Categorías
Reality sucks

Atletilla

Desde que comenzó el encierro, desde el primerito de los días, comencé a hacer ejercicio diario usando un programa en mi iPad. Todos los días es el mismo drama, no lo quiero hacer, pero entonces me pregunto a mí mismo si quiero ser obeso como algunos de los comentaristas que no vamos a mentar y como la respuesta es no, pues me pongo a ello. Al principio, allá cuando estaba en el primer nivel, con un ciclo de doce ejercicios de treinta segundos y hasta quince segundos de descanso entre ellos, acababa baldao. Tenía la fuerza en los brazos de un recién nacido, algo que se esperaba si tenemos en cuenta que yo solo uso los dedos para teclear. Con los otros ejercicios iba un poco mejor, pero también me quemaba. Fueron pasando los días, las semanas y me fui viendo mejor y el programa, en base a lo que yo ponía al acabar la sesión, me fue poniendo ejercicios más difíciles y subiéndome de nivel, hasta que llegué al quinto nivel, que es lo máximo para ellos. Ya desde el tercer nivel, me metían tres ciclos, cada uno con doce ejercicios de medio minuto y según iba mejorando, reducían el tiempo de recuperación entre ejercicios de quince a diez segundos y finalmente a cinco. Ahora, en el punto en el que me encuentro, estoy con tres ciclos y cinco segundos entre ejercicios y los ejercicios son todos de nivel fuerte o supremamente-fuerte.

En aquellos tiempos lejanos de marzo, si me tocaba un ejercicio de flexiones, que los hay siempre, era prácticamente incapaz de hacerlas y ahora, me meten uno detrás de otro y yo me río del programa.

Una cosilla que he descubierto cuando hago gimnasia es que el contenido de mi cabezón, eso que llaman cerebro, no rige muy bien, igual por la falta de aire y al principio me agobiaba que no veas. Trataba de contar los ejercicios, es decir, doce si hay un ciclo y me perdía, de repente no sabía si ya había hecho seis o no, es como si la información se borrara de la cabeza. Según fui avanzando de nivel e incrementaron el número de ciclos, la cosa empeoró, ahora tenía por ejemplo dos ciclos de doce y en el segundo no tenía ni puta idea de cuántos faltaban. Tras pruebas de todo tipo, descubrí que si vinculo el recuento a un ejercicio me acuerdo mucho más. Así, cada ciclo de doce está dividido a su vez en tres tandas de cuatro ejercicios, con el primero enfocado a subir el ritmo del corazón, el segundo trabaja los músculos inferiores, el tercero es siempre con los músculos superiores, mayormente flexiones y el cuarto es un ejercicio para recuperar, así que si cuento ese último, tengo una idea de por donde voy. Con tres ciclos y cada uno de ellos con tres tandas, solo tengo que contar de uno a nueve y lo hago en el fácil y lo increíble es que funciona, que se me acabaron los problemas, ahora llego al cuarto ejercicio y hago una cuenta perfecta de uno a tres en el primer ciclo, de cuatro a seis en el segundo y de siete a nueve en el tercero. Para que quede menos claro, decir que el segundo y el tercer ciclo son idénticos al primero.

Hoy, al darle mi opinión sobre lo que me pareció le dije al programa que lo que me mandó no fue duro, fue más bien aceptable, así que o me lo complica más o ya estoy llegando al punto en el que tengo que cambiar a otro programa más sofisticado.

Y cada segundo día, esto se complementa con los seis kilómetros corriendo y en los que no corro, camino.

Por sulaco

Maximus Julayus

Una respuesta a «Atletilla»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.