Estación Once – Station Eleven

El año 2021 transcurría plácidamente y todo el mundo daba por sentado que sería el año ese de las cholas de Calamar, la serie esa de los kabezudos-koreanos-de-mielda en la que por un puñado de leuros, dejan que los maten con gusto o con disgusto y ya estábamos en diciembre, casi en navidades, cuando de la nada apareció Station Eleven y ya se ha convertido en la serie del año pasado. En España está en la cadena esa que se puede ver en el póster con el nombre tan chachi de Estación Once.

Esto suena a pandémico total pero se basa en un libro que se publicó antes de la pandemia y definitivamente, he encolado el libro para escucharlo. Tenemos que una gripe o algo así, de repente y en un corto período de tiempo, mata al noventa y nueve por ciento de los julays, devastando el planeta y destruyendo nuestras sociedades y aún más importante, acabando con casi todos nuestros influensers, que deberían estar protegidos en santuarios. Entre los sobrevivientes, veinte años después, tenemos que un grupo ha creado una especie de compañía de teatro que visita una serie de lugares cada año para que la gente en los mismos tengan al menos algo de lo que hubo en el pasado, algo de cultura. En esos viajes, siempre a los mismos sitios, año tras año, iremos descubriendo a los protagonistas y como llegaron al punto en el que están y también en otros lugares que primero no parecen formar parte de la historia pero finalmente lo serán.

Son diez gloriosos episodios de una serie que pese a que por el tema parece otra de mundos distópicos, pronto se transforma en algo mucho mejor, algo increíble. Cada episodio es casi como una película independiente y su orden puede llegar a desconcertar, e incluso, como con las pelis, algunos episodios te gustarán muchísimos y por otros no darás ni dos leuros, pero al final, cuando los has visto todos y tienes la imagen de la serie al completo en tu cabeza, es una historia fabulosa y preciosa, de amor, de amistad, de supervivencia, de solidaridad, de odio, de miedo y de un montón de cosas más. El inicio es espectacular, con un actor teniendo un paro cardíaco mientras está en el escenario y a partir de ahí, va a mejor. El primer episodio es en el que vemos o suponemos como se desmorona nuestro mundo pero incluso en ese, lo hacen de una manera considerada y suave, con amor.

Por la forma en la que está contada, es perfecta para ver un episodio por día e ir disfrutándola poco a poco. La temática y la forma en la que se hizo excluye totalmente a los miembros del Clan de los Orcos pero sí que gustará a muchos de los sub-intelectuales con GafaPasta.

Publicada el
Categorizado como Series TV

El buen patrón

No me canso de tripitir que a mí Javier Bardem me cae super-hiper-mega mal, lo tolero, pero sí él es lo que usan para atraerme al cine, básicamente veo cualquier otra opción y dejo esa para el final con la esperanza de que la quiten de la pantalla y ahorrarme el trago. Un buen ejemplo, si hay un personaje que yo quitaría de Dune, sería el suyo, yo pondría en ese papel a cualquier otro julay, incluyendo a cualquier heredero del nefasto Tolquien. Esto explica que la última película española que fui a ver en el 2021, fue la última que me quedaba en la cartelera y se titula El buen patrón y antes de que me toquen los güevos, sí, he leído a posteriori que es la candidata española para los Oscars a este año y sí, votaré por cualquier otra, incluso si no he visto ninguna de las otras.

Un julay gilipollas, folla becarias y arruina vidas.

Resulta que un pollardón insufrible es el dueño de una empresa de básculas a la que le van a dar una mierda de esos de premios y el capullo está tan obsesionado con ello que hará lo imposible para conseguirlo y por el camino, se asegura de follarse a la becaria, como a todas las anteriores, coloca a un quinqui en la empresa de su mujer, echa y arruina la vida de un buen empleado y es tan pedante, que fusilarlo con escopetas de balas de gofio debería ser un derecho de todos y cada uno de los seres humanos.

Estaba yo solo en el cine, viendo esta comedia y lo que noté en seguida fue el silencio de la sala porque la parte cómica no funcionaba conmigo y los millones de tics que arrastra Javier Bardem de todas las películas anteriores y que sigue usando, me enervaban. Había otros actores y actrices que estaban muy bien pero como la cámara se empeñaba en centrarse en él y en sus polladas, poco a poco fui cayendo en el mar del aburrimiento y ahí me quedé. Básicamente esto es la glorificación del enchufismo empresarial y de como, la estupidez y el lamer culos te pueden llevar muy lejos.

No creo que pueda decir nada más porque me aburrí y con sus dos horas, se me hizo treinta minutos demasiado larga. Lo mejor es la parte del tipo al que ponen en la puta calle y que acampa delante de la empresa para protestar. Esto seguro que lo ponen en Telelevisión española, que para eso la produjo. Si eres un miembro del Clan de los Orcos y te obligan a verla, clávate bolígrafos en los ojos y ahórrate el sufrimiento. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, te encantará porque es como una oda al pedantismo que tanto te mola. Le doy dos puntos adicionales por la pava follable, la becaria, que estaba del copón.

Publicada el
Categorizado como Cine

Spider-Man: No Way Home

Mi relación con Spider-man y sus tres iteraciones en el cine siempre ha sido complicada y como el mejor blog sin premios en castellano lleva aquí desde casi siempre, podemos mirar hacia atrás, hacia el año 2004 y ver que a Spiderman 2 de Tobey Maguire le di un 3 y bueno, a Spider-Man 3 – Spiderman 3 le di un 2. Después llegó la era de Andre Garfield y ya con The Amazing Spider-Man le puse un 8, aunque The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro – The Amazing Spider-Man 2 se quedó en un 6 y ahí acabó esa serie, que comenzó de nuevo con Spider-Man: Homecoming, que me gustó tanto como para darle un 8, Spider-Man: Un nuevo universo – Spider-Man: Into the Spider-Verse, la peli de animación Spider-Man: Un nuevo universo – Spider-Man: Into the Spider-Verse, que es la única que ha conseguido un 10 hasta ahora y finalmente con Spider-Man: Lejos de casa – Spider-Man: Far From Home, a la que le di un 7. Ha sido toda una vida de Spider-Man y hoy llegamos a la tercera de la tercera iteración, llamada Spider-Man: No Way Home y que seguramente aún sigue en los cines. En España no tradujeron el título porque todo el mundo sabe que eso es truscoluña no es nación.

Un julay pajero encoñado de una jinameña monta un pitote que no veas en todo el multiverso.

Resulta que como el nuevo Spider-Man ahora es conocido, le pide a la pitonisa Lola o algo así que haga un hechizo para que la gente se olvide de su nombre, pero engañan a la pitonisa y le dan pelo de chocho de una pava que no es virgen y en su lugar, todos los que conocen al pollardón ese, vienen a su universo y se le peta de malos-malísimos del pasado, chusma y gentuza y prácticamente, todos los podemitas de España y la gentuza truscolana. El chamo está desbordadísimo y no da abasto y también se vienen a su mundo los julays de las dos sagas de películas previamente mentadas en esta anotación y entre los tres, juegan a ver quién la tiene más grande y más gorda y quién lefa más.

Son ciento cinuenta minutos de película, pero en los primeros cuarenta o así, tenemos que hay que complacer a la Marvel y meten al pollardón ese que no tiene mandíbula y que menea las manos como una maricona loca y tal y tal. Es cuando el chamo desaparece cuando la película comienza de verdad y es divertida, entretiene y está muy bien, pero es cuando Obesity, el amigo mórbido de Spider-Man abre un portal y se trae a los otros dos Spider-Man, ahí es cuando la película toca una cuerda que muy pocas pelis han conseguido tocar, la de la nostalgia y ahí es cuando una película que era buena, sube varios puntos y se vuelve fantástica. Ver a los tres Spider-Man juntos es un flipe y comprobar que Tobey Maguire sigue sin poder actuar y Andrew Garfield es un pedazo de actor épico y legendario y les roba, una y otra vez, las escenas en las que aparecen todos juntos. Al final, Tom Holland parece que se lo está pasando bien, tan bien como los espectadores, que flipan con una traca final antológica y que nos saca de la sucesión enfermiza de películas de la Marvel y nos vuelve a meter en el mundo de Spider-Man, que es lo que queríamos ver todos. Un lujazo.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, por supuesto que has ido a aullar a un cine con el Clan y me parece muy bien. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, pese al pelucón que te pusiste para que no te reconozcan, que sepas que todos sabemos que fuiste. Esto es cine para divertirte y para sentir nostalgia, que la usan sabiamente.

Publicada el
Categorizado como Cine

La familia perfecta

La tercera película que vi en diciembre en España también era una comedia y por descontado, jamás en mi vida ni en mis vidas anteriores había oído hablar de la susodicha. Por el cartel, esto tenía pinta de más de lo mismo pero bueno, se trata de ir al cine y en España, ir al cine español, así que con pocas expectativas fui a ver La familia perfecta, que no creo que ya esté en cartelera porque fue una que se desvaneció de los cines cuando aparecieron los spider-man y las matrices.

Unos julays de clases distintas se encoñan y los padres lo llevan muy mal.

Resulta que un pijo se encoña de una poligonera y se quieren casar, así que juntan a las familias, por un lado dos repipis y por el otro, dos verduleros y suma algún hermano por ahí. La cosa es un choque frontal y como los cachorros dicen que se quieren casar, todo el mundo tendrá que apechugar y poner mala cara a buen tiempo o algo así.

Esto es un popurrí de un montón de películas que han tratado el tema anteriormente y han pillado de todas, solo que además como que quisieron atraer a la miasma y a la escoria podemita con un toque feminista, en el que las hembras parecen ser las que valen y los machos son portadores de esperma. Por eso mismamente no funciona conmigo, es tan disfuncional, está tan virada hacia los coños peludos y afeitados, que me sentí excluído de la audiencia. Añade a eso que las bromas están más vistas que las tetas de la Veneno y que Belén Rueda no está para nada bien y José Coronado está sencillamente fatal en un papel al que le han capado las alas y tenemos que fue una comedia que falló el único tiro que tenía. En un punto determinado, Belén la pija se folla a Coronado el macarra pero después de acuerda que es hembra y mujer y lo ningunea y le da la espalda porque ella lo que quiere es un puesto podemita o algo así. La película consigue ningunear totalmente a la pareja que se supone que se iban a casar, es como si ellos fueran secundarios en su propia peli. En fin, que esto al fin y al cabo es un telefilm de AntenaTriste y seguro que por ahí la pondrán mil y una veces.

Si eres un miembro del Clan de los Orcos, habrás recibido la formación adecuada para evitar estas bazofias. Si eres un sub-intelectual con GafaPasta, ni en este ni en ningún universo paralelo se te ocurriría ir a un cine a ver algo así.

Publicada el
Categorizado como Cine