Roca y playa

Ya las fotos que quedan por ver son de más de lo mismo pero con otros ángulos. Aquí tenemos dos de los islotes, el pequeño a la izquierda, con la zona de hamacas en la playa y gracias a la roca podemos ver las diferencias de nivel entre marea baja y marea llena. Con las mareas grandes, la franja de arena queda totalmente cubierta de agua y por supuesto, retiran las hamacas. Por lo general, las excursiones las planean teniendo en cuenta las mareas para que los clientes no se lleven un tremendo disgusto cuando pasan por allí.

Publicada el
Categorizado como Koh Tao

Resumen cinematográfico del 2021

Por las nuevas circunstancias normales del año 2021, este resumen se solapa un montón con el de la segunda mitad del año, aunque aquí la información se organiza de una manera más estructurada y hay también más datos que en el otro. El 2021 nos pilló con los cines holandeses cerrados hasta el cinco de junio y volvieron a cerrarlos a mediados de diciembre, con lo que la temporada cinematográfica es de medio año, que esto parece ya un deporte de invierno. Pese al drama, esta es la anotación con mayor número de enlaces a otras anotaciones del mejor blog en castellano del año pasado y todo se lo debemos agradecer a mi legendaria lista de películas vistas en Excel, que ese documento me permite saber lo que vi, cuando lo vi, cuando lo comenté y la puntuación que le di, con una información completa que cubre desde el año 2007 hasta hoy, o sea, quince años. En este resumen, una película se coronará como el PELICULÓN del pasado año y otra, en el reverso zarrapastroso, será el ZEROLO. Para ambos premio y castigo y para ubicarse en el resto de escalones tendremos CIENTO CINCUENTA Y DOS películas, sesenta y nueve menos que el año anterior. Tenemos que viajar hacia atrás en el tiempo hasta el 2010 para encontrar un año con esta cantidad, en los últimos diez años nunca vi tan poco cine. Por último y por aquello de recordar que este tipo de anotaciones es cíclica, este es el décimo octavo resumen de una serie que comenzó en el 2004 y siguió en los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020.

Con los cines cerrados casi medio año pero haciendo estadísticas anuales, resulta casi un milagro que el ritmo al que fui al cine fue cada cincuenta y siete horas. Por quinta vez el cine que más visité fue el Pathé Utrecht Leidsche Rijn y en el mismo vi sesenta y seis pelis, casi la mitad del total. El segundo cine más visitado fue el Pathé Rembrandt también en Utrecht, en donde vi treinta y tres pelis y en tercer lugar y con veintinueve películas se pone el Pathé City en Amsterdam, en el que vi diez películas más que el año anterior y recordar que este cine es una filmoteca y de ahí salen algunas de las películas que están en la parte más baja de la tabla. El único cine fuera de mi circuito tradicional fue el Yelmo Premium Alisios, en Gran Canaria, al que fui por primera vez porque está en el recarajo y a mí me gusta ir andando al cine.

CinePelis%
Pathé Utrecht Leidsche Rijn6643,42
Pathé Rembrandt3321,71
Pathé City2919,08
Pathé de Munt 95,92
Cinesa el Muelle63,95
Pathé Arena53,29
Yelmo Cines Las Arenas31,97
Yelmo Premium Alisios10,66

Todos estos cines están en Utrecht, los dos primeros, y el resto se reparten entre Amsterdam y las Palmas de Gran Canaria.

Me gasté ciento ochenta leuros con ochenta céntimos, mucho menos que el año anterior y si no hubiese visto cine en Gran Canaria la cantidad sería muchísimo menor, concretamente, CUARENTA Y OCHO leuros menos. Aun así, la media fue de un leuro y dieciocho céntimos de leuro por peli.

La forma de presentar la información es siguiendo el nuevo estilo visual, con una mezcla de secciones visuales y texto que nadie lee, pero que le permitirá saber en donde cortar y desechar mucho más fácilmente. El orden es primero por puntuación y después por el orden en el que fui a ver las películas.

Entre las nueve pelis a las que les di la máxima puntuación, el pueso de peliculón se lo merece Dune.

Entre las pelis que consiguieron la máxima puntuación tenemos tres clásicos que no competían para la mejor peli del año. Me quedé muy cerca de elegir como el peliculón a West Side Story o El último duelo – The Last Duelo.

Las pelis de este grupo siguen teniendo un nivel fabuloso y hay pelis de varios países, incluyendo la primera española, 100 días con la Tata, que además es un documental. De todas ellas, aún me falta por comentar una. No me canso de recomendar Ron da error – Ron’s Gone Wrong y todo el mundo está cansado de ignorar mi recomendación.

En la zona del notable tenemos veinticuatro pelis, el segundo grupo más grande y todas sobresalen de la media. Hay prácticamente de todos los géneros, bélicas (y holandesas) como De Slag om de Schelde, docmentales como Billie Eilish: The World’s a Little Blurry, musicales como En un barrio de Nueva York – In the Heights o de animación como Encanto. Aún no he comentado la última película de la lista

Por debajo del punto Genín también hay cine bueno y en el 2021 acabaron en este puesto doce películas y de este grupo me quedo con De Veroordeling, Descuida, yo te cuido – I Care a Lot y Cazafantasmas: Más allá – Ghostbusters: Afterlife.

Nos estamos acercando a la línea que separa lo bueno de lo peor, aunque este grupo tiene una nota equivalente al bien de algún pasado educativo muy lejano. El grupo es de veinticinco películas y por aquí, muchas de las pelis, te dejan con la sensación de haber visto un telefilm y en muchos casos, tardas más en verlas que en olvidarlas. Creo que me falta por comentar la última de todas.

Como yo nunca saqué un cinco en la escuela, tardé un montón en poder imaginarme lo que se puede sentir cuando sabes que has superado el corte, pero por los pelos. Las veinte pelis de este grupo se pueden ver pero con pocas expectativas y en muchos casos no dejan de ser telefilms. Curiosamente, la penúltima se comenta mucho para los Oscars y a mí me aburrió y de la última aún no he hablado.

En el mundo de los insuficientes tenemos trece películas. Algunas de ellas tendrán candidatas a mejor actriz y hay alguna que pertenece a uns saga de la que ya estoy ahito. En este grupo hay bastantes nacionalidades incluidas, que la mediocridad no conoce fronteras.

Llegamos al universo del deficiente, diez películas que seguramente acaban por cabrearte porque es que son malas y no hay por donde agarrarlas. Con varias de estas películas o me dormí o sufrí horrores en el cine para no dormirme. Tenemos dos españolas, dos francesas, dos holandesas, una canadiense y tres gringas.

Las cinco películas de este grupo ya se ganan el calificativo de puta mierda del copón, igual que las que están por venir. Esto es basura y entre ellas, hay cuatro de terror, que el género ha sufrido mucho este año. Otra es una especie de leyenda del brexit en la que el protagonista es un indio y que me mató de sueño, que mira que dormí viendo esa cagada.

Me cagué en las madres de todos los que participaron en las dos películas de este grupo y ambas podrían ser el cerolo del 2021 pero al final he elegido la absolutamente peor de entre toda esta bazofia. Ninguna de las pelis en este grupo tiene algo que valga la pena. Solo con ver los pósteres de este grupo me pongo a temblar. Esto es de lo que se nutre el grupo de puta mierda del copón.

La ganadora este año del cerolo y el reconocimiento como la peor película del 2021 es para la coproducción francesa, holandesa y belga Benedetta, una auténtica mierda de porno de ese ligero ocmo el que se hacía en los ochenta pero malísima, sin un guion coherente y que me hizo perder dos horas de mi vida que jamás recuperaré. Esto fue lo peor de lo peor y con ella cerramos el resumen cinematográfico del año 2021.

Publicada el
Categorizado como Cine

La franja de arena blanca desde el otro lado

Aquellos seres inhumanos agraciados con una memoria superior a los tres minutos recordarán que ayer vimos La franja de arena blanca y hoy nos ponemos en el extremo del otro islote grande, con lo que a la izquierda estamos viendo el punto desde el que hice la foto ayer y a la derecha está el islote bajo y que se confunde con la isla de Koh Tao, que está al fondo. La zona preferida para bañarse de la gente está en el extremo opuesto y ya sabes que si nadie se mete en el agua por un sitio, tú tampoco lo haces para no reinventar el desastre, que seguro que hay algo chungo por ahí que espanta a los bañistas.

Publicada el
Categorizado como Koh Tao

Los viajes del 2021

Si hay un resumen anual de los clásicos que agoniza y quizás debería dejar de hacer, es el de hoy, que lo de los viajes es algo viejuno y ahora vivimos en un universo sedentario en el que nos movemos mucho menos que la compresa de una pava en silla de ruedas. El del año pasado tuvo algo de variedad pero el de este año es hiper-mega patético y básicamente cubre dos países y viajes de ida y vuelta entre ambos. Esta saga de resúmenes de viajes tuvo su edad de oro antes del 2020 y este es el duodécimo resumen, aunque los que molan son los viejunos, que comenzaron en el año 2010 y siguieron en el 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017, 2018, 2019 y 2020.

Básicamente, tenemos el regreso navideño desde Gran Canaria, la visita a la isla redonda en julio, la escapada de fin de semana largo a Málaga al final de agosto y el regreso navideño a Gran Canaria por Lisboa a mediados de diciembre. No hay más. Si el año pasado la caidita era brutal, este año ha sido aún peor y el total han sido dieciseis mil cuatrocientos diecinueve kilómetros, once mil seiscientos catorce menos que el año anterior o sesenta y dos mil novecientos treinta y dos menos que en el 2019, que en mi caso fue la cima que supongo que jamás volveré a alcanzar, aquel año maravilloso.

Me he subido en siete aviones, comenzando con un vuelo de Gran Canaria (LPA) a Amsterdam (AMS), un regreso veraniego a Gran Canaria (LPA) desde Eindhoven (EIN) con retorno al norte por Rotterdam (ROT), y también pasé por Málaga (AGP) y mi regreso navideño a Gran Canaria fue parando en Lisboa (LIS).

Solo volé con tres compañías aéreas y por segunda vez en desde siempre, Ryanair no fue una de ellas. Hice tres viajes con Transavia, dos con Easyjet y dos con TAP. Con Transavia hice nueve mil cuatrocientos cincuenta y nueve kilómetros, con Easyjet fueron tres mil setecientos setenta y con TAP fueron tres mil ciento noventa.

GooglEvil como siempre me permite hacer un pantallazo con los lugares del universo por los que anduve y como mi mundo es tan minúsculo, ni necesitamos más de un pantallazo como otros años. Al norte tenemos la movilidad en los Países Bajos, al oeste el paso por Lisboa, en el medio, Benalmádena y la inmersión en la costa de Granada y al sur, Gran Canaria. No hay más.

Por el momento, el 2022 pinta tan tenebroso o más que el 2021, así que en lo relativo a viajes, no planeo absolutamente nada, salvo por aquellos que hago con mi bicicleta en la vecindad de mi keli. Recuerdo que el año pasado en estos días nos machacaban con el mantra aquel que decía que las vacunas nos liberarían y yo ya me he jincado tres y como yo muchísimos más julays y seguimos igual o hasta peor.

Si el año que viene va por este camino, creo que hibernaré este resumen hasta algún siglo venidero en el que se pueda volver a viajar.

Publicada el
Categorizado como Viajes