Activando el piloto automático

Hay semanas que se me complican que no veas y esta que está entrando en su fin de semana hoy es una de ellas porque combina el final del año empresarial con la masiva preparación de anotaciones para que el mejor blog sin premios en castellano no afloje el ritmo y siga navegando sin rumbo fijo durante los próximos diez días. Tengo una saturación brutal de escribir cosas para el blog, mi vida parece estar formada de momentos en los que me siento y sale una o salen dos o salen cuatro anotaciones.

Hasta aquí hemos llegado. Una gran parte de lo que está por venir ya está escrito y bien escrito y el sabor favorito de estas navidades será el del cine, ya que voy a vaciar mi despensa y el problema lo tendré porque pienso ir a ver alguna película española y es probable que incluso las empotre en esos mismos días, con lo que a ninguno le debería asombrar si hay hasta tres anotaciones diarias.

Queda poco más que decir. A esta hora yo estoy en un hotel cercano al aeropuerto para comenzar a saltar como un saltapaises mañana a primera hora, pre-desayunando en Holanda, desayunando en Portugal y almorzando en Gran Canaria. Es la magia de los regresos a casa por Navidad, que nos llevan por todo el mundo.

Una respuesta a «Activando el piloto automático»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.