La semana pasada en Distorsiones

Cambiamos el orden de los factores sin alterar el producto y hoy tenemos el resumen semanal por la noche porque durante el día he estado entre tinieblas para saltar los tres mil seiscientos dieciocho kilómetros que me devuelven a Utrecht. La semana pasada comenzó con El ocaso de las toballas y seguimos con El arte de cagarla a fondo, después saltamos a Quien la busca la encuentra. Vimos una nueva Bicicleta, una Gazelle Scooterbike que espero añadir pronto al álbum. Para acabar, en El fondo marino del agua del mar no engaña está una de las grandes verdades de la vida.

En Kanchanaburi, tenemos a un elefante preguntándose Vamos a ver como me como esto, seguimos con Elefantes bañándose en el río y lo siguiente fue un puñado de Julays con elefantes en el Kwai Yai y lo dejamos en Por fin se subió la pava.

Fui a ver una película al Cine y por aquí comenté tres, comenzando con la entretenida y didáctica The Mauritanian, seguimos con el fabuloso documental Tina y acabamos con el musical En un barrio de Nueva York – In the Heights.

Esta es la última semana sin comida, así que aquí nos quedamos.

En un barrio de Nueva York – In the Heights

Ponme un musical en el cine y yo no me lo pierdo, como Virtuditas, yo soy fans de este género que nos llega con cuentagotas y que en mi caso es algo bueno, que si me saturan con películas de este tipo seguramente me asquearía y las dejaría de ver porque junto con el cine de animación, es uno de los géneros que más exigen de los espectadores, ya que nos tenemos que creer que es algo natural que la gente que aparece, de repente dejen de hablar y canten y bailen, que eso requiere mucha fe. De este no había oído hablar nunca. Se titula In the Heights y en España al parecer se estrenó en junio con el título de En un barrio de Nueva York.

Un puñado de julays se pasan el día cantando y bailando en el barrio, pero con muy poco chimpún.

En una de las barriadas marginales de Nueva York, un grupo de latinos busca su sueño americano, que no se sabe muy bien si lo han encontrado y son felices, pobres, lo pasan a ratos mal pero siempre sobreviven. Seguimos a Usnavi, un chamo con un nombre rarísimo y que viene del primer barco que vieron los padres al llegar a Nueva York como inmigrantes y que era uno militar con el concepto en el lateral del mismo. El chamo sueña con volver a la tierra de sus padres y montar un bar allí y trabaja para hacer realidad su sueño, pero al mismo tiempo, al barrio regresa su ex-novia y la hembra que se la pone morcillona y comienza a dudar entre irse o quedarse. Todo se irá complicando mientras llega una ola de calor que tumbará la red eléctrica de la ciudad y que dejará a este barrio, al ser pobre, sin luz por varios días.

Tengo que reconocer que lo disfruté a conciencia y me pareció una historia fabulosa. Como musical está muy bien, pero le falta el hacer que las canciones se te graben a fuego y las repitas todo el día. Solo tiene dos canciones que destacan y que se recuerdan, el resto, aunque muy buenas, se van con la historia. En este caso el género es el Hip-Hop y quizás por eso, porque las canciones son en realidad diálogos largos sin mucho estribillo, resulta muy difícil recordarlas. El protagonista es Anthony Ramos, al que creo que no había visto nunca antes en cine y del que puedo decir que tiene los ojos más bonitos que he visto nunca jamás. La película es muy coral y hay un montón de gente y en seguida te haces o de una banda o de la otra. Tiene un momento triste que consiguió hacerme llorar la canción entera. Es también fabuloso el escuchar un musical que está hecho en spanglish, saltan continuamente del español al inglés, es toda una maravilla para escuchar sin doblar y no tengo ni idea de como lo pueden haber traducido porque en realidad lo destrozan. Hay un número musical en una piscina que es épico.

Los miembros del Clan de los Orcos, por definición, no conciben el género musical a menos que sean tías tetudas lavando coches deportivos mientras sus machos les arrean tortas en los culos y ellas los agitan como si quisieran asegurarse de convertir en líquido todo aquello que contiene su caja de la mielda, así que mejor no ven esto. Sí que puede interesar a algunos de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine

Tina

Yo no sé cuantos álbumes ha publicado Tina Turner, pero sí que sé que uno de ellos está en mi colección de música y no me he cansado nunca de escucharlo. Cuando vi que había un documental sobre esta gran diva y dama de la canción pop y del rock, sabía que no me lo perdería. El documental, por razones obvias que se explican en el mismo, se titula Tina y al parecer está en alguna plataforma digital y tal y tal española con el mismo nombre.

Una de las grandes julays musicales ha tenido una vida increíble y con mucho chimpún.

La base de la historia de esta mujer ya me era conocida, sabía que empezó en el grupo de un chamo, con el que se casó y que le arreaba tremendos palizones, se acabó divorciando y después en solitario no solo recuperó la fama que tuvo en su día, la multiplicó por cien mil o más. También actuó y de repente, desapareció del mundillo de la farándula y como que se retiró, que hasta me preguntaba si habría ya muerto y más o menos ha regresado de ese merecido descanso con este documental muy pero que muy autobiográfico.

Con mucha imagen grabada y vídeos antiguos, el documental nos lleva a los inicios de la carrera musical de Tina Turner, que en realidad tenía un nombre diferente pero ese fue el que cuajó como marca comercial. La vemos en su época con Ike Turner y ella misma habla de los malos tratos que sufrió, de criar a sus hijos y a los de él, del día que se separó y como casi murió, de su divorcio, del agujero en el que acabó porque nadie la ayudaba, del renacimiento de su carrera y de como se convirtió en una de las estrellas que más han brillado en los últimos cuarenta años. En el documental hablan muchos que la conocen, incluso algún hijo y tienen hasta un segmento en el que incorporaron lo que tenía que decir sobre el tema Ike Turner en una entrevista que le hicieron. El documental también cubre su retiro, su vida en Suiza en una casa que da un montón de grima porque la tiene petada de ordinarieces, que como cantante es una diosa, pero como decoradora deberían enjuiciarla y enchironar la. En el tramo final tenemos el estreno de un musical que se ha hecho contando su vida y que se estrenó en Broadway en noviembre del 2019, justo antes que el virus truscolán y podemita nos jodiera las vidas. Personalmente, lo disfruté un montón, descubrí mucha música antigua de ella de la que no tenía ni puta idea y aprendí un montón de cosas.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, esto te viene muy grande y además es un documental, que tu neurona no sabe ni lo que es eso. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, no sé por qué yo te veo más escuchando música clásica de julays que llevan al menos doscientos años muertos. Para aquellos que les gusta la música de esta mujer o para los que disfrutan de un buen documental, está muy bien.

Publicada el
Categorizado como Cine

The Mauritanian

Aunque había visto el trailer varias veces, la película que voy a comentar como que no terminaba de motivarme y si fui al cine es porque no tenía nada más que ver. La falta de interés tiene que ver conque lo de las historias relacionadas con el once de septiembre del 2001 ya me han saturado y por mucha desgracia que fue, creo que los gringos ya deberían pasar un poquito del tema. A favor de la película es que su protagonista es una de mis actrices favoritas. La peli se titula The Mauritanian y al parecer se estrenó en España a final de marzo con el mismo título y el subtítulo adicional de truscoluña no es nación.

Una julay marrullera se pone a defender a un terrorista musulmán de mielda acompañada de una pava que está allí para ver si le dan chimpún por delante o por detrás.

Una abogada de un bufete de esos ricachones, decide aceptar la defensa de un tipo al que detuvieron en Mauritania y llevaron hasta Guantánamo en Cuba y al que acusan de ser el organizador de los atentados que tumbaron las torres gemelas. Tiene la ayuda de una chama nueva en el bufete que está chupando rueda para hacer méritos y que le pongan un buen suéldalo o si encuentra un macho que la empale y la mantenga, lo que quiera que suceda primero. El chamo al que van a defender, dice ser inocente, dice no saber ná de ná pero tenía un primo primero o así que lo llamó una vez desde el móvil de Bin Laden, un santo varón al que los gringos le dieron pupita de la peor, merecidamente. Al chamo por supuesto lo torturan los gringos y le hacen todo tipo de putadas mientras la abogada intentará llevar el caso a juicio y frente a ella tiene a un abogado pollardón del ejército que mira que me caía mal.

Por supuestísimo esto está basado en hechos reales y tal y tal. Sea cierto o no, lo mejor, lo mejor y lo mejor de la película es Jodie Foster, que es fabulosa y fantástica y por la que merece la pena verla. Junto a ella tenemos a Shailene Woodley, que se está currando buenos papeles para destacar. El peor de todos es el abogado de la acusación, Benedict Cumberbatch, que me cae falta y al que siempre me he preguntado porque no le han hecho un implante de mandíbula, que tiene cara de tapón de desagüe y es que es salir en la pantalla y yo comenzar a maldecir a todos sus presentes y futuros difundís. Supuestamente el chamo sabe actuar pero yo lo dudo bastante. La película tiene muchas conversaciones con el terrorista, al que para respetar su presunción de inocencia nos referiremos como moro-mielda. No me llega a quedar claro si el chamo al final fue culpable de algo o no, pero sí que tengo claro que seguro que era culpable de alguna otra cosa. Fascinante el sistema judicial americano y también cuando a los presos los tienen en Cuba para poder hacerles de todo porque aquello no es parte de su país, o eso dicen, que yo pensaba que Cuba es una provincia rebelde de los gringos.

Si te gustan las películas con tramas judiciales y actrices curtidas y muy eficaces, además de tíos sin mandíbulas, esta te flipará y hasta puede que aprendas algo de historia moderna que no te interesaba saber. Esto puede provocar hurticaria a cualquier miembro del Clan de los Orcos expuesto a la misma pero sí que tiene un pase para los más liberales de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Cine