Suspiros

Suspiros

Varios de los platos que cocino habitualmente hacen uso de la yema del huevo y desprecian las claras, lo cual me molestaba enormemente. El año pasado ya estuve probando en diferentes ocasiones para ver si conseguí cocinar suspiros, que es como los conocemos en las Canarias, Merengue, que es como lo conoce la mayor parte de la gente o Schuimpje que es el sencillo y modesto nombre de estas delicias en holandés y en este país son unos dulces típicos de la Semana Santa. He de reconocer que mis tres intentos acabaron en un fracaso rotundo. Las razones fueron varias: la temperatura de horneado no era la adecuada, la proporción de azúcar era errónea, el tiempo de horneado estaba mal calculado y finalmente la falta de una manga pastelera para darles la forma adecuada. Por suerte yo no me desanimo fácilmente y he seguido probando hasta que lo he logrado. Por fin puedo cocinar Suspiros y es algo muy fácil y rápido de hacer.

Lo primero que necesitáis es una manga pastelera para poder poner los Suspiros en la bandeja del horno. También tened en cuenta que si usáis un horno de aire caliente, las cosas se tienden a cocinar antes y os sugiero que lo dejéis un poco menos de tiempo. Con las cantidades que yo hago sale más o menos una bandeja llena de suspiros.

Los Ingredientes: 2 claras de huevo, doce cucharadas de azúcar fina (puede ser azúcar normal que pasáis por la minipimer) y un par de cucharaditas de aroma de vainilla.

La Implementación: Se enciende el horno a 150 grados para que se vaya calentando. En un bol se baten las claras hasta que estén a punto de nieve. Lo mejor es usar la minipimer con el accesorio para postres o acabaréis sacando unos músculos de escándalo. Cuando estén bien montadas se va añadiendo poco a poco el azúcar fina y se sigue batiendo. Después se añaden las dos cucharaditas de aroma de vainilla y cuando todo esté bien mezclado se pasa a la manga pastelera. En la bandeja del horno se pone un papel de hornear o una de esas nuevas de silicona y con la manga se van creando los suspiros. A mí me gustan pequeños. También se puede prescindir de la manga pastelera y poner cucharadas bien llenas en la bandeja del horno. Cuando tengáis la bandeja preparada se pone en el horno durante cuarenta y cinco minutos. Es importante no abrir el horno durante este tiempo. Pasado los tres cuartos de hora se para el horno, se abre un poquito la puerta y se deja la bandeja dentro otra media hora para que se vayan enfriando los suspiros gradualmente. Después se saca la bandeja del horno, se dejan hasta que están totalmente fríos y ya tenéis vuestros suspiros.

Como veis no es difícil y lo único es tener en cuenta el no poner el horno a una temperatura muy alta y el truquillo de dejar la puerta del horno tras la cocción un poco abierta para que se enfríen gradualmente.

Si quieres ver otras recetas que he cocinado puedes ir al índice de Mi pequeño libro de recetas de cocina y allí tienes la lista completa

Technorati Tags:

5 pensamientos sobre “Suspiros”

  1. Este es mi dulce favorito, en Venezuela venden una bolsa con suspiritos pequeños y puedo comerlos en una sentada como decimos en mi tierra. Me encantan. Besos

  2. Waiting, la próxima vez que prepare una tanda te llevo unos cuantos. Esta semana creo que voy a cocinar galletas y magdalenas. las primeras por gula y las segundas para acompañar un par de reuniones tumultuosas que tengo al final de la semana en el trabajo.

    Virtuditas, 150 grados todo el tiempo hasta que apagas el horno y dejas la puerta entreabierta, o sea, un poco y no totalmente.

  3. En la Comarca de la Alpujarra hacen algo muy parecido. Se llaman soplillos y llevan el centro lleno de azúcar fundido y almendras. Muy ricos, a pesar de que a mi el merengue… no me gusta demasiado.

    Saludos.

Los comentarios están cerrados.