mi madre en el campo, que con la misma mano que se rascaban esos chochos a los que jamás llegaba el jabón, metían esa mano a hacer el queso y a darle sabor y quien sabe, hasta algún pendejo.

Un par de notas. No hay capuccinos como en los Países Bajos porque tengo muy poca o ninguna tolerancia para las leches que se venden en España, que comparadas con el nivel holandés, deberían más bien llamarlas preparados lácteos casi como la leche pero no igual. En su lugar hay un montón de vasos de zumo lambda de naranja y zanahoria, que lo tomo por litros cuando voy para allá. Para acompañar el dulce tenemos además del queso embutidos. Hay un par de excepciones que no fueron desayunos pero que he puesto igual porque, por si alguno se ha olvidado, el mejor blog sin premios en castellano es mío y pongo lo que me sale de los mondongos. Pasado el primer minuto hay un bocadillo de pata de cerdo con queso tierno y mojo rojo de la Garriga y cinco segundos antes del minuto y medio hay un bocadillo de calamares con alioli de Ñoño El Chico. Sobre el minuto y diez segundos aparece un chocolate con churros (porras fuera de las Canarias), que comimos en la cafetería del Mercado Central yo y mi madre un sábado por la mañana arriesgándonos a infectarnos y morir allí mismo del virus ese truscolán y podemita.

La música de esta maravilla que abre el apetito es la fabulosa y fantástica y maravillosa canción Pool Mashup: Just The Way You Are/Just A Dream de las The Barden Bellas, que todos conocemos tan bien porque nos encantó cuando la oímos en la película Dando la nota – Pitch Perfect

Categorías
Ayutthaya

El mega Prang colapsado del Wat Mahathat

Yo estaba convencido que esto era una estupa pero cuando decidí culturizarme un poco me enteré que en realidad era un Prang masivo, una torre altísima para demostrar el poderío del Sumo Sacerdote budista que vivía allí y que no quería que la gente se hiciese ideas equivocadas de él y pensaran que era un pobre de mierda. La torre se ha colapsado en al menos dos ocasiones. En su momento más glorioso llegaba a los cincuenta metros de altura. Vemos una escalinata central por la que seguro que bajaba el Sumo Sacerdote con un traje prestado de Falete para impresionar al populacho. Vamos a mirar esta estructura desde diferentes puntos de vista pero esta de hoy es la más general, una panorámica.

Categorías
Mi casa Reality sucks

Llegó la nueva

El viernes en Le llegó la hora veíamos mi vieja nevera/congelador Whirlpool que tras casi quince años, se murió. Creo que en realidad fue una muerte lenta que me pasó totalmente inadvertida, seguramente la podría haber detectado desde prácticamente un año antes. El sábado por la tarde venían a llevársela e instalar la nueva, así que durante el día, saqué bastantes cosas de la nevera y preparé una mega-bolsa de esas que no son de plástico para echar todo lo que estaba en el congelador cuando llegaran. No me dijeron nada de apagarla, así que la seguí usando. Como me dieron dos horas de margen para la visita, supuse que vendrían al final pero no, aparecieron en la primera media hora y en sesenta segundos yo había sacado lo que faltaba de la vieja nevera. Después la extrajeron y se la llevaron y yo aproveché para limpiar el interior del mueble en donde se hospeda. Al cabo de un par de minutos entraron con la nueva, una Zanussi con etiqueta de energía A++ que me permitirá ahorrar un veinte por ciento de energía comparada con la vieja. Al ser una nevera empotrada, por fuera, cuando la entran, es sosa y vulgar, ya que la belleza la adquiere con sus paneles.

Mi vecino decía que eso lo podíamos montar nosotros con la punta de la polla, que a mí me daba la impresión que no era cierto pero después de ver todo lo que hicieron en unos veinte minutos, yo ni de coña puedo montar la nevera, si es panelada, hay demasiados tornillos, demasiadas cosas que hay que fijar, ajustar y demás. Cuando se fueron me dijeron que tardaría unas tres horas en coger el frío y para evitar el esta abriendo la puerta cada dos minutos, opté por irme al cine.

En la foto la vemos según se fueron, recién montada. Puedo confirmar y confirmo que hay más capacidad en el congelador y en la nevera. Aprovechando una de esas cosillas que le añaden al WordPress, que es la magia que hace funcionar el mejor blog sin premios en castellano, vamos a ver una comparación muy poco original:

A la izquierda está la vieja, con muchísima menos mermelada en su interior. A la derecha está la nueva, con una cantidad ingente de mermelada de uvas, ya que los tres kilos que hice la semana pasada no los metí en la nevera porque no veía el punto a almacenarlos allí si no enfriaba.

El domingo, al levantarme y preparar el desayuno, después de ir a correr, flipé con la temperatura de la leche. ¡Estaba fría! Eso es lo que me ha hecho pensar que igual llevaba fallando prácticamente un año, poquito a poquito, porque ya me había acostumbrado a tener la leche un pelín caliente para lo que debería ser normal.

Con esta sustitución y la del año pasado del lavavajillas, espero tener ambos electrodomésticos por otros quince años.

Categorías
Resumen semanal

La semana pasada en Distorsiones

La semana comenzó con una Tremenda decepción que me llevé con mis manzanos, o manzaneros, que es como los hemos llamado desde siempre en la Isleta que por algo somos ignorantones pero no podemitas ni truscolanes. Siguiendo con los temas ligeros en Calores, canales y algo más vimos un par de paseos interesantes que hice durante la semana. Profundizamos en El presente, que cuesta entenderlo porque es así de complicado, lo vivimos pero no vivimos, es como algo mágico y esplendoroso. También comenté que Le llegó la hora a mi nevera, después de casi quince añños.

En Ayutthaya vimos una Estupa con forma de campana restaurada y seguimos con unas Ruinas del Wat Mahathat y un Prang con cielo azul y nos quedamos con unos Prangs y los restos de la mega-estupa.

Fui a ver nueve películas al Cine y por aquí comenté cuatro, como en los viejos tiempos, aunque entre las que fui a ver, repetí con Black Panther que sigue sin gustarme y con Dando la nota 3 – Pitch Perfect 3, que es la más floja de la trilogía. De las que comenté, comenzamos con Tarantino total – 21 Years Quentin Tarantino, un documental sobre el chamo, seguimos con la entretenida En busca de Summerland – Summerland, de ahí vimos Verano del 85 – Été 85 y acabamos con el peliculón Kill Bill: Volumen 1 – Kill Bill Vol. 1.

La comida que salió de mi cocina con nevera estropeada fue la siguiente:

Y así transcurrió la semana.